Mucho relleno y pocos temazos: Así son las canciones de España para 'Eurovisión 2019'

Mucho relleno y pocos temazos: Así son las canciones de España para 'Eurovisión 2019'

Al borde de las dos de la madrugada TVE desvelaba un minuto de las diecisiete canciones candidatas a Tel Aviv.

Con nocturnidad y alevosía, ayer a eso de la una y media de la madrugada  TVE desvelaba un minuto de las diecisiete canciones candidatas a representar a España en Eurovisión 2019. Paralelamente al Chat de la última gala de 'OT 2018', la web de la pública nos dejaba sesenta segundos de cada maqueta de las canciones, las que podremos votar hasta el próximo dos de enero para seleccionar tres de las diez que en enero lucharán por estar en Tel Aviv. 

Desterrando al gran público de conocer las canciones al momento, ya que estarían viendo a Famous coronándose como campeón de la edición en la Academia, pocos fueron los valientes que se quedaron a oír unas canciones que apenas dejaron sorpresa e hicieron coincidir al aficionado en algo común: no hay casi nada que llame a la ilusión. 

Famous se ha convertido en el último ganador de 'Eurovisión' "Famous se ha convertido en el último ganador de 'Eurovisión'"

Siempre con la premisa de que en sesenta segundos es difícil valorar una canción, y que los temas están aún en un estado muy embrionario, lo cierto es que en diecisiete minutos te das cuenta fácilmente de que la preselección no es lo que esperas para salir del vagón de cola eurovisivo en el que TVE lleva metida un lustro.

Partiendo de casi mil canciones, muchos de los temas podrían ser el perfecto single de algún triunfito, o aquella canción de relleno para su primer disco, pero prácticamente todas sufrirían el riesgo de pasar desapercibidas en Tel Aviv. ¡Vamos con ellas!

Los ganadores, descartados

Empecemos por arriba y las canciones del ganador Famous y de Alba Reche. Ambos, que perfectamente podrían haber sido perfectos representantes en Tel Aviv, se quedan a medio camino con canciones planas, un tanto anticuadas y lo que es peor: que no les vienen como anillo al dedo.

Si bien desde TVE y Gestmusic se defendía a Famous como firme candidato a representarnos en Eurovisión, la única canción que le han destinado no le es afín para nada. Dentro de ese toque 'gospel' que describían desde la pública, encontramos una canción motivacional más, un mensaje típico que nos aleja de que el nigeriano pudiera sacar su 'flow' en 'Eurovisión'. Bajo esta perspectiva, muy a pesar de su potencial, su carrera al festival se ve mermada definitivamente.

Algo parecido pasa con Alba y '¿Qué será luego?'.

Acostumbrados a escuchar a la ilicitana en canciones potentes vocalmente, o incluso con gran carga de baile y personalidad, para 'Eurovisión', Reche se queda en un simple medio tempo cercano a la balada que nos dice poco. Será un placer escucharla, pero es una canción tremendamente olvidable para un sitio como 'Eurovisión'. Bajo esta tesitura, los dos favoritos de la audiencia no estarán en Tel Aviv, y es una pena.

María, la gran sorpresa

De cara al Festival de Eurovisión, la primera escucha es oro. Si una canción no te eriza la piel en el primer momento que la oyes, es complicado que funcione en un certamen donde la gran mayoría del público apenas ve la final y no le da otra oportunidad a los temas antes de votar por ellos.

Pues bien, de las escuchas de los 'Eurotemazos' de TVE, poca piel de gallina hemos encontrado. Con quizá unas cuatro o cinco canciones que sí pueden tener potencial y que al menos nos prometen colocar patas arriba al centro de convenciones de Tel Aviv, la preferida hasta el momento de la audiencia es 'Muérdeme', de María.

Siendo la madrileña el yang en lo que a ir a Eurovisión y hacerse ilusión se refiere, 'Muérdeme' no es más que un reggaetón con influencia urbana muy actual. Pudiendo ser una canción con estilo a las que pueda cantar Brisa Fenoy, Ms Nina, La Zowi o Lola Índigo, a base de autotune y una base potente; la canción de 'La Mari' nos arranca una sonrisa, que no es poco. 

Hasta el momento, en la votación pública, la canción es la gran favorita llevándose casi el 30% de los votos disponibles, casi triplicando al resto de rivales. ¿Es esta la vía clara a 'Eurovisión'? Esperemos a escucharla entera.

La suerte de Miki

La polémica con Miki y Eurovisión aún resuena. Desde el día de reparto de canciones, el hecho de que el catalán tuviera tres temas para él solo generó enfado en redes, considerando que los grandes favoritos salían perjudicados con el reparto de Gestmusic. 

Ahora, oyendo las canciones, lo cierto es que sus composiciones le vienen como anillo al dedo, y eso explica en cierto modo que tenga tantas. Tanto con 'La Venda', un tema clásico de ska con influencia catalana firmado por 'La Pegatina', así como con 'El Equilibrio', una canción indie-pop sencilla acompañada de piano, se ven buenos productos que cumplen con algo que no pasa mucho en la preselección: que al artista le pegue la canción. 

De hecho, 'La Venda' hasta el momento es la segunda gran favorita del eurofan en la búsqueda del Eurotemazo. De sonido atractivo, este tema podría ser una fiesta en Tel Aviv, al nivel del 'Alcohol is Free' de Grecia en 2013 o el 'Ovo Je Balkan' de Serbia 2010. Sin ser una maravilla, cumpliría su objetivo perfectamente, siguiendo la línea de la música actual en radiofórmula. No está mal tirada. 

Relleno con sonido al 2000

Del resto, no vemos mucho destacado. Quizá salvando de la quema a 'La Clave' de Natalia, que se atreve con un beat atrevido con influencia trap y que tiene margen de mejora.

También contamos con '¿Qué quieres que haga?' de Julia, que apuesta firmemente por el toque flamenco en un medio tempo que le pega mucho a la gaditana, el resto carece de nivel competitivo para el festival.

Con la sensación de que o bien son canciones que nunca cantaría el intérprete, o que llevan en un cajón desde el siglo pasado, con mucho intento de pop latino o de baladas en voces femeninas al más puro estilo Pastora Soler o Malú; la preselección nos deja la duda de saber qué había en las otras más de 950 canciones, ya que hay temas que no hay por donde cogerlos.

Sabiendo que hay siete canciones que se quedarán en el camino, y que a todas les hace falta un'revamp' más que importante, el camino de España a Eurovisión ha comenzado y de inicio no es nada ilusionante.

Ni por método, ni bases, ni tampoco por las canciones parece que España pueda a día de hoy alejarse de un bottom que parece ya perenne y que solo genera drama y desazón entre el aficionado, hastiado año tras año. 

Por primera vez en años, hay tiempo de sobra para trabajar en las canciones y hacer atractivas esas cuatro o cinco propuestas resultonas de la preselección.

Para entonces, solo queda cruzar los dedos para evitar más sorpresas en un proceso de selección donde se ha pasado de la calidad de canciones exquisita del año pasado a recurrir a una selección de canciones con meros intérpretes, más que temas hechos por y para el cantante, como sucediera con 'OT 2017'.

De momento, tiene hasta el próximo dos de enero para votar a sus tres preferidas, si las encuentra. A mediados de enero tendremos la gala, donde ya conoceremos a los compositores de las canciones, las versiones de tres minutos, y por fin ya la canción que nos representará en Tel Aviv.

¿Será el año del reggaetón? ¿Del ska catalán? Y lo más importante: ¿Será el año de recuperar la ilusión? A día de hoy, no tiene mucha pinta.

Comentarios