Buscar
Usuario

Noticias

Los forenses corrigen a la Guardia Civil: la autopsia confirmará que Laura no murió el primer día

La joven zamorana pudo haber estado retenida durante los días en la casa de Montoya, cuando ya era el principal sospechoso.

Laura Luelmo no fue asesinada el primer día en el que fue retenida por Bernardo Montoya. Esta es la contundente afirmación que ha pronunciado el equipo de forenses encargado de investigar el caso y que desmonta la hipótesis que había mantenido la Guardia Civil hasta el momento.

Este punto dejaría en cierta posición incómoda a la Benemérita, que se había situado frente a la puerta investigando la desaparición en los días posteriores y con Montoya como principal sospechoso. Una capacidad de reacción que pudo no haber llegado a tiempo.

Según el informe emitido por la Sociedad Española de Medicina Legal y Forense al que ha tenido acceso Efe, "los análisis complementarios, que se deben emplear, no suelen corregir de modo sustancial la primera predicción, raramente supondrán una rectificación importante a las conclusiones obtenidas a partir del examen del cadáver".

A pesar de todo, la Guardia Civil continúa manteniendo la hipótesis de que Laura murió el mismo día en el que fue secuestrada. Este conflicto ha llevado a que el equipo de forenses se haya levantado, reclamando respeto por las competencias de los distintos profesionales que trabajan en la investigación del caso.

Montoya enfrenta prisión permanente revisable por el asesinato de Laura Luelmo "Montoya enfrenta prisión permanente revisable por el asesinato de Laura Luelmo"

Continúan las investigaciones

Mientras tanto, los restos de la joven continúan en el Instituto Anatómico Forense de Huelva a la espera de que se realicen las pruebas complementarias para la autopsia definitiva. Por ello, no hay constancia de la fecha exacta en la que se trasladarán a Zamora para realizar el entierro.

La familia ha asegurado que espera que este traslado se produzca "cuanto antes", pero una vez que la autopsia sea ya definitiva. El autor confeso está en prisión, pero mantiene ciertas contradicciones en su testimonio que deberán ser demostradas con las pruebas que se están realizando.

El propio Montoya, que cuenta con un historial especialmente reincidente, ha asegurado  ante la magistrada que espera "que le metan en prisión porque si no lo iba a volver a hacer". Por ello, la acusación ha pedido una pena de prisión permanente revisable.

Artículos recomendados

Comentarios