La nueva bebida cannábica que triunfa entre los millenials

La nueva bebida cannábica que triunfa entre los millenials

Recess es la nueva bebida dirigida especialmente a los millennials, que promete reducir el estrés y aumentar la concentración.

Los millennials son esa generación de la que se habla constantemente, amados y odiados a partes iguales. Tienen sus propias modas, sus propias redes sociales, y ahora también su propia bebida. Y es que la generación nacida entre los 80 y los 2000 no solo ha marcado un antes y un después, sino que parece ser también la más estresada y ansiosa según la encuesta realizada por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Benjamin Witte ha aprovechado la ocasión para lanzar la bebida Recess, que promete reducir los síntomas de la ansiedad y aumentar la concentración con ingredientes como el cannabidiol CBD (sí, proviene del cannabis, pero tranquilos que no causa alteraciones ni alucianciones). 

La sustancia psicotrópica actúa en el sistema nervioso central y produce efectos anti inflamatorios, neuroprotectores y analgésicos entre otros, por lo que se utiliza en tratamientos de enfermedades como la epilepsia o el parkinson. Además, contiene otras sustancias como el ginseng o el cáñamo, que mejoran la memoria y la concentración y calman la mente.

Recess asegura que reduce la ansiedad y aumenta la concentracion "Recess asegura que reduce la ansiedad y aumenta la concentracion"

Un producto pensado para Instagram

El creador del producto lo ha bautizado ya como "un antídoto a los tiempos modernos". Sin embargo, el empresario, que pertenece también a la generación millennial, conoce a la perfección cuáles son hoy en día las necesidades de los jóvenes y les ofrece la solución para relajarse y, por qué no, subir una nueva foto a Instagram con un 'packaging' que parece sacado de una revista de tendencias. Los envases de Recess son de color 'rosa millennial' o 'ultraviolet', los colores del año según Pantone y tienen un diseño limpio y un lettering elegido con sumo cuidado.

El CEO y fundador de la start up ha exlicado: "Pienso en Reccess como una compañía de diseño. Estamos diseñando sabores, sentimientos, experiencias, contenidos, artes, etc.". Si ya has caído en la tentación y  necesitas una de estas latas, puedes tomarlas en los sitios más exclusivos de Nueva York o pedirlas por internet y hacerles un hueco en tu nevera por el precio de 35 euros.

Kate Carraway escribe en The New York Times: "¿Está la marca de broma, dando la vuelta a la nueva ironía millennial de los 'me gusta' y las ventas, o va completamente en serio?. Definitivamente ambos", comenta. Lo que sí es seguro es que Recess es el producto pefecto para encajar en la creciente, aunque criticada, industria de la vida fitness y su éxito comercial parece asegurado.

Comentarios