Buscar
Usuario

Vida

La copa menstrual también puede provocar un shock tóxico: recomendaciones para evitarlo

La copa menstrual parecía ser una alternativa para evadir los riesgos de los tampones, como el shock tóxico. Sin embargo, también puede ser causante.

La copa menstrual también puede provocar un shock tóxico: recomendaciones para evitarlo

El shock tóxico se produce a causa de una toxina que producen algunos tipos de bacterias. A veces, la sangre acumulada, las infecciones cutáneas o las quemaduras pueden convertirse en un medio de cultivo para las mismas. Los síntomas son malestar, fiebre alta, tensión arterial baja, náuseas, vómitos, diarrea o erupciones en la piel.

Siempre se nos había advertido acerca del peligro con los tampones, que crean un espacio cerrado y al no haber contacto con el oxígeno y no renovarse la protección, la bacteria se desarrolla y provoca que a la sangre le cueste drenarse. Este shock puede llegar a causar la muerte, como ocurrió con Maelle, la joven belga de 17 años que perdió la vida el pasado mes de enero.

Los expertos recomendaban, como alternativas, compresas o copas vaginales. Sin embargo, las copas tampoco nos eximen de riesgos como estos.

La responsabilidad y las copas menstruales

Sandrine Graneau es una francesa a la que tuvieron que amputar los pies y algunos dedos de la mano a causa de un shock tóxico que le causó una copa menstrual. Ella misma ha decidido contar su historia para que sirva de ejemplo y se conozcan los peligros.

Como siempre, el cuidado y la higiene íntima son fundamentales. Sandrine se remite a las instrucciones de las cajas de las copas menstruales, que no especifican cuánto tiempo pueden utilizarse. Van de 4 a 6, 8 o incluso 12 horas, y ella perdió la noción del tiempo cuando la llevaba dentro. Esa imprudencia provocó aquel shock tóxico, ya que al mantener tanto tiempo la copa menstrual dentro de sí misma las bacterias consiguieron desarrollarse.

A Sandrine le amputaron los pies y algunos dedos de la mano | Fuente: Captura de Le Parisien "A Sandrine le amputaron los pies y algunos dedos de la mano | Fuente: Captura de Le Parisien"

Pluvio Coronado, ginecólogo del Hospital Clínico San Carlos declaró a YASSS que tras haber pasado 26 años al frente del servicio de ginecología, nunca se ha topado con un caso de shock tóxico. Mantiene que no es algo común, "y menos en un país civilizado como este y con la sanidad como la que tenemos", mantuvo.

Asimismo, declara que los métodos modernos de higiene menstrual, bien utilizados, son de lo más confiables. Recuerda, además, que hay que tener en cuenta las instrucciones y también valorar el flujo de cada una a la hora de vaciarlo.

La copa menstrual, además, no es tan restrictiva para las noches y no peca tanto de la absorción la celulosa de los tampones, por lo que la posibilidad de sufrir un shock tóxico es prácticamente remota. 

Consejos y recomendaciones

Sin embargo, un estudio francés publicado en Journal of Applied and Environmental Microbiology declara que, a pesar de que las copas sean lavadas, las bacterias pueden permanecer, por lo que el mejor método para que desaparezcan es hirviéndola entre usos.

Los tampones y las copas no dejan de evolucionar "Los tampones y las copas no dejan de evolucionar"

Pluvio, además, pretende calmar los ánimos respecto al tema: "No es algo que vaya a pasar". Destaca, además, que ahora existen tampones con probiótico que mejoran la flora bacteriana y evitan infecciones, mientras que las copas están en constante evolución. 

Recuerda que lo más importante es "tener unos buenos hábitos y no sobrepasar las 8 horas, aunque el flujo sea escaso". Lo fundamental es que tengamos una copa con el tamaño adecuado y que cada vez que la extraigamos la hirvamos, sin jabones u otros productos.

Artículos recomendados

Comentarios