Buscar
Usuario

Noticias

Los cárteles mexicanos de la droga, en guerra por el mercado del aguacate

Los cárteles mexicanos no comercializan con droga, sino que ya lo hacen con cualquier tipo de producto, especialmente con el "oro verde" (o aguacate).

Los cárteles mexicanos de la droga, en guerra por el mercado del aguacate

La ciudad mexicana de Uruapan se despertó el 8 de agosto con una masacre: 19 cuerpos mutilados colgaban semidesnudos de un puente de la ciudad. Había sido fruto de un enfrentamiento entre narcotraficantes, pero no por cocaína o marihuana, sino por aguacates.

México es el primer productor mundial de aguacate, conocido como "oro verde", y el estado que produce más aguacate es el de Michoacán, que consiguió 2.400 millones de dólares gracias a las exportaciones.

Verisk Maplecroft, consultora del Reino Unido especializada en el análisis de riesgos, ha advertido acerca de las consecuencias que puede acarrear la popularidad del aguacate, y es que podría provocar un conflicto en el que los aguacates pasen a ser conocidos como los nuevos diamantes de sangre.

Hay una serie de factores que contribuye al riesgo que rodea a esta fruta y a su mercado: los cárteles se han implicado crecientemente en el comercio, generan violencia y en su producción utilizan trabajo forzado infantil. Asimismo también llevan a cabo una deforestación ilegal para ampliar los terrenos de cultivo; además, la situación medioambiental se ha deteriorado a causa de ello. 

Hallaron 19 cadáveres colgados de un puente en México por el tráfico de aguacates "Hallaron 19 cadáveres colgados de un puente en México por el tráfico de aguacates"

Uno de los analistas, Christian Wagner, mantiene que "el crecimiento exponencial de la popularidad del aguacate es una bendición relativa para el campesinado mexicano"y es relativa ya que aunque la mayoría ha podido beneficiarse de los precios más altos de la historia, el crimen organizado pretende ahora hincar el diente en los beneficios.

"Desde el cultivo al transporte, la violencia y corrupción impregnan la cadena del aguacate, sobre todo en Michoacán, un lugar asolado por la violencia desde hace mucho tiempo", señala.

El aguacate tiene un alto valor nutricional y grasas"buenas".La industria mexicana del mismo es popular ya que tiene muy buenas condiciones y paga hasta 12 veces el salario mínimo del país. México, además, es líder en las exportaciones incluso por delante de Holanda, que no produce pero actúa como plataforma comercial, y Perú, que produce y exporta.

Estados Unidos cuenta con producción propia en California y Florida, pero adquiere la mayor parte del aguacate mexicano. En Europa, además, el consumo de aguacate ha subido hasta un kilo por persona y año, según el Centro para la Promoción de las Importaciones de Holanda, mientras que en Estados Unidos es cuatro veces mayor. El país que importa más aguacate en Europa es Francia.

Los cárteles y el aguacate

Aguacates, el "Aguacates, el "oro verde""

En México, los cárteles intentan aumentar y diversificar sus actividades, ya que el Gobierno endureció sus reglas acerca de las drogas. Ahora, han añadido la extorsión y el cultivo en tierras que suelen robar a los campesinos o de masa forestal protegida.

El estudio de Verisk Maplecroft revela, además, que en 2019 hubo un incremento de organizaciones criminales con el comportamiento de los cárteles pero sin traficar con droga. El aguacate les proporciona diversos ingresos equivalentes a los del robo de combustible.

En la zona productora del aguacate funcionan, por lo menos, doce grupos criminales. Algunos productores y empaquetadores han llegado incluso a reclutar sus propias fuerzas para defenderse, lo que a su vez provoca que aumente el riesgo de que haya más violencia y se vulneren los derechos humanos, ya que algunas organizaciones obligan a algunas personas a trabajar de manera forzada.

Falko Ernst, analista senior del International Crisis Group en México, añade que "no se trata solo de los aguacates. El crimen organizado mexicano ha dejado hace mucho de limitarse a traficar solo con drogas". Se refiere a la actualidad, en la que "controlas un territorio y en ese territorio explotas cualquier producto disponible. Eso incluye, por mencionar algunos productos, el aguacate, la lima, la papaya, la fresa, la madera o la minería". Asimismo, no cree que la solución sea boicotear el popular aguacate mexicano, ya que es una industria que se mantiene gracias a "miles de familias pacíficas que trabajan duro", y declara que un boicot provocaría que los grupos maltrataran aun más a aquellos civiles intentando compensar el dinero que perderían.

"Lo que los consumidores pueden y deben hacer es expresar sus expectativas a las empresas que les venden. No deben permanecer en silencio ante las crisis de derechos humanos en las zonas productoras del sur global. Los Gobiernos ignoran a menudo a sus ciudadanos, pero si el sector privado, los inversores, comienzan a moverse, la historia cambia", remarca, aunque Ryan Aherin, de Verisk Maplecroft duda que vayan a obtener cualquier tipo de respuesta por parte de los consumidores,y mantiene que evitar el aguacate mexicano "podría detener la expansión de las organizaciones criminales en el sector productivo", a pesar de que es consciente de que es muy difícil que los cárteles abandonen el negocio sin causar sufrimiento a los empleados y a las comunidades locales.

Artículos recomendados

Comentarios