5 claves para sobrevivir a San Valentín tras una ruptura

5 claves para sobrevivir a San Valentín tras una ruptura

Que te rompan el corazón es una mierda y más cuando es el día de San Valentín, pero mantén la calma porque tenemos la solución para ti.

Vida Itahisa Hernández Itahisa Hernández 14 Febrero 2019 12:00

Corazones por aquí y por allá. La ciudad bañada en los colores del amor: rosado y rojo. Ramos de flores por doquier y ofertas especiales en restaurantes para parejitas enamoradas o en proceso de. Tienes toda la razón. Parece que todos a tu alrededor conspiran para que seas consciente y recuerdes San Valentín, esa fecha tan señalada en el calendario para algunos. Y tú, con el corazón roto tras una ruptura sentimental, solo quieres que morirte un poquito. Pero que "no panda el cúnico" porque vamos a ayudarte a que el día pase lo más rápido posible. 

Tienes dos opciones, o regodearte en la más absoluta mierda, o tirar para adelante sin mirar hacia atrás y tener el mejor día de tu vida. Vale sí, esta última opción suena mucho a taza de Mr. Wonderful, pero sabes que tenemos razón. Saltar de la cama al sillón con la manta hasta las orejas, comer todo lo que se te cruce por delante y dormir hasta que sea 15 de febrero suena maravilloso pero no es la solución. Por eso, queremos recetarte una serie de remedios contra el corazón roto en esta fecha. 

1 El día es tuyo

Puedes sobrevivir a San Valentín

Puede ser que ahora mismo odies a todo aquel que te venga con una frasecita motivadora y optimista. Pero espera un momento, te sorprenderá lo bien que te puede venir. ¿Te acuerdas de todos esos planes que has querido hacer pero los has dejado para otro momento? Pues hoy es el día

Lo más importante de todo es establecer una cita contigo misma. Está comprobado que cuanto más nos mimamos, con más seguridad afrontamos todos los problemas que se nos pongan delante. Por eso, piensa que tienes un montón de horas para hacerlo.

Aunque no tengas ganas, vete al gimnasio después del trabajo o las clases, pero vete con calma, a relajarte y hacer lo que realmente te apetece y te gusta. También deberías aprovechar el día para canjear ese cheque regalo que te hicieron por navidad o por tu cumpleaños y vete a darte el masaje que tan bien te va a venir. Haz lo que sea, pero la clave está en hacerlo. Al final del día verás como todo ha pasado tan rápido que no te ha dado tiempo de pensar en tu ex-maldito.

2 Admite que estás triste

Del drama de San Valentín se puede salir

¡Eh! No estamos diciendo que todo tenga que ser maravilloso y estupendo. Tener un mal día es igual de sano. Llorar todo ese dolor y rencor, porque todos sabemos que hay mucho rencor acumulado, es necesario. Pero tampoco te ahogues en la tristeza, no nos vayamos a pasar. 

Si no te apetece nada salir a la calle, no te fuerces a ello, porque muchas veces hacerlo no soluciona nada, sino que lo empeora. En el caso de que sea así te recomendamos dos amigos incondicionales, de esos que nunca te van a fallar hagas lo que hagas: Glovo y Netflix. Te aseguramos que son maravillosos y sin moverte del sillón, oye. 

3 "Somos un montón de gente"

Criticar y beber con las amigas en San Valentín, el mejor plan

No estás solo y lo sabes. Bueno, a ver, si ahora mismo todos tus amigos y amigas tienen pareja hay que reconocer que estás completamente jodida. Pero si no es así, reúnete con todos los solteros que conozcas y vayan a cenar al mejor restaurante de la ciudad para así despotricar de todas las parejas que haya a vuestro alrededor. Porque muchas veces criticar es mano de santo. 

Lo que está claro es que rodearte de todas las personas que te quieren y celebrar por ello, aunque tu ánimo esté por los suelos, va a hacer que por ese ratito te sientas feliz y pletórica y, sobre todo, afortunada. Pero, por supuesto, tendréis que acabar la noche en el bingo para que el día sea redondo. 

4 Escapa del caos

Desconecta en San Valentín

Efectivamente volvemos al lado zen, pero te aseguramos que es lo más efectivo que hay. Pide el día libre y conecta con lo que más paz te dé, como por ejemplo, la naturaleza. Huye del caos de la ciudad y vete al mar, si tienes la suerte de tenerlo cerca, o al monte. Aunque también nos vale el parque que hay al lado de tu casa. La cuestión es estar en un lugar donde nada te recuerde que es San Valentín y te ayude a enfrentar el futuro de otra manera, aunque de eso hablaremos más adelante. 

Te acaban de romper el corazón y ahora mismo crees que es una de las peores cosas que existen. Hay quienes afirman que evadir la tristeza no es efectivo a largo plazo, porque puede que estés tapando ciertas emociones. Puede que sea verdad. Pero esos momentos de soledad y paz los puedes aprovechar para enfrentar todas esas emociones que en el día a día estás obligada a obviar. 

5 La mirada puesta en el futuro

Pasa página, que el futuro te espera

Hacer planes de cómo enfocarás tu vida a partir de ahora te ayudará a olvidar qué día es hoy y, sobre todo, debes marcarte metas. Márcate este día como el primero en que empezaste a olvidar y superar la ruptura o el desamor que viviste días antes. Empieza a olvidar el pasado enfocando tu atención en el futuro. Porque estar estancado en lo que pasó es lo más perjudicial. 

Por ello, cada 14 de febrero que estés soltero, dedícate el día a ti, a fomentar tu amor propio y a regalarte todo aquello que siempre has querido. Porque desde que empieces a valorarte, tu visión sobre lo que pasaste cambiará por completo. ¿Y cómo se hace eso?, te preguntarás. Se consigue llorando mucho y aceptando todo lo que ha pasado. Por lo tanto, ahora bébete una copa de vino a tu salud y a la nuestra. 

Comentarios