Buscar
Usuario

Ciencia

El científico que trabajó con Hawking asegura haber hallado restos de un universo anterior

Se trata de espirales de luz que serían las huellas de los agujeros negros que sobrevivieron a la destrucción del universo anterior al Big Bang.

Roger Penrose, el físico que trabajó junto con Stephen Hawking en varias ocasiones, asegura haber encontrado restos de un universo anterior al nuestro. Se trata de unas espirales de luz que serían las huellas de los agujeros negros que sobrevivieron a la destrucción del anterior universo al Big Bang. 

Esta conclusión la ha sacado en claro con un grupo de investigadores y la ha publicado en Arxiv.org en donde asegura que lo que han visto es "el remanente final de un agujero negro que se evaporó en el eón anterior". Y es que de esta manera Penrose  confirmaría una de sus teorías, la conocida como 'Cosmología Cíclica Conforme (CCC)', es decir, que el Universo pasa por una serie infinita de ciclos denominada eones durante los cuales primero se expande y después se comprime hasta convertirse de nuevo en un punto.

Esto podría permitir que, bajo, ciertas condiciones, la radiación electromagética sobreviviera a la destrucción de un Universo y formen parte del siguiente. Esos restos son los que el científico británico y sus compañeros habrían visto en el Fondo Cósmico de Microondas (CMB), que como bien definen en la información ofrecida por ABC son "la débil radiación residual del Big Bang que impregna por completo el Universo en que vivimos". 

Roger Penrose "Roger Penrose"

Esos restos que denominan espirales de luz los han bautizado como 'puntos de Hawking' en honor al astrofísico Stephen Hawking. Y es que fue él quien aseguró que los agujeros negros emitían pequeñas cantidades de radiación electromagnética y que con el paso del tiempo desaparecían por completo. Sin embargo, hasta ahora nadie había sido capaz de ver los restos de esa radiación del Universo anterior. 

Explicación

Según el físico, los 'puntos de Hawking' aparecen con claridad en un mapa creado por BICEP2, un radiotelescopio situado en el Polo Sur con el que el 2014 enontraron una serie de remolinos de luz polarizada en el CMB y los científicos que trabajan con el BICEP2 aseguraron que esos remolinos -llamados 'Modelos B- se originaron por las ondas gravitacionales de la inflación, el crecimiento del Universo después del Big Bang. Sin embargo, el propio Penrose y su equipo la razón es otra.

Ellos se fijaron en un punto concreto del mapa de BICEP2, el cual aparece rodeado por un anillo de luz polarizada que, según explica Perose, presenta una gran diferencia en sus partes internas y externas. Es decir, que se trata de agujeros negros de un Universo anterior evaporados a través de la radiación Hawking. ¿Qué sucede? Que la teoría CCC garantiza que la energía de un agujero negro que se evapora se comprimiría en un punto diminuto a medida que el universo encongiera antes de expandirse en un nuevo ciclo.

Aunque todo podría cuadrar,  Penrose advierte de que no pueden ver los 'puntos Hawking' en los datos porque las mediciones del Fondo Cósmico de Microondas "sólo" datan de 380.000 años antes del Big Bang, pero también asegura que sí que se pueden observar los anillos luminosos. 

Artículos recomendados

Comentarios