Mónica y Josefa: las dos cuidadoras de Los Nogales despedidas por maltratar ancianos

Mónica y Josefa: las dos cuidadoras de Los Nogales despedidas por maltratar ancianos

La Fiscalía ya ha denunciado a tres trabajadores del centro por los malos tratos, que podrían haber estado protegidos por sus jefes de planta.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 12 Abril 2019 10:02

"Cuidamos del mayor, cuidamos de la familia". Con este eslogan se anunciaba la residencia Los Nogales de Madrid a bombo y platillo con el objetivo de sumar clientes dando una imagen de confianza. Pero, detrás de aquella fachada, la situación era muy distinta: malos tratos, insultos, vejaciones... la peor pesadilla para una persona que se encuentra en los últimos días de su vida.

La Justicia ya se encuentra investigando el caso, que estalló tras las grabaciones de Juan Carlos en la habitación en la que residía su madre, ya fallecida. Pero hay serias sospechas de que este tipo de malos tratos formaban parte de la dinámica normal de estos empleados y que podrían haber estado protegidos por sus superiores en todo momento. Precisamente, uno de los extrabajadores han asegurado que las jefas de planta del centro eran completamente conscientes: "Sabían lo que pasaba y no hacían nada", ha declarado a la Cadena Ser.

Dos de las trabajadoras implicadas son Mónica M.P. y Josefa T. L.. La primera se vendía como una cuidadora de lujo, muy encargada de transmitir una imagen de preocupación y cariño por los ancianos cuando estaban presentes los familiares, tal y como han confesado en declaraciones al diario El Español. El nivel de confianza era tan alto que nadie se pudo creer lo que estaba sucediendo en las imágenes que ahora ven la luz.

Mónica y Josefa, dos trabajadoras de Los Nogales, podrían estar implicadas en este caso, según El Español | Fuente: El Español "Mónica y Josefa, dos trabajadoras de Los Nogales, podrían estar implicadas en este caso, según El Español | Fuente: El Español"

En los vídeos captados por la cámara, Mónica aparenta ser la persona que lleva en todo momento la iniciativa en los malos tratos. A ella, se suman Josefa y otro trabajador, Bryan Israel N.C. Los tres se encuentran actualmente denunciados por la Fiscalía por los malos tratos físicos y psicológicos a los que sometieron a los ancianos que se encontraban en el centro (cuyas familias llegaban a pagar hasta 2.700 euros por los cuidados que, supuestamente, se proporcionaban entre los muros de aquel infierno).

La dinámica del centro envolvió especialmente a Bryan. El joven fue el último en llegar de todo el grupo. En un principio parecía un joven responsable y reservado. Pero rápidamente adoptó con soltura toda la serie de vejaciones que se brindaban contra los residentes.

El horizonte judicial de este grupo es complicado, porque las pruebas son evidentes. En ellas, aparecen retorciendo el pecho de los ancianos, propinándoles todo tipo de golpes, amenazas del estilo "te voy a arrancar la cabeza", insultos y amenazas como "el demonio te va a llevar al infierno".

Algunos familiares sospechan

La denuncia únicamente parte de uno de los familiares de los residentes de aquella residencia. Gracias a su habilidad a la hora de colocar discretamente un teléfono móvil sin que nadie fuera consciente, pudo grabar todo lo que allí sucedía y apropiarse de todo tipo de pruebas que ahora serán clave en el juicio.

Sin embargo, el caso podría haberse extendido al resto de residentes. Algunos han declarado que sus familiares aparecían con constantes moratones, torceduras o hinchazones en rodillas y brazos. Si se presentaban por sorpresa, en muchas ocasiones, ni siquiera les habían cambiado el pañal. Si avisaban, aparecían impecables. Una forma de esconder todo lo que estaba sucediendo con auténtica impunidad.

La residencia Los Nogales se vendía como un centro de confianza, pero escondía un auténtico infierno dentro de sus muros | Foto: Google Maps "La residencia Los Nogales se vendía como un centro de confianza, pero escondía un auténtico infierno dentro de sus muros | Foto: Google Maps"

Aquel teléfono móvil ha sido clave. Previamente, un grupo de 120 familiares ya habían presentado una denuncia contra el centro que finalmente quedó archivada por la Comunidad de Madrid. Nadie les creyó. Ahora se comprueba que sus denuncias se quedaban cortas.

Juan Carlos, el responsable del estallido de este caso, siempre creyó los testimonios de su madre. Uno de ellos: llegó a decirle que cuando paseaba por el parque situado frente a la residencia, encontraba papeles en los que alguien había escrito: "En este centro se maltrata a los ancianos". Quizás, sin aquellos escritos, sin aquel testimonio, sin aquellas imñagenes, Mónica, Josefa y Brian podrían haber continuado actuando con auténtica impunidad.

Comentarios