Detienen a un importante diplomático del Vaticano por consumo de pornografía infantil

Detienen a un importante diplomático del Vaticano por consumo de pornografía infantil

El Vaticano no ha revelado su identidad y ha hecho todo lo posible para que sea juzgado bajo sus leyes.

Los casos relacionados con pederastia y consumo de pornografía infantil en el seno de la Iglesia Católica han sido una constante durante los últimos años. Pero el último caso ha tenido especial relevancia por el cargo que ostenta su protagonista: un importante diplomático del Estado Vaticano en los Estados Unidos. Un cargo que no ostentaría cualquiera dentro de la curia.

Su identidad no ha trascendido aún a los medios 'gracias' a que el acusado goza de inmunidad diplomática en EE.UU. debido a su cargo. El Vaticano, lejos de permitir que sea juzgado en Norteamérica, ha ordenado la extradición para que se le apliquen las leyes de su país. Estados Unidos ha hecho todo lo posible por juzgarle.

Sin poder conocer su identidad, tan solo queda jugar a las quinelas: al parecer se trata de uno de los tres consejeros que asesoran al actual Nuncio, Christopher Pierre, puesto que son los únicos con el rango de diplomático y con la correspondiente inmunidad.

El Vaticano está ordenando la extradición de los implicados por pederastia para que sean juzgados bajo sus leyes "El Vaticano está ordenando la extradición de los implicados por pederastia para que sean juzgados bajo sus leyes"

Algunas asociaciones han criticado que la Iglesia use los acuerdos diplomáticos para evitar que sus miembros sean juzgados en los países en los que han cometido los crímenes. 

Eso es lo que pasó con el Nuncio en la República Dominicana, Jozef Wesoloski, que fue extraditado al Vaticano y condenado a pasar al mundo laico. Cuando iba a empezar el juicio real en 2015, Wesoloski no se encontraba en la silla de los acusados: ya había muerto.

El Papa Francisco prometió mano dura contra este tipo de delitos que han sacudido constantemente a la Iglesia Católica durante los últimos años, aunque el estallido constante de escándalos impiden conocer de manera real qué trabajo se está realizando.

A ello no contribuye especialmente la postura de algunas de las personas que han colaborado en las Comisiones Antipederastia. Personalidades importantes como Marie Collins abadonaron sus puestos después de criticar que la labor de la Iglesia se centra más en la imagen que en la limpieza real.

Comentarios