Buscar
Usuario

Vida

Cómo identificar si sufres un caso de acoso laboral, vías para denunciarlo y consecuencias legales

El acoso laboral puede ser muy sutil, por lo que es conveniente identificarlo y, llegado el caso, seguir los trámites legales oportunos.

Cómo identificar si sufres un caso de acoso laboral, vías para denunciarlo y consecuencias legales Cómo identificar si sufres un caso de acoso laboral, vías para denunciarlo y consecuencias legales

Foto: Envato Elements

Los casos de acoso laboral aumentan con el paso de los años en España. En muchas de las ocasiones, no se denuncian porque la víctima no identifica dicho acoso o una circunstancia clara: la ley le otorga una serie de derechos que pueden ampararle en este tipo de situaciones.

En múltiples ocasiones, identificar este acoso laboral, también conocido como 'mobbing', no es fácil. Se trata de una situación donde se atenta contra la dignidad de un compañero, creando un entorno intimidatorio, humillante u ofensivo mediante conductas no deseadas.

Se trata de un conjunto de conductas hostiles producidas dentro del entorno laboral y que afectan negativamente al estado emocional de un trabajador, llegado en muchos casos a poner en peligro la integridad del empleado. Son casos en los que un trabajador está expuesto de maneras reiterada a condiciones abusivas y de violencia psicológica.

Esta circunstancia lleva a muchos trabajadores a desarrollar diversos problemas de salud, como ansiedad, estrés, depresión o pérdida de autoestima. En muchos casos, se puede identificar una situación crítica cuando terminan por solicitar una baja por depresión.

Para que se considere un caso de acoso laboral, el abuso debe repetirse de forma sistemática (varias veces a la semana, por ejemplo) durante un período sostenido de seis meses como mínimo. El plazo, de todas formas, puede ser interpretado de forma flexible, puesto que no importa tanto el tiempo como la continuidad de dicho acoso.

¿Cómo puedo identificar si vivo una situación de acoso laboral?

El acoso laboral se presenta en muchas ocasiones con acciones sutiles que el empleado no identifica El acoso laboral se presenta en muchas ocasiones con acciones sutiles que el empleado no identifica, imagen de sustitución
El acoso laboral se presenta en muchas ocasiones con acciones sutiles que el empleado no identifica Envato Elements

En muchas ocasiones, dicho acoso suele ser sutil y la persona que lo sufre no llega a ser consciente: bien porque se culpa de su situación, bien porque el acosador emplea técnicas de manipulación para cargar contra la víctima y evitar las consecuencias que puede implicar.

En términos generales, existe una serie de síntomas que pueden ayudar a identificar una situación de acoso laboral a los que conviene prestar atención, ya que pueden ser determinantes a la hora de tener consciencia sobre lo que realmente está sucediendo.

  • Menosprecio del trabajo: Se compone de una minusvaloración de las labores que realiza el trabajador, sostenida, en muchos casos con correcciones sin sentido que simplemente van enfocadas a reducir el valor del trabajo que ha realizado la persona en cuestión. También se incluyen las críticas no constructivas, lo que supone un menoscabo a la libertad para desempeñar nuevamente las labores por miedo a recibir dichas críticas de nuevo.
  • Relaciones personales distantes: Sucede en escenarios en los que se crea una especie de aislamiento frente al trabajador en cuestión, al que se ningunea, ignora e incluso se evita a consciencia. Si se niegan a hablar a una persona en concreto o le responden incluso con malas maneras y gritos, nos encontramos ante un síntoma de acoso laboral.
  • Amenazas: Se trata de comentarios o gestos que busca poner al trabajador 'contra las cuerdas', amenazando con la continuidad de su puesto de trabajo. En casos extremos, pueden ir acompañados de insinuaciones o proposiciones sexuales. Estas indirectas siempre terminan siendo reducidas a 'consejos' por el bien de la persona acosada o 'simples bromas'. Nada más lejos de la realidad.
  • Volumen de trabajo: En este punto, pueden darse dos vertientes. Por un lado, reducir al mínimo las tareas del empleado para acusarle públicamente de vagancia e incapacidad para ostentar el puesto que ocupa. En otros casos, sin embargo, sucede lo contrario, ya que se aumenta considerablemente las tareas de un determinado empleado hasta el punto de que encuentra serios problemas para abarcar sus labores.

Tipos de acoso

Hay tres modalidades de acoso laboral Hay tres modalidades de acoso laboral, imagen de sustitución
Hay tres modalidades de acoso laboral Envato Elements

Hay tres modalidades de acoso laboral, aunque puede darse el caso de que se den varias a la vez. Para identificarlas, debemos diferenciar en un primer momento entre el acoso moral, el mobbing y el bossing, cada una con características diferenciadas.

  • El acoso moral también se conoce como 'acoso psicológico'. Se trata de conductas mediante las que el acosador busca minar el estado anímico de su víctima. Suelen ser acciones tan sutiles que la víctima es prácticamente incapaz de identificarlas.
  • El bossing, en referencia a la palabra anglosajona 'boss', que significa jefe, se trata de un tipo de acoso laboral más concreto, puesto que la persona que ejerce dicho acoso es únicamente el jefe.
  • El mobbing es un tipo de acoso generalizado y realizado por un conjunto de personas. En la práctica, sin embargo, se utiliza como una palabra generalizada para hablar de la mayoría de tipologías de acoso que existen en el ámbito laboral.

    Cabe destacar que, dentro del mobbing, tenemos varias tipologías: mobbing horizontal (víctima y acosador están en el mismo nivel jerárquico), mobbing vertical (distintos grados de responsabilidad en la estructura), mobbing perverso (empleado que ejerce el acoso sin una finalidad laboral, ya que el perpetrador es una persona manipuladora que actúa para que no haya pruebas ni testigos que lo delaten), mobbing estratégico (estrategia de la empresa para obtener un fin determinado, como un despido con indemnización reducida o la dimisión voluntaria), mobbing de gestión o dirección (atemorizar a la plantilla desde la dirección para que sea más sumisa o aumente su productividad) o mobbing disciplinario (política empresarial consistente en generar miedo en el trabajador para que nadie se salga de unas determinadas normas impuestas).

Pasos para denunciar un caso de acoso laboral

Es importante acreditar el acoso laboral antes de emprender acciones legales Es importante acreditar el acoso laboral antes de emprender acciones legales, imagen de sustitución
Es importante acreditar el acoso laboral antes de emprender acciones legales Envato Elements

Si identificas este tipo de situaciones como una constante en tu entorno laboral, quizás estés siendo víctima de 'mobbing'. En este caso, es altamente recomendable actuar de inmediato para que la situación no vaya a más y, si el caso es extremo y no se ataja, puedes considerar la vía legal.

Recopilar pruebas

Para que las acusaciones puedan ser sustentadas en pruebas, es recomendable recopilar toda la información en la medida de lo posible. Por ejemplo, mediante grabaciones (cuando aparezca el trabajador acosado), correos electrónicos, mensajes, testigos, fotografías, actas de Inspección de Trabajo, partes de baja y, también, la acreditación sanitaria de un perito médico especialista en psicología o psiquiatría.

En las denuncias por acoso laboral se aplica la regla general de los procedimientos penales, es decir, que el denunciante sea quien deba aportar las pruebas, con la excepción de que se vulnere un derecho fundamental, como en casos de discriminación.

Por ello, en la mayoría de los casos, el trabajador simplemente tendrá que presentar indicios que muestren la existencia del acoso ante el tribunal. La otra parte, por norma general, intentará demostrar que no se trata de una conducta de acoso y que existe una causa objetiva y razonable para adoptar determinadas conductas.

En la gran mayoría de veces, existe un serio problema para demostrar la existencia del acoso laboral, ya que se suele desarrollar con determinada normalidad y sin rastro por escrito. Se puede denunciar sin pruebas, pero es recomendable contar con ellas para que prospere la denuncia.

Buscar un abogado laboralista

El siguiente paso, cuando hemos recabado todas las pruebas necesarias, es importante buscar a un abogado laboralista experto en la materia para que nos asesore de la mejor forma posible. Si el abogado considera que hay claramente un caso de acoso laboral, hay que ir por la vía judicial.

Trámites

Para denunciar un caso de acoso laboral, es importante seguir algunos pasos. En primer lugar, se puede denunciar ante la Inspección de Trabajo para que un inspector constate directamente y de manera personal los hechos denunciados mediante una visita al trabajo. Se trata de una de las mejores pruebas, puesto que las actas de este organismo se consideran de alta veracidad, objetividad e imparcialidad.

En segundo lugar, se puede acudir al procedimiento de tutela de derechos fundamentales y libertades públicas que regula la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social. Gracias a su carácter de urgencia, se tramitará de forma más rápida.

En tercer lugar, el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores señala que la víctima puede exigir una indemnización laboral para extinguir el contrato, ya que se han modificado las condiciones laborales de tal manera que se está perjudicando su dignidad. La indemnización equivale a un despido improcedente.

Por último, cuando el acoso ha finalizado, si la víctima lo ve conveniente, puede solicitar una indemnización por daños y perjuicios que le compense todo lo sufrido a lo largo de los años en los que se ha visto sometido a esta situación.

Aspectos legales

El acoso laboral implica consecuencias legales El acoso laboral implica consecuencias legales, imagen de sustitución
El acoso laboral implica consecuencias legales Envato Elements

El Código Penal recoge leyes al respecto. El artículo 173.1, por ejemplo, contempla penas de prisión desde seis meses hasta los dos años para las acciones de acoso hostiles o humillantes contra un empleado en el ámbito laboral o funcional aprovechando la posición de superioridad.

Si se atenta contra la integridad moral, con lesiones con lesiones o daños a la vida, integridad física, salud, libertad sexual; el artículo 177 contempla penas separadas para cada una de las acciones, excepto cuando el delito concreto ya esté castigado por la ley.

Por último, el artículo 184 contempla penas de prisión de tres a cinco meses o multa de seis a diez meses si se solicitan favores sexuales que provoquen en la víctima una situación gravemente intimidatoria, hostil o humillante dentro del ámbito laboral. Si en este caso, la víctima es especialmente vulnerable (por su edad, enfermedad o situación), se castigará con una pena de prisión de cinco a siete meses o con una multa de diez a catorce meses. Si el culpable de acoso sexual hubiera cometido los hechos prevaliéndose de una situación de superioridad laboral, docente o jerárquica y causando en la víctima un mal relacionado con las expectativas que pueda tener en dicho ámbito, se castigará con una pena de prisión de cinco a siete meses o multa de diez a catorce meses. Si en este caso, la víctima es especialmente vulnerable, se castigará con una pena de prisión de seis meses a un año.

Por otro lado, el Estatuto de los Trabajadores y la Constitución Española reconocen la prohibición de discriminar directa o indirectamente a cualquier empleado por razones de sexo, estado civil, edad, origen racial o étnico, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, afiliación o no a un determinado sindicato o lengua, entre otras.

La Constitución Española reconoce el derecho al honor de todos los ciudadanos y el artículo 17 del Estatuto de los Trabajadores anula todas las órdenes del empresario que supongan un trato desfavorable como represalia a una reclamación efectuada a la empresa. Además, el artículo 19 obliga a garantizar una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Además, cabe destacar que el artículo 8 de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social establece como sanciones muy graves: que el empresario lleve a cabo acciones contrarias al respeto a la intimidad y consideración debida a la dignidad de los trabajadores; decisiones que impliquen la discriminación directa o indirecta desfavorables de cualquier tipo o cualquier causa, así como el trato desfavorable a los empleados por reclamar un derecho; además del acoso sexual que se produzca dentro del ámbito laboral.

Artículos recomendados

Comentarios