Ryanair expulsa a una pareja gay en Barajas: "Dos maricones no entran en mi avión"

Ryanair expulsa a una pareja gay en Barajas: "Dos maricones no entran en mi avión"

La compañía se negó a cambiar el vuelo porque la responsable del delito de odio afirmó que la pareja era "agresiva".

Noticias 25 Febrero 2018 10:53

Habían previsto un romántico viaje desde Barajas hasta la bella ciudad de Oporto, pero lo que apuntaba a una escapada de '10'... terminó convirtiéndose en una auténtica pesadilla.

Es lo que ha sucedido en un vuelo de Ryanair el pasado día 23 de febrero. La pareja en cuestión contaba con los pasajes y toda la documentación en regla, por lo que únicamente necesitaban embarcar en el mecionado vuelo.

Cuando iban a acceder al avión... todo se torció. Primero, la supervisora negó la entrada a la pareja porque uno de ellos, supuestamente, no podía viajar con el NIE.

Por ello, la pareja decidió reclamar y exigir una rectificación. Y la obtuvieron... pero de la manera más indeseada. La supervisora cambió el tono y les espetó: "Dos maricones no entran en mi avión". Tal cual. Ninguna otra explicación, tal y como ha confirmado Los Replicantes tras conversar contra la pareja que ha presentado la denuncia.

Ante lo que constituye todo un delito de odio contra dos personas, meramente por su orientación sexual, las personas que se encontraban en la zona decidieron quejarse. En concreto, una pareja heterosexual, que recibió una respuesta de muy malos modos.

Finalmente, la responsable cerró la puerta de acceso a la aeronave y, antes, se despidió con las siguientes palabras: "que tengáis buen vuelo... ah no, que las maricas se quedan".

La compañía no ofreció ninguna alternativa

Sorprendidos por la situación que acababan de vivir, la pareja contactó con la Policía, pero no tuvieron posibilidad de que los agentes actuasen porque la supervisora del vuelo ya se encontraba en el avión con la puerta cerrada.

Además, con el fin de poner una reclamación, los afectados le pidieron el número de empleada, pero fue imposible: la mujer les dedicó una peineta y se limitó a vigilar que ninguno de ellos accediesen al vuelo por el que habían pagado.

La compañía se negó a cambiar el vuelo de la pareja y creyó fielmente la versión de la supervisora, que dijo que eran "La compañía se negó a cambiar el vuelo de la pareja y creyó fielmente la versión de la supervisora, que dijo que eran "agresivos""

La única solución que les ofreció la Policía fue acudir al mostrador de la aerolínea, poner una reclamación y cambiar la fecha del vuelo. Pero, para sorpresa de la pareja (y de todos), los responsables de Ryanair dijeron lo siguiente: "la supervisora ha bloqueado su viaje porque asegura que han sido 'agresivos'".

Es decir, ellos habían quedado como "culpables" a ojos de la compañía, no tenían posibilidad de cambiar el vuelo y habían perdido el dinero de los billetes. Simplemente por ser una pareja homosexual.

Perplejos, sin poder disfrutar de las vacaciones que habían planeado con tanta ilusión, decidieron acudir a la comisaría de San Blas y volvieron a casa, conscientes de que acababan de ser víctimas de un delito de odio.

La pareja se reafirma ante los hechos y recuerdan que: "si no hubiera ocurrido lo que hemos relatado, estaríamos incurriendo en un delito al poner una denuncia falsa", que está penado con prisión.

Se trata, por tanto, de un asunto muy serio: "Somos activistas y, sabiedno la seriedad de estos actos, no nos tomamos a broma una denuncia y un caso de lgtbfobia", recuerdan en declaraciones a Los Replicantes.

Doble delito de odio con penas de prisión

El delito que habría cometido la supervisora del vuelo de Ryanair aparece tipificado en el Código Penal. Concretamente, en el artículo 511, que castiga textualmente a quien "deniegue a una persona una prestación a la que tenga derecho por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, situación familiar, por razones de género, enfermedad o discapacidad".

Se trata de un delito muy grave y está castigado con "una pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de uno a tres años".

Los delitos cometidos por la supervisora conllevan penas de prisión "Los delitos cometidos por la supervisora conllevan penas de prisión"

Por otro lado, haber menospreciado, humillado e insultado a la pareja delante todo el pasaje y en el ejercidio de sus funciones, constituye otro delito tipificado en el artículo 510 del Código Penal: está castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de seis meses a doce meses.

Ante la imposibilidad de que los agentes de Policía identificasen a la autora de estos delitos, será fundamental la colaboración de Ryanair, que se vería envuelta en el proceso judicial en el caso de que no colaborase con la Justicia. Sin embargo, su imagen ya queda manchada después de que se haya negado a cambiar el billete como consecuencia de una empleada que ha cumplido un doble delito de odio.

11 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados