El Daesh fija objetivos: "Atacad Madrid y envenenad la comida de los supermercados"

El Daesh fija objetivos: "Atacad Madrid y envenenad la comida de los supermercados"

El grupo yihadista ha situado a la capital de España como objetivo prioritario a atacar.

La creciente amenaza terrorista que vive España, en nivel cuatro reforzado tras los recientes atentados de Barcelona y Cambrils, se ve justificada tras las últimas advertencias que el grupo yihadista ha lanzado contra la capital del país.

Los terroristas han comenzado a movilizar a sus acólitos a través de las redes sociales tradicionales mediante las que se coordinan. En ellas, se muestran imágenes del mercado de Raqqa, capital del autoproclamado califato, completamente destrozado por los bombardeos de la Coalición Internacional.

El grupo terrorista ha fijado Madrid como objetivo prioritario "El grupo terrorista ha fijado Madrid como objetivo prioritario"

Tras estas imágenes, el grupo ha difundido direcciones del centro comercial Manhattan Mall de Nueva York, el hotal Gansevoort de la misma ciudad, y referencias diversas de Reino Unido, Alemania, Rusia (sobre todo Moscú), Canadá, Australia, Bélgia Dinamarca, Suecia, Italia o Países Bajos.

En cuanto a España, los yihadistas tienen una especial fijación: "atacad Madrid en particular". Las amenazas ya están conocimiento de las autoridades que está identificando a los miembros de las células y ha protegido especialmente los lugares señalados para evitar una catástrofe de consecuencias mayúsculas, tal y como han señalado fuentes antiterroristas al diario La Razón.

De esta forma, el grupo yihadista se propone atacar las principales ciudades españolas en el mismo año, un intento que ya se frustró este mismo verano en la Costa del Sol, cuando un informe de la CIA alertó el riesgo de ataque inminente en algunas localidades costeras de la provincia de Málaga.

Envenenamientos y piscinas

El grupo yihadista llama a envenenar los productos frescos de los supermercados "El grupo yihadista llama a envenenar los productos frescos de los supermercados"

Junto con el ataque a la capital, el Daesh ha propuesto nuevas formas de ataque mortíferas que podrían tener unas consecuencias imprevisibles si finalmente se llevan a cabo.

La principal cuenta con el envenenamiento de comida, una vía que ya se promulgó con Al-Qaeda, cuando se llamó a los combatientes a inyectar contenidos letales para la vida humana en la red de distribución pública de agua.

En este caso, el grupo propone envenenar con jeringuillas las frutas y verduras que estén a mano de los consumidores habituales de los supermercados. Tampoco descarta los helados ("los abrís y los cerráis sin que nadie se dé cuenta").

En los mensajes enviados, sobre todo, a los lobos solitarios que operan en las potencias occidentales, el grupo explica detalladamente el modus operandi a seguir: "Entra en el centro comercial, das un par de vueltas y coges algunos de esos productos. Las jeringas las ocultas dentro de la ropa y tomas las frutas al azar. Ten cuidado con las cámaras de seguridad. Inyecta el veneno a todos los productos que puedas. Hazlo en un horario que no haya mucha gente. Una vez realizado, coge algunos productos, págalos en caja y sal de allí". La Policía sabe cómo actuar porque ya está alertada.

En cuanto a los ataques en piscinas, el grupo terrorista llamó a verter, de manera discreta, varios venenos en el agua de las piscinas públicas en las que se baña la población local durante los meses de verano. Un ataque que hubiera desatado una auténtica masacre.

Desoír los sermones de las mezquitas

El líder del Estado Islámico, Abu Bakr Al-Baghdadi "El líder del Estado Islámico, Abu Bakr Al-Baghdadi"

La Comisión Islámica de España siempre ha condenado y criticado este tipo de actuaciones que, ciertamente, se alejan de todo lo que el Islam y el Corán en general promulgan en sus escritos. 

Ante estos hechos, los grupos yihadistas en la red han llamado también a desoír todo lo que digan los imanes de las mezquitas para que sus combatientes acaten, únicamente, la visión que se impone desde los sectores más radicalizados.

Mientras tanto, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se mantienen alerta ante este tipo de conversaciones.

Comentarios