Una discoteca prohíbe la entrada a personas con síndrome de Down

Una discoteca prohíbe la entrada a personas con síndrome de Down

Los dueños del local aseguran que los clientes huían de sus instalaciones cuando presenciaban a personas con Síndrome de Down.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 10 Abril 2017 10:00

Las personas con síndrome de Down no son bien recibidas en el pub Fissure de Lleida. Así al menos lo ha denunciado la asociación Down, que asegura que el dueño del local no permitió a un grupo de jóvenes con síndrome de Down el acceso al interior de las instalaciones durante dos fines de semana seguidos.

Al parecer, en una primera ocasión, los porteros les denegaron la entrada porque, afirmaban, "había una fiesta privada". Sin embargo, en la web del pub y en redes sociales se había llamado a los clientes a acudir a la fiesta y en ningún caso se alertaba de que fuese privada.

El fin de semana siguiente, un grupo de 14 personas con síndrome de Down y otras discapacidades decidieron volver al establecimiento. Los porteros les volvieron a denegar el acceso, sin embargo, algo había llamado la atención de los afectados: un monitor había entrado previamente, con el fin de garantizar que no era una fiesta privada, y no había tenido ningún tipo de impedimento.

Interior del pub Fissure en Lleida "Interior del pub Fissure en Lleida"

Los porteros, en esta ocasión no se molestaron en ofrecer ningún tipo de argumento. Fue entonces cuando el monitor les solicitó la hoja de reclamaciones, que los responsables del local no quisieron facilitarle hasta pasado un cuarto de hora.

Con todo ello, los afectados se encontraron con otro problema: el dueño del local se negaba a firmar los papeles, por lo que la reclamación no podría tener ninguna validez. Ante esa situación, el monitor se vio obligado a llamar a los Mossos d'Esquadra, que acudieron al pub y tuvieron que mediar para que el dueño, que estaba allí, saliese un instante a firmar los papeles. A pesar de todo ello, no quiso salir ni pedir disculpas. Finalmente tuvo que acudir una encargada para estampar su rúbrica y poner fin a la situación.

La asociación critica que el dueño del local no se acercase en ningún momento a los jóvenes afectados con el fin de pedir disculpas, ya que se encontraba a tan solo cinco metros. Pilar SanJuan, la portavoz de Down Lleida, ha emplazado a los dueños del local a asistir a las instalaciones de la organización para pedir disculpas personalmente por todo lo sucedido.

Consecuencias penales

Las personas con Síndrome de Down se enfrentan a múltiples barreras legales y sociales "Las personas con Síndrome de Down se enfrentan a múltiples barreras legales y sociales"

Ahora que todo ha salido a los medios, el pub ha decidido recular. El propietario ha pedido perdón a los afectados públicamente, a la vez que se ha justificado argumentando que algunos clientes abandonaban el establecimiento por la presencia de los jóvenes, por lo que achacan todo a una "decisión empresarial". Sin embargo, la asociación ya ha anunciado que presentará una denuncia por discriminación ante la Fiscalía de la mencionada ciudad.

La "decisión empresarial" del local puede salir cara. El Código Penal español castiga con "pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público de uno a tres años al particular encargado de un servicio público que deniegue la prestación a la que tiene derecho" y afirma entre las causas la discriminación por "enfermedad" o "minusvalía". 

Además, la ley también contempla que los que incurran en este delito pueden verse inhabilitados para ejercer su propio puesto de trabajo durante un período de uno a cuatro años. Y en este caso, el derecho de admisión no tiene validez, porque se ha ejercido una discriminación, de manera explícita, porque los afectados tenían Síndrome de Down.

El exsecretario de la ONU, Ban Ki-Moon, denunció que "las personas con Síndrome de Down han quedado marginadas en la sociedad", así como la discriminación diaria a la que se enfrentan en muchos países, donde sufren el estigma y múltiples barreras legales. Por ello, defendió cambiar el modelo de "asistencial" a "igualdad plena de derechos", con el fin de garantizar la inclusión de este colectivo en la sociedad.

Comentarios