Buscar
Usuario

Economía

El Corte Inglés prepara un plan con ERE de 12.000 puestos directos y cierre de 11 centros

La empresa de grandes almacenes también contempla la destrucción de 50.000 puestos de trabajos a cuenta de las marcas externas de sus centros.

El Corte Inglés prepara un plan con ERE de 12.000 puestos directos y cierre de 11 centros

El Corte Inglés continua saneando su deuda a buen ritmo, pero necesita un plan de choque con el que afrontar los, aún, más de 3.000 millones de euros de deuda adquiridos durante la pasada década.

Los grandes almacenes se encuentran elaborando un plan con el que ajustar su estructura a la nueva realidad del mercado pero, sobre todo, con el que equilibrar sus cuentas y poder garantizar su supervivencia.

La consolidación del liderazgo de Marta Álvarez ha permitido una etapa de estabilidad tras las convulsas batallas de poder protagonizadas en los últimos años con Dimas Gimeno.

Uno de los últimos movimientos se ha formalizado en la contratación de la consultora AT Kearney. El objetivo del encargo es muy sencillo: reducir costes con el menor daño posible y destinar el ahorro a saldar deudas.

La empresa se encuentra en plena fase de ajustes para solventar la deuda de más de 3.000 millones de euros "La empresa se encuentra en plena fase de ajustes para solventar la deuda de más de 3.000 millones de euros"

Con el paso de los meses, el plan ha tomado forma, pero está incidiendo en una serie de medidas que pueden poner en riesgo muchos puestos de trabajo. Uno de los más destacados: el primer borrador planeó un ERE de 7.000 trabajadores que, en la última versión, se ha ampliado a 12.000 puestos de trabajo, según desvela el confidencial Hispanidad. La cifra toma especial relieve cuando hablamos de que los grandes almacenes cuentan con una plantilla de 90.000 personas.

El principal recorte de los 7.000 iniciales, no el único, se realizaría en los servicios centrales de la compañía, cuyo traslado es previsible ante la venta de la sede situada en la calle Hermosilla, en pleno barrio de Salamanca de Madrid. 

Ahora, el aumento del hipotético ERE planteado por AT Kearney incide también en otros ámbitos. Las cifras que se manejan se corresponden a 12.000 puestos de trabajo, se inicide en la recomendación de cierre de centos comerciales (hay once en la lista) y una destrucción paralela de otros 50.000 empleos 'empotrados', es decir, correspondientes a las firmas externas que operan en sus centros. Esto, sin duda, remarca aún más el cierre de centros comerciales de grandes proporciones donde hay firmas que operan de manera independiente, tal y como revela el diario Hispanidad.

Los condicionantes

El plan de AT Kearney está sobre la mesa de El Corte Inglés, aunque la empresa asegura que no ha tomado aún una decisión definitiva al respecto. Y situa, en este contexto, una serie de condicionantes en torno a los que girarán los planes que finalmente se adoptarán en la todavía sede de la calle Hermosilla.

Entre estos condicionantes, se encuentran los resultados del presente ejercicio. El Corte Inglés quiere comprobar cómo están afectando los cambios realizados hasta la fecha a las cuentas y si se está siguiendo el camino correcto para, en un futuro, rentabilizar aquellos edificios que actualmente generan pérdidas.

El Corte Inglés calcula 50.000 empleos afectados dentro de las firmas independientes que operan en sus centros "El Corte Inglés calcula 50.000 empleos afectados dentro de las firmas independientes que operan en sus centros"

Por otro lado, también falta conocer cómo se aocgerá la reforma en el centro comercial de Arroyosur (Leganés). Este gran almacén, que incorporaba la tríada del grupo (El Corte Inglés, Hipercor y Bricor) ha sido ahora clausurado con el objetivo de reconvertirse en un centro que venda experiencias antes que artículos. Su nombre, MAD-FD (Madrid Fashion District), ya cuenta con una marca registrada a la que se han añadido otras capitales españolas, quizá con el objetivo de extenderse a centros deficitarios en función del resultado de esta experiencia.

Nadie puede negar que los últimos movimientos en El Corte Inglés empiezan a traer efectos positivos, como una bajada de deuda o el abandono del bono basura, movimientos que eran imprescindibles para su supervivencia. Pero todo esto no es suficiente: hace falta liquidez y unas cuentas saneadas. Y, en este contexto, los grandes almacenes hacen buen acopio del informe remitido por la consultora contratada desde la propia sede de los grandes almacenes.

Artículos recomendados

Comentarios