Diputado australiano pide casarse a su novio durante el debate del matrimonio homosexual

Diputado australiano pide casarse a su novio durante el debate del matrimonio homosexual

La ley ha pasado el primer salto en el Senado por una amplia mayoría y ahora el Parlamento debate su aprobación.

Que la sociedad se encuentra inmersa en una época de cambios, avances y adquisición de derechos sociales por parte de las minorías que han sido perseguidas y estigmatizadas durante siglos es ya un hecho. Como lo es que Australia se convertirá en el país número 26 que se adentra en el siglo XXI y aprueba definitivamente el matrimonio homosexual o igualitario entre personas del mismo sexo.

Durante el debate para aprobar este derecho a las persoans del colectivo LGTBI, un parlamentario australiano ha aprovechado un momento de su discurso para hacer historia. Tim Wilson, visiblemente emocionado, preguntó a su novio, que se encontraba en la tribuna de invitados, si quería casarse con él. La pareja con la que tiene un compromiso desde hace nueve años no lo dudo: "Sí", respondió sonriente.

Australia dice "sí" al matrimonio igualitario

"En mi primer discurso definí nuestra unión por el anillo que llevamos en la mano izquierda. Son la respuesta a la pregunta que no podemos hacer. Así que solo queda una cosa que hacer. Ryan Patrick Bolger, ¿te quieres casar conmigo?", preguntaba Wilson a su novio.

Inmediatamente, la respuesta afirmativa resonó en las paredes del Parlamento de Australia y ante la mirada de millones de ciudadanos. Un sonido más no pasó inadvertido: todas las bancadas aplaudieron con efusividad esta petición de matrimonio del compañero de la Cámara Baja.

La gran mayoría de los australianos aprobó mediante una consulta postal legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo el pasado mes de noviembre. El plebiscito no tenía carácter vinculante aunque todos los partidos se comprometieron a respetarlo. De los 16 millones de ciudadanos convocados a las urnas, acudieron 12,7 millones. La participación legitimó este proceso electoral ya que un 79,5% ejerció su derecho al voto. 

Asimismo, el 61,6% de la población de Australia dijo 'sí' al matrimonio homosexual y solo un 38,4% de los votantes se mostró desfavorable. Malcolm Turnbull, primer ministro del país, aseguró durante su discurso tras conocerse el resultado que los australianos habían votado "sí por la justicia, sí por el compromiso y sí por el amor". "Ahora nuestra parque aquí en el Parlamento es aceptarlo, hacer el trabajo y hacerlo antes de navidad", fueron sus palabras.

Pese a la campaña en contra realizada por grupos neonazis, al final se impuso la cordura, el sentido común, la modernización de los valores de la sociedad, la democracia y, en definitiva, la dignidad de miles de seres humanos que quieren vivir felices con sus parejas con los mismos derechos que los heterosexuales.

Ahora, tras haber superado el primer trámite en el Senado y haber sido respaldado con una amplísima mayoría, el proyecto de ley del matrimonio igualitario o matrimonio homosexual (como se le conoce popularmente) será previsiblemente aprobado por la Cámara Baja de Australia convirtiendo al país en el número 26 que lo legaliza.

Comentarios