Denuncian cuatro veces a un bar de Chueca por colgar la bandera arcoiris

Denuncian cuatro veces a un bar de Chueca por colgar la bandera arcoiris

Los vecinos critican que la insignia "no pega con la fachada".

Tensión en el madrileño barrio de Chueca, la zona en la que se congrega la comunidad LGTBI de la capital, después de que un bar haya sido denunciado en hasta cuatro ocasiones para que retire la bandera arcoiris del la fachada.

La banderola, que ha sido uno de los signos reivindicativos por excelencia de estos colectivos, se había colocado por la celebración del World Pride, un evento que convertirá a Madrid en la capital mundial del colectivo de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Este bar de Chueca ha sido multado en cuatro ocasiones por colocar la bandera arcoiris "Este bar de Chueca ha sido multado en cuatro ocasiones por colocar la bandera arcoiris"

Sin embargo, los vecinos de este comercio no están de acuerdo con que se cuelgue la insigna a la vista de todos: "La Policía ha venido seis veces entre el martes a las 08:00 de la mañana y el miércoles a las 12:00", ha relatado el propietario de la cafetería al diario El País.

A las cuatro denuncias por este motivo expreso, se han unido otras por motivos que, según los dueños del local, jamás habían escuchado. Algo que se puede calificar como una campaña de acoso. El local se stiúa en la calle 44 de la calle de las Infantas de la capital y tiene el nombre de cafetería Noma.

Los denunciantes afirman que quieren quitar la bandera del edificio porque desentona con el resto del conjunto arquitectónico, una posibilidad que la legislación contempla. Sin embargo, llama la atención que estos hechos sucedan en el barrio LGTBI por excelencia y en un acto que iba a ser provisional, ya que únicamente iba a abarcar la celebración del World Pride, dos semanas en total.

Conflicto con los vecinos

La Policía y los Bomberos se personaron en el lugar para retirar la bandera "La Policía y los Bomberos se personaron en el lugar para retirar la bandera"

El relato de los hechos ha descolocado completamente a los propietarios del local: "Hemos proyectado partidos de fútbol, hemos puesto banderas y nunca nadie ha dicho nada", ha relatado el dueño de este bar.

El propietario ya había recibido varios mensajes de los vecinos para que retirase la bandera, pero tras hacer caso omiso, el conflicto derivó drásticamente. Unos días después recibió una llamada: la Policía local y los Bomberos habían acudido conjuntamente para retirar la bandera de manera definitiva.

El propietario, que ha calificado este hecho de "exageración", puesto que considera que "ni siquiera estaba anclada" para justificar tal despliegue de medios, dejó constancia ante las autoridades de su posición: "Yo dije que no pensaba quitarla".

La Policía y Bomberos se retiraron del lugar, pero volvieron un rato después porque habían recibido una nueva llamada de los vecinos instándoles a retirar de una vez la insignia. La reacción del dueño del local fue análoga a la anterior.

Denuncias injustificadas

Los colectivos creen que parte de este conflicto parte de la homofobia de algunos vecinos "Los colectivos creen que parte de este conflicto parte de la homofobia de algunos vecinos"

Como los vecinos comprobaban que las denuncias a la Policía no llegaban a buen puerto, finalmente tomaron la drástica decisión de iniciar una campaña de acoso contra el dueño del local.

Los días posteriores a este suceso comenzó a recibir varias denuncias en las que le acusaban de algunos hechos por los que, previamente, no había recibido ningún aviso. Algunas de ellas partían por un supuesto horno ilegal o falta de permisos para ciertas actividades.

Los colectivos se han implicado con el local y están intentando que la campaña de acoso cese y que el propietario no se vea obligado en ningún momento a retirar la bandera. Consideran que todo se trata de un acto de "homofobia" y por todo ello han acudido a los medios para que esta historia vea la luz.

"Nos parece un acoso por parte de algunos vecinos, porque sabemos que no ha sido toda la comunidad". Un gesto que llega en pleno World Pride y en pleno barrio de Chueca, por lo que parece que los vecinos van a tener difícil huir de la insiginia del arcoiris. La noticia ha indignado, prácticamente, a todos los miembros del colectivo.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados