Buscar
Usuario

Televisión

Las 5 claves de Eurovisión Junior 2020

El festival infantil afronta su decimoctava edición marcada por la crisis sanitaria. Doce países lucharán por la victoria.

Las 5 claves de Eurovisión Junior 2020 Las 5 claves de Eurovisión Junior 2020

Foto: RTVE

Eurovisión Junior 2020 pasará por ser el primero que se celebró en medio de una pandemia, y el primero de la historia que no tuvo actuaciones en directo. En plena crisis sanitaria, la UER y la TVP (Televisión Pública Polaca) se propusieron celebrar a toda costa un festival que encontró la opción telemática como única tabla de salvación del evento. Tras la cancelación del senior, este Junior sirve no solo como decimoctava edición del certamen, sino también como banco de pruebas para un Eurovisión senior que aún muestra dudas de si podrá contar con más de cuarenta delegaciones en Países Bajos.

Ante esta tesitura, no podemos negar que se haya quedado un certamen un tanto descafeinado. Con apenas doce delegaciones y bajas de peso como las de Italia, Portugal, Gales o Armenia (la última en caer), desde el año 2012 no habían tan pocos países en liza. Con un sinfín de problemas, el JESC de 2020 presentará una serie de peculiaridades que forman parte de la historia de Eurovisión. En 60 años no habíamos vivido algo así, de manera que es momento de repasar esos hechos que nunca habían pasado y que hoy sí tienen lugar en el Eurofestival.

1 La llegada de la realidad aumentada

Este es el escenario del JESC 2020 "Este es el escenario del JESC 2020"

Si bien el Eurovisión convencional no permite el uso de la realidad aumentada básicamente porque alteraría un evento con público dejando la exclusividad de la actuación para el que lo ve en su casa desde la tele, este Eurovisión Junior telemático sí ha abierto la puerta a la realidad aumentada. 

En este festival de Chroma, las delegaciones han podido apostar por esta innovación levemente, mientras la gala en sí basa el evento en su implementación completa. Tanto el plató como las actuaciones del descanso explotan este método, dejando una sensación futurista en cámara que no es más que un mar de elementos verdes en el estudio de Varsovia en muchas ocasiones. 

Después de verlo muy presente en los EMA estos últimos dos años, la realidad aumentada ha sido una solución que a saber si la UER se planteará aceptar en un futuro en una Eurovisión convencional. Como muestra, os dejamos el himno del certamen cantado por Viki Gabor, donde prácticamente sin moverse la cantante prácticamente viaja por el espacio. 

2 El debut de Alemania

Susan será la primera representante teutona de la historia "Susan será la primera representante teutona de la historia"

Lo del Big-5 con Eurovisión Junior es una cosa un poco extraña. Si bien en los últimos años países como Francia o España han vuelto al certamen, siendo un influjo de energía importante para un festival que no andaba pasando su mejor momento, otros países como Italia o Reino Unido le han cerrado su puerta, este último permitiendo en los pasados años que acudiera Gales, la que este año ni se presenta.

Sin embargo, el último en dar la sorpresa ha sido Alemania. La ARD, a través de su canal infantil KIKA, desembarca por primera ocasión en Eurovisión Junior, garantizando una gran cuota de mercado a un festival que necesita como el comer mercados más allá de los de Europa del Este. 

Susan y 'Stronger With You' será la primera abanderada teutona, la que ha estado marcada por la polémica al dilatarse la grabación de su actuación hasta esta misma semana al estar la chica en cuarentena por Covid-19. Apostando por una balada sencilla y poco pretenciosa, podrán sorprender en el televoto a bien seguro. 

3 ¿El triplete polaco?

Ali Tracz podrá ganar el JESC por tercera vez para su país "Ali Tracz podrá ganar el JESC por tercera vez para su país"

Es innegable afirmar que Polonia se ha convertido en el gigante de Eurovisión Junior en los últimos años. Con dos victorias consecutivas, el anfitrión, bien aupado por la posibilidad de votar el seguidor a su propio país, arrasó el año pasado con Viki Gabor en un televoto que este año podría tener color polaco de igual forma. 

Gracias al despliegue de la TVP en promoción (algo que en las pasadas semanas se le ha echado de menos a TVE para los fans), Ali Tracz, la representante de este año, podría conseguir ganar el festival en tres ediciones consecutivas, un hecho histórico nunca visto en el Junior, y solo observado en una ocasión en el Senior con la gran Irlanda de inicios de los noventa. Apostando este año por un mid-tempo con aires de balada, a diferencia de 2018 y 2019 'Ill Be Standing' no está sonando como gran favorita en la cita, aunque el televoto podría solucionar cualquier problema que tuviera en el jurado el tema. ¿Veremos el triplete? Solo España, Francia y quizá el impulso alemán podrán evitarlo. 

4 ¿Un año sin actuación ganadora?

Roksana Wegiel en su actuación ganadora en 2018 "Roksana Wegiel en su actuación ganadora en 2018"

De toda la vida, un festival de Eurovisión acaba siempre con una Winning Performance. Sin embargo, en un Junior tan extraño como este de 2020, donde las actuaciones llevan grabadas un mes, la conexión de los candidatos con la actualidad de la gala no pasará más que por una cámara a cada uno en su televisión local, para conocer sus reacciones durante las votaciones. 

Este hecho hace que no tengamos presumiblemente que conformar con la actuación del país ganador repetida al finalizar, ya que nos apuntaban fuentes cercanas al certamen que no se había grabado ninguna actuación ganadora por si acaso, al mismo tiempo que apenas se había pedido por parte de la UER una cámara para la representante y otra para la portavoz. 

Después de un año donde las llamadas por Zoom han protagonizado nuestra vida, nos tocará vivir otra parecida con las votaciones de un Junior que como siempre prometen sorpresa. 

5 Soleá y la posibilidad de una segunda victoria para España

Soleá tras su actuación en el JESC 2020 "Soleá tras su actuación en el JESC 2020"

Desde el tercer puesto de Melani García hace un año en Giwlice-Silesia, el fan español a Eurovisión se ha quedado con hambre de una victoria en el Junior. Con el atenuante de saber que cada país puede votarse a sí mismo, las organizaciones de eurofans para obtener votos han sido titánicas, con el objetivo de vencer un televoto que se quedó lejos el año pasado, obteniendo Polonia prácticamente 50.000 votos más que el fandom español para 62 puntos en el tanteo del certamen. 

Por ello, desde la salida de Palante, a Soleá le acompaña un aura de ganadora, al ser un pack musical tremendamente efectivo, una canción moderna y positiva, y un tema que no pierde ese toque infantil que necesita el Junior. A falta de verla entera realizada (ella siquiera la ha visto), Palante puede sufrir con una realización quizá un tanto oscura para lo que es la canción, un hecho que esperemos no penalice el televoto. Respecto al jurado, habrá que cruzar dedos para que en un mar de baladas, el siempre estilo clásico de los jurados no se hagan decantar por alguna de ellas antes que por la apuesta de TVE. 

Con todo ello, somos de los que pensamos que quizá el Marte de Melani contaba con más enteros que Palante para vencer el festival, si bien Palante presenta algo completamente distinto a todo lo que podamos ver en las otras once canciones participantes. 

Sea como sea, y con la premisa de queTVE no se negaría a celebrar el certamen en caso de victoria el año que viene, nunca está mal recordar que Eurovisión Junior no es más que un certamen de niños donde el resultado es accesorio, y donde, a falta de ver la actuación completa, la pública siempre suele hacer su trabajo de manera redonda, probablemente bastante mejor que en el Senior. 

Solo nos queda desearle la mejor de las suertes a Soleá, que contagie su carisma y alegría a toda Europa, y a usted que no se le olvide pasar a votar por ella. En tiempos de pandemia, la música es la mejor solución para mirar Palante. 

Artículos recomendados

Comentarios