Buscar
Usuario

Política

C's sospecha que el PP de Ayuso "vuelve a hacer de las suyas" en la Comunidad de Madrid

El actual gobierno de la Comunidad de Madrid ha enfrentado varias dimisiones sin alcanzar los cien días de gobierno.

C's sospecha que el PP de Ayuso "vuelve a hacer de las suyas" en la Comunidad de Madrid

Cisma en Madrid. La relación entre los líderes regionales de PP (Isabel Díaz Ayuso) y Ciudadanos (Ignacio Aguado) se encuentra en uno de los peores momentos, algo que se escenifica incluso en las labores de gobierno.

A diferencia de lo que sucede en la capital, donde José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís han trabajado una buena relación; en la Comunidad se aprecian dos gobiernos completamente diferenciados.

El propio vicepresidente, el naranja Ignacio Aguado, ha aparecido en actos representando al Gobierno en materias que no se corresponden con su cartera y sin avisar a los miembros del PP. Uno de ellos se produjo tras la reunión con la Asociación de Víctimas del Terrorismo anunciada por el propio vicepresidente, que no tiene competencias en esta materia y le corresponden a Enrique López (PP). En este caso, Aguado actuó más como un presidente alternativo que como un miembro más de un Ejecutivo unificado.

No obstante, las sospechas sobre una posible estocada a Isabel Díaz Ayuso han crecido durante las últimas semanas. Hay quien piensa que el actual consejero de Transportes y expresidente de la región, Ángel Garrido, se marchó con todo tipo de información que ahora dosifica para dañar a quien fue su antigua subordinada, con quien ni se dirige la palabra. La última en alimentar estas teorías, cada vez más extendidas entre el resto de grupos, ha sido la líder de VOX, Rocío Monasterio, que asegura que Ciudadanos quiere acabar con Ayuso para colocar a Aguado como presidente.

Pero las discrepancias no se limitan a las presuntas actuaciones de los naranjas. En Ciudadanos hay serias sospechas de que sus socios del PP están empezando a  "hacer de las suyas" y ya empiezan a sonar los arrepentimientos por no haber investido al socialista Ángel Gabilondo.

Las sospechas de la formación naranja no son meras conjeturas, sino que se basan en la experiencia. El actual Ejecutivo aún no ha alcanzado los cien días, lo que no ha impedido forzar varias dimisiones de altos cargos por prácticas poco edificantes: un secretario general de Sanidad imputado en la Púnica, la presidenta de Avalmadrid por los chanchullos que se han registrado en ese organismo y la directora general de Educación Concertada por plagiar su tesis. Además, la propia Ayuso está implicada en Avalmadrid y mantiene un auténtico pulso con Ciudadanos, que exige desvincular al Gobierno de esta entidad opaca.

El problema: Ciudadanos solo ha colocado jefes, pero no cargos medios

El poder de Ciudadanos en la región es más mediático que real: Aguado es portavoz y su equipo está formado por gente del PP "El poder de Ciudadanos en la región es más mediático que real: Aguado es portavoz y su equipo está formado por gente del PP"

El acuerdo de Gobierno ha permitido colocar a miembros de Ciudadanos en puestos de relevancia, en especial a Ignacio Aguado que se encarga de la portavocía del Ejecutivo regional.

Sin embargo, el aparente poder que ostentan los naranjas es una total fachada: la gran mayoría de cargos medios que dirigen la Administración madrileña pertenecen al PP, algunos han sido recuperados de la era más dura de la corrupción tras el retorno del aguirrismo que representa Isabel Díaz Ayuso y, en la mayoría de los casos, no ha habido alteraciones.

Ahí se encuentra principalmente el problema: "En realidad siguen manejando los hilos los mismos que lo llevan haciendo desde hace 24 años", ha asegurado una fuente del gobierno a Vozpópuli. El propio Ignacio Aguado, que presume de portavocía, no tiene en sus manos el control de la Dirección General de Comunicación, que depende de la consejería de Presidencia (María Eugenia Carbadello, del PP) y continúa plagada de cargos populares.

La consejera de Presidencia y destacada aguirrista, María Eugenia Carbadello, es la responsable del equipo de comunicación detrás de Ignacio Aguado "La consejera de Presidencia y destacada aguirrista, María Eugenia Carbadello, es la responsable del equipo de comunicación detrás de Ignacio Aguado"

El lodazal que todavía representa el PP madrileño y los malos hábitos aprendidos durante décadas podrían poner en jaque el futuro de todo el gobierno y no solo afectar a la parte que le toca a los populares.

De hecho, dentro de las filas naranjas crecen los que auguran poco futuro a este gobierno de coalición y se temen un adelanto electoral, en el caso de que no haya una moción de censura con Ángel Gabilondo como candidato, donde los naranjas aspiren a tocar poder.

El caso Cifuentes, donde se mantuvo al PP en la presidencia, ocurrió a un año de las elecciones, lo que impedía su adelanto porque así se recoge en el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid. Pero, si ocurre antes...¿habría que forzar ese adelanto? Las perspectivas para Ciudadanos pueden ser muy malas, en plena debacle electoral a nivel nacional y manchado por la corrupción de un gobierno del que formaron parte cuando venían a regenerar la política.

La misma situación que en Castilla y León

Todo lo sucedido en la Comunidad de Madrid es similar a la situación que se vive en Castilla y León, donde PP y Ciudadanos han organizado un gobierno de coalición, a pesar de las reticencias iniciales del candidato naranja Francisco Igea.

Igea, que ahora es vicepresidente de la Junta, apostó abiertamente por apoyar a los socialistas y de ahí nació su candidatura de primarias en contra de la expopular Silvia Clemente, que terminó dimitiendo tras unas primarias plagadas de irregularidades.

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP, izq) y el vicepresidente Francisco Ige (Ciudadanos, dcha) "El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP, izq) y el vicepresidente Francisco Ige (Ciudadanos, dcha)"

El líder de Ciudadanos en la región, enfrentado en un primer momento a Albert Rivera, ha recompuesto relaciones y finalmente ha aceptado la línea nacional de pactos que llaman a considerar al PP como 'socio prioritario'.

Por el momento, las reticencias se encuentran ahí aunque el gobierno funciona. Pero la dirección de Igea sospecha que el gobierno regional podría terminar en cualquier momento, a pesar de que el nuevo presidente popular, Alfonso Fernández Mañueco, se ha desvinculado completamente de un pasado en el que no hay grandes escándalos de corrupción, a diferencia de Madrid. Sin duda, la situación es mejor que en la Comunidad, pero hay gran desconfianza por parte de los naranjas.

Artículos recomendados

Comentarios