Buscar
Usuario

Política

Crisis Marruecos-Argelia: el motivo por el que son enemigos y han roto relaciones diplomáticas

Argel y Rabat son enemigos tradicionales y la escalada de tensión actual cuenta con una larga historia.

Crisis Marruecos-Argelia: el motivo por el que son enemigos y han roto relaciones diplomáticas Crisis Marruecos-Argelia: el motivo por el que son enemigos y han roto relaciones diplomáticas

Foto: ECSaharaui

La crisis abierta entre Argelia y Marruecos, que rompieron relaciones diplomáticas a finales de este verano, se ha desarrollado con una fuerte escalada de tensión. Esta ruptura también ha afectado a España, ya que Argelia ha cerrado definitivamente el gasoducto Magreb-Europa, que transporta el gas natural a España a través de Marruecos, tras negarse a renovar el contrato para su utilización.

Esta crisis ha alcanzado un punto álgido después de que Argel acusara a Rabat del asesinato de tres civiles argelinos con un bombardeo cerca del Sáhara. La presidencia argelina ha calificado los hechos como "un cobarde asesinato" y han asegurado que no quedará impune.

Sin embargo, el conflicto viene de largo. Se extiende durante más de medio siglo, pero contó con uno de sus episodios más graves en 1994, cuando un atentado en Marrakech fue atribuido por Rabat a la supuesta participación de los servicios secretos argelinos.

La tensión surge en 1963. El proceso de descolonización francesa llevó a una disputa sobre las fronteras entre ambos países, que fueron delimitadas por Francia de manera deliberada, generando una fuerte división entre ambos países. Dos territorios que previamente habían convivido con normalidad y habían colaborado entre ellos.

La Guerra de Independencia de Argelia finalizó en el año 1962, con los denominados Acuerdos de Evian. Marruecos ya había conseguido desvincularse de la potencia colonizadora en 1956. Para entonces, las nuevas autoridades argelinas prometieron revisar sus fronteras para satisfacer las reivindicaciones de Marruecos, pero cuando Argelia se independizó, se olvidaron todas las promesas.

Argelia, desde su independencia, ha ejercido un notable liderazgo en el Magreb y ha sido la cara antagónica de Marruecos: país de corte socialista (Argelia) frente a un país pro-occidental (Marruecos, como después comentaremos), república frente a monarquía. Junto a Túnez, Argelia se erige como dos grandes potencias en influencia dentro de este territorio. Y, con la independencia, tras una guerra de siete años, Argel quería ampliar sus tentáculos, aprovechando su prestigio internacional y su capacidad como potencia gasística, recursos energéticos que hacen valer su posición.

Guerra fría

Ambos países han vivido desde entonces una suerte de guerra fría, con relaciones que se han tensado por momentos, pero en los que no se ha llegado a la guerra directa (sí indirecta) por el temor a que otros países limítrofes o ex colonizadores se pudieran ver involucrados.

Sin embargo, sí ha habido movimientos importantes. Destaca el constante apoyo de Argelia al Frente Polisario, enfrentado con Marruecos por la independencia del Sáhara Occidental, que ha sido una auténtica ofensa para Rabat, que anexiona este territorio. Se trata de un asunto especialmente delicado para el reino, llegando incluso a poner en crisis las relaciones diplomáticas entre España y Marruecos.

También, por ejemplo, cuando Marruecos se sumó a la coalición para liberar Kuwait, ganándose apoyos internacionales de todo tipo. Este movimiento le permitió que países como Estados Unidos, Israel o la Unión Europea hayan visto al reino marroquí como un socio fiable en la región.

Argelia, por su parte, se había mostrado durante la gran Guerra Fría más próxima a los países del bloque socialista. Tras ello y siempre, ha utilizado su gran baza energética como exportador de gas y fuente de estabilidad energética de otros países.

Es bastante probable que la actual crisis diplomática entre ambos países no llegue a más, al menos, no a un verdadero conflicto armado. No le interesa bajo ningún concepto a Argel y Rabat. Sin embargo, sí buscarán mantener sus posiciones y probablemente se extienda en cierta medida en el tiempo.

Artículos recomendados

Comentarios