Brutal paliza a 'La Manada' de Murcia en prisión: han acabado hospitalizados

Brutal paliza a 'La Manada' de Murcia en prisión: han acabado hospitalizados

Los reos acorralaron a los miembros de 'La Manada' de Murcia en un punto ciego sin cámaras y empezaron a propinarles todo tipo de golpes.

Los tres miembros de 'La Manada' de Murcia, el grupo de jóvenes detenidos por golpear y violar a una mujer de 41 años, han sido hospitalizados tras recibir una brutal paliza en la cárcel de Sangonera.

Los presos les han propinado múltiples golpes que les han llevado a ser atendidos en el Hospital Virgen de la Arrixaca, donde se han sido trasladados con un fuerte dispositivo policial.

La agresión se produjo el pasado lunes de 19 de agosto a mediodía, cuando el grupo subía del patio a sus celdas. Un grupo de presos aprovechó un punto ciego de las cámaras situado en ese trayecto para acorralar y golpear a los presuntos violadores.

La agresión continuó hasta que los funcionarios del penal se dirigieron hacia la zona y consiguieron disipar la pelea. Debido a las heridas de los acusados, las autoridades de la cárcel decidieron trasladarlos al hospital, de donde han regresado tras curar unas heridas que no han requerido de hospitalización gracias a la rápida intervención de los funcionarios.

Protección especial

Uno de los miembros de La Manada de Murcia, durante su detención "Uno de los miembros de La Manada de Murcia, durante su detención"

Ante los golpes que han recibido los presos y dada las características de los delitos que se les imputan, las autoridades de la prisión han aprobado un régimen especial. Les han cambiado de módulo con el objetivo de que estén "especialmente protegidos" de posibles ataques por parte de otros internos.

Los acusados se encuentran detenidos por golpear y violar presuntamente a una mujer de 41 años en Murcia. Un viandante encontró a la víctima sola, ensangrentada y tirada en la céntrica calle de Cánovas del Castillo, tras lo que decidió llamar a las autoridades, que se desplazaron de inmediato a la zona, muy cercana a la Jefatura de Policía.

La mujer estaba consciente, presentaba hematomas y tenía sangre en el rostro. Aseguraba que había sido víctima de una violación. Que tres hombres la habían retenido, que dos la penetraron y que ella había conseguido huir cuando sus agresores empezaron a beber cerveza. Esa agresión sexual finalmente pudo ser confirmada tras la realización de un examen por parte del médico forense.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados