Buscar
Usuario

Noticias

Chiquetete se carga la ilusión de los niños al quitarse el disfraz de Rey Mago

El cantaor se quitó el disfraz de Melchor con el que fue a repartir regalos a los niños declarando su verdadera identidad ante un público estupefacto.

El 6 de enero es uno de esos días en los que la ilusión y la alegría pueblan cada casa del mundo, hoy han llegado los Reyes Magos y han traído los regalos a esos niños que a lo largo de este año han sido buenos y merecedores de estos regalos. Sin embargo, a veces los adultos no se comportan como deberían en estas fechas donde siempre la ilusión e inocencia de los niños debe prevalecer sobre todas las cosas, cosa que el cantante Chiquetete no ha alcanzado a comprender dada su metedura de pata.

El cantante de flamenco acudió al colegio de las Hermanas de la Cruz de Carmona en la localidad de Sevilla, donde ataviado de Rey Melchor haría las delicias de los niños presentes gracias a la presencia de sus majestades que además entregarían regalos por adelantado a los presentes, o al menos esa era la intención. Chiquetete al poco de empezar ya directamente se quitó la corona y la barba del rey más anciano de los tres. Parece ser que mantener el atuendo durante la entrega era demasiado engorroso y molesto para el cantante, lo que ya hacía presagiar que la escena no sería halagüeña.

Tras este comienzo en el que los niños y padres ya quedaron en shock, Chiquetete tomó el micrófono y empezó a dar un discurso en el que directamente, tras indicar que había "trabajado en muchas partes del mundo", descubrió su verdadera identidad: "Yo soy cantante, yo soy Chiquetete".

La situación del todo dantesca prosiguió con unos presentes estupefactos y sobretodo unos niños a los que se les había truncado la ilusión. El cantante siguió con su discurso para después ponerse a cantar. La situación logro frenarse tras un pequeño aplauso que sirvió de colofón a su discurso. El rey Baltasar tuvo entonces que intervenir para coger el micrófono y evitar que la metedura de pata continuase. Se prosiguió con la entrega de regalos con la mayor naturalidad posible tras tan desagradable situación que a buen seguro los padres de los niños tendrían que dar una explicación posterior.

Las redes se mofan e indignan ante la situación

Nuevamente las redes fueron testigos de la situación y tomaron el asunto de maneras muy diferentes entre las risas y la indignación ante una escena en la que los niños eran los principales perjudicados.

Artículos recomendados

Comentarios