Buscar
Usuario

Política

Cataluña podría quedar fuera de España: ¿Qué va a pasar el 10-O?

El pleno de este martes 10 de octubre presenta una serie de incógnitas que dependerán del golpe de timón del presidente catalán.

España enfrenta este martes 10 de octubre su día más tenso desde la época de la Transición: el pleno del Parlament puede declarar la secesión de Cataluña de manera unilateral, lo que implicaría la salida de España y la posición de un Govern que deja inmediatamente de acatar la soberanía española.

El president Puigdemont había asegurado y prometido que declararía la independencia acatando los resultados del Referéndum ilegal del pasado 1 de octubre, a pesar de la baja participación y de que los partidarios del 'NO' dejaron de acudir al no reconocer la consulta: el 90% votó a favor de la salida de España, unos datos que no parecen corresponderse con la verdadera realidad de la sociedad.

Puigdemont se comprometió firmemente a llevar los resultados del referéndum ante el Parlament "Puigdemont se comprometió firmemente a llevar los resultados del referéndum ante el Parlament"

Sin embargo, el desarrollo de los acontecimientos no facilitado una Declaración Unilateral de Independencia (DUI). Primero, por la división entre las propias filas del PdeCAT, con una secretaria general (Marta Pascal) en contra. En segundo lugar, por el éxito de la manifestación a favor de la unidad de España: una gran parte de catalanes no quiere la independencia.

Pero el punto más determinante es el siguiente: el peligro a que haya un colapso económico. El sector empresarial está presionando de una manera especialmente dura para frenar una DUI, tanto a Puigdemont, como a Junqueras, su vicepresidente, que está intentando jugar el papel de 'poli bueno' en toda esta ronda de pseudonegociaciones.

Con la mayoría de la banca catalana fuera del hipotético país, sin el apoyo del Banco Central Europeo, sin moneda propia... ¿qué quedaría en Cataluña? Los expertos temen que, en medio de este clima de desconfianza, la gente comience a retirar sus depósitos ante una más que posible devaluación de la moneda, lo que llevaría a iniciar un corralito de consecuencias devastadoras. 

En medio de toda esta situación crítica, el Govern tiene tiene que escoger un camino y, según todo apunta, lo hará durante las próximas horas.

1 Declaración retórica

La declaración retórica es la vía que cuenta con mayores posibilidades en este momento "La declaración retórica es la vía que cuenta con mayores posibilidades en este momento"

Es la posibilidad más probable a estas alturas. Puigdemont ha jugado una apuesta a 'todo o nada' y obviar ahora que se comprometió a declarar una DUI en base a los resultados de su referéndum sería arriesgado para su figura política.

Las entidades soberanistas están ejerciendo presión, con una manifestación convocada por la ANC rodeando el Parlament con la que se quiere garantizar la proclamación de la medida. 

Por otro lado, el poder financiero sigue presionando y el temor a una quiebra del futuro país es evidente. Quizás conocedor de todos estos problemas, el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, se ha mostrado dispuesto a tolerar una declaración de independencia si solo es retórica. La retirada de las declaraciones en las que Puigdemont apostaba por una DUI en TV3, también apuntan en esta dirección.

El problema en este punto es: ¿cómo se puede gestionar esta situación? ¿Cómo se proclama una independencia sin hacerla efectiva? ¿Y la presión de los manifestantes del 1-O y de formaciones como la CUP, que han apostado todo a la secesión?

2 Convocatoria de elecciones y vía eslovena

Ramón Tremosa es un firme defensor de la vía eslovena "Ramón Tremosa es un firme defensor de la vía eslovena"

Llegado el caso, el siguiente punto sería una declaración de elecciones autonómicas inmediata. El Govern necesitaría el respaldo de las urnas para fortalecerse y ganar poder de cara a una más que posible (y necesaria) negociación con el Gobierno central.

En este caso, se llevaría a cabo la vía eslovena, defendida por voces importantes del PdeCAT como el eurodiputado Ramón Tremosa y que propone que la declaración de independencia quede inmediatamente suspendida tras ser proclamada. La intención es crear un punto de partida para forzar una negociación con La Moncloa.

Esta fue la vía que empleó Eslovenia en 1991 cuando se separó de Yugoslavia, una decisión que llevó a la denominada como Guerra de los diez días, conflicto de baja intensidad y que le separó de la dramática guerra de Yugoslavia. Sin embargo, la posibilidad de un conflicto armado en el asunto catalán se da por descartada prácticamente al completo.

Con estos movimientos, debería de iniciarse una ronda de negociaciones que, a todos los efectos, debería de terminar en un referéndum pactado y con garantías, tal y como reclama el 80% de la población catalana, tanto independentista como no secesionista.

3 ¿Declaración formal?

La ANC está presionando para que la DUI se haga efectiva "La ANC está presionando para que la DUI se haga efectiva"

Puigdemont siempre perteneció al entorno independentista y su elección como sustituto de Mas tras el acuerdo de investidura firmado con la CUP no fue baladí: es un firme defensor de la secesión.

Llegados a este punto, podría plantearse: ¿y si Puigdemont hace una declaración formal de independencia? En dicho caso, la situación sería caótica: la fuga de empresas se plasmaría, con la huida de capitales consiguiente y la pérdida de capital humano que supondría el traslado de importantes corporaciones a otros territorios.

Junto al corralito, la financiación de los servicios esenciales en Cataluña sería muy complicada. Los bonos de deuda que emite la región están calificados como 'bono basura' por parte de las agencias de calificación internacionales, una situación que se complicaría con la situación de inseguridad jurídica que se plantea.

Por otro lado, se iniciaría un conflicto entre cuerpos de seguridad de consecuencias imprevisibles. Las entidades soberanistas como la ANC quieren que la DUI se plasme en la realidad. Para ello, esperan que los Mossos cierren los órganos del Gobierno central que permanecen en Cataluña y controlen rápidamente puntos estratégicos como los núcleos de transporte.

La Policía Nacional, para evitarlo, ya se ha desplazado a los principales aeropuertos y hacia la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, lo que ocasionaría un conflicto real.

Además, el Gobierno español (así como Europa) no reconocerían la hipotética república catalana, por lo que según se desarrolle la situación podría suspender la autonomía (art. 155) o declarar el Estado de sitio (116). Ninguna situación parece beneficiosa para ninguna de las partes.

Una incógnita

Tan solo el círculo más íntimo del president sabe qué decisión tomará ante el Parlament "Tan solo el círculo más íntimo del president sabe qué decisión tomará ante el Parlament"

Lo que sucederá parece, por el momento, una completa incógnita y tan solo el círculo más cerrado del president parece conocer la decisión que tomará mañana, en un pleno que parece que se presentará tenso.

Puigdemont ya ha declarado que se encuentra preocupado por la salida de empresas de Cataluña y las declaraciones de Rajoy (poco dado a hacer concesiones al secesionismo) asegurando que toleraría una declaración retórica, apuntan a una posibilidad: que, efectivamente, el Govern declare de mera palabra la DUI, que justifique que las circunstancias hacen imposible su aplicación efectiva y que prometa abrir una vía de diálogo para encontrar una salida pactada.

No tomar esta decisión, tal y como todo apunta, podría abrir un escenario de incertidumbre y tensión que no beneficia a ninguna de las partes. Ahora queda esperar para saber cómo actuará la Generalitat en este órdago.

Artículos recomendados

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados