Despilfarro de dinero público: los 5 casos más sangrantes

Despilfarro de dinero público: los 5 casos más sangrantes

La época de crisis y recortes no parece haber frenado la imaginación de algunos políticos que, con el dinero de todos, han construido algunos proyectos sin sentido como los que analizamos despilfarrando sin medida.

Política Daniel Rubio Sánchez Daniel Rubio Sánchez 24 Septiembre 2015 13:15

Nos pedían que nos apretásemos el cinturón, que rebajásemos un nivel de vida que estaba "por encima de nuestras posibilidades", que hiciéramos un esfuerzo... y la sociedad española lo hacía mientras algunos de sus representantes gastaban millones de euros en pistas de esquí seco para pueblos de menos de cien habitantes o enormes instalaciones deportivas que aún nadie ha visitado. Aquí una lista con algunos de los casos más sangrantes de despilfarro del dinero de todos:

1 La remodelación del Palacio de Cibeles

El traslado de la sede del Ayuntamiento de Madrid al Palacio de Cibeles costó más de 530 millones "El traslado de la sede del Ayuntamiento de Madrid al Palacio de Cibeles costó más de 530 millones "

El anterior alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, es uno de los mejores representantes de hasta qué punto se puede malgastar el dinero de los ciudadanos. El traslado de la sede del Ayuntamiento de Madrid desde la popular plaza de la Villa al Palacio de Telecomunicaciones situado junto a la plaza de Cibeles se presupuestó en 40 millones de euros. El coste final del traslado, sin embargo, contando con el valor del nuevo inmueble y las reformas que se acometieron en él alcanzó los 530 millones de euros. Una desviación que supera el 1200% y un ejemplo de gasto perfectamente evitable para un ayuntamiento que tiene una deuda estimada cercana a los 6.000 millones de euros.

2 El Centro de Creación de las Artes de Alcorcón (CREAA)

Los más de 100 millones de euros de inversión en el centro han sido, de momento, inútiles "Los más de 100 millones de euros de inversión en el centro han sido, de momento, inútiles"

"Alcorcón como referente mundial de las artes con un centro puntero de más de 65.000 m2". Podría sonar bien obviando que los 66.000 m2 del espacio se crearían con una inversión millonaria de casi 200 millones de euros. Eso sí, en el CREAA, según el proyecto que quiso sacar adelante el anterior alcalde y actual senador socialista Enrique Cascallana, no faltaría absolutamente de nada. Por no faltar no faltaría ni un circo con capacidad para 600 personas que permitiría que se pudieran colgar elefantes del techo.

Toda una inversión que ahora se encuentra además paralizada deteriorándose día a día y provocando gastos de mantenimiento que siguen repercutiendo en los ciudadanos de Alcorcón, que aún a día de hoy no han visto utilidad alguna al proyecto. 

3 Una pista de esquí seco en un pueblo de menos de 100 habitantes de Valladolid

Una pista de esquí seco en un secarral de Valladolid, ¿por qué no? "Una pista de esquí seco en un secarral de Valladolid, ¿por qué no?"

Un claro ejemplo de la filosofía del ¿por qué no? Alguien debió pensar que era una buena idea construir una pista de esquí seco en un pequeño pueblo de menos de 100 habitantes de Valladolid (Villavieja del Cerro).

Meseta Ski fue el nombre de este esperpéntico proyecto. Los sueños del expresidente de la Diputación de Valladolid iban tomando forma hasta que el Tribunal Constitucional paralizó su construcción al estar construyéndose sobre un monte que, casualmente, se había quemado.

4 Aeropuertos (demasiados)

Se han llegado a construir aeropuertos por los que aún no han pasado ni 60 personas "Se han llegado a construir aeropuertos por los que aún no han pasado ni 60 personas"

Desgraciadamente la lista de aeropuertos creados al calor del crecimiento económico y la construcción desmedida es bastante larga. Entre los mejores ejemplos encontramos el de Huesca-Pirineos, que ha sido utilizado por 59 pasajeros hasta el momento, o el de Albacete, por el que han pasado apenas 640 personas. Unas cifras ridículas para justificar siquiera los costes de mantenimiento de las instalaciones.

Se da la paradoja de que el ya popularmente conocido aeropuerto de Castellón inaugurado por Carlos Fabra ha superado a ambos y cuenta ya con 1.368 pasajeros en su existencia gracias a los vuelos privados del Villareal FC o el FC Barcelona. Debe ser este "exitoso" funcionamiento el que justifica los 84.000 euros anuales que cobra el director por su administración.

También hay que mencionar que los intentos de recuperar las astronómicas inversiones que se han realizado en estos aeropuertos han resultado poco exitosas. Entre los casos más evidentes está el del aeropuerto de Ciudad Real, que costó más de 500 millones de euros y que ha sido vendido a un grupo empresarial chino por 10.000 euros.

5 Obras en la M-30 madrileña

Presupuestada en 2004 por 1.700 millones de euros, la obra de la M-30 podría haber superado los 10.000 "Presupuestada en 2004 por 1.700 millones de euros, la obra de la M-30 podría haber superado los 10.000"

El Ayuntamiento de Madrid tiene el dudoso honor de abrir y cerrar este breve listado con otro de los proyectos del anterior alcalde. Las obras para soterrar la M-30 madrileña fueron presupuestadas en 2004 por 1.700 millones de euros pero la adjudicación del contrato un año más tarde a ACS y Ferrovial fue por 2.500 millones... que finalmente escalaron a 3.500 porque, según la corporación municipal, había que sumar el IVA.

La escalada del presupuesto no terminó ni mucho menos ahí. Hace poco el Gobierno local aseguró que el gasto final había alcanzado finalmente cerca de 5.600 millones, una cifra escandalosa de no ser porque la oposición aseguraba por su parte que sumando los intereses el desembolso final sería de 10.406 millones. Por poner un ejemplo, el presupuesto del estado para Educación en 2014 fue de 2.150,05 millones de euros y el de becas de 1.411,02 millones.

Estos son solo algunos ejemplos paradigmáticos del derroche de dinero público que se ha producido durante los últimos años. Se estima que el ministerio de Fomento ha pagado más de 10.000 millones en sobrecostes de obras públicas únicamente durante los últimos seis años, una cifra que nos invita a pensar que algunos gobernantes han endeudado mucho a sus ciudadanos para hacer ricos a algunos constructores.

Comentarios