Buscar
Usuario

Vida

"Parad a los maricones": la campaña neonazi contra el matrimonio igualitario en Australia

La campaña contra el matrimonio homosexual en Australia está despertando muchas críticas.

Dentro de unas semanas dará comienzo en Australia una consulta para ver si los ciudadanos están de acuerdo con legalizar el matrimonio homosexual. Y tal y como suele pasar con este tipo de consultas, acaban despertando polémica. En Melbourne, una de las ciudades más pobladas, han comenzado a aparecer carteles con lemas discriminatorios, ofensivos, y que empujan al odio hacia la población homosexual.

"Parad a los maricones", rezan estos carteles. Están patrocinados por una web neonazi, y llegan hasta el punto de acusar a los padres homosexuales de abusar de sus hijos. En la fotografía se puede ver a dos hombres con una especie de cinturón con los colores del arco iris, que se dirigen hacia un niño pequeño que se encoge, asustado. De esta forma, lo que pretenden es detener lo que ellos consideran "una maldición mortal".

Irrisorias resultan las estadísticas que incluye el cartel con el objetivo de justificar su odio. Según estos radicales, el 92% de los hijos de familias homosexuales sufren abusos por parte de estos, el 51% sufre depresión y el 72% abesidad. 

Los defensores del matrimonio homosexual han intentado convencer al primer ministro, Malcom Turnbull, de que condene este tipo de agresiones. Podría parecer un acontecimiento sin importancia, pero no lo es; cuando se piensa de esta forma, se acaba discriminando y atacando directamente a un colectivo, creando una situación de tensión muy importante. Los afectados se están viendo muy discriminados y menospreciados por algo tan simple como su orientación sexual.

El homófobo cartel de la polémica "El homófobo cartel de la polémica"

Largo camino para legalizar el matrimonio igualitario

En un principio, entre los meses de septiembre y noviembre tendrá lugar la consulta, que se realizará a través de correo y que no será vinculante, sino que se tomará únicamente como algo estadístico. No es la primera vez que en Australia se intenta instaurar el matrimonio homosexual como una realidad legal, alegando que es un derecho básico que cualquier persona debería tener. No obstante, el proceso es bastante más largo y complicado de lo que parece. El alto tribunal tendrá que decidir durante la primera semana de septiembre si el proceso es legal o no; si se recibe el visto bueno, entonces podrá llevarse a consulta.

Los defensores tanto del sí como del no ya están comenzando a hacer campañas, pese a que el primer ministro señaló que no se haría nada oficial. Los grupos homófobos son los que con más fuerza están actuando; en Sidney, por ejemplo, están repartiendo panfletos que hablan de la homosexualidad como una especie de maldición mortal. Lo único que la oposición ha hecho por el momento ha sido pedir a la población que ignore estos insultos.

Artículos recomendados

Comentarios