Buscar
Usuario

Noticias

La autopsia revela la causa de la muerte de Esther López: las tres hipótesis que maneja la Policía

Los investigadores barajan tres hipótesis tras la autopsia mientras hay tres sospechosos bajo investigación.

La autopsia revela la causa de la muerte de Esther López: las tres hipótesis que maneja la Policía

Esther López murió por un shock hipovolémico, una hemorragia interna provocada por politraumatismo en la zona abdominal y torácica, según revela el resultado de la autopsia y ha revelado el periodista Nacho Abad en la Cadena COPE.

Esther sufrió un fuerte golpe que provocó su muerte, pero la duda se centra ahora en el motivo que llevó a que sufriera este serie de traumatismos. Por ello, la Policía maneja tres hipótesis como posibles causas de su fallecimiento.

La primera es que Esther se cayó desde un lugar elevado. La segunda hipótesis es que alguien discutió con ella y le dio una paliza con puñetazos y patadas en la zona abdominal. La tercera y más probable según los investigadores: que, al encontrarse en una zona que constituye la salida de una curva, un coche pudo golpearla y arrojarla fuera de la cuenta. La Policía basa este punto que la víctima iba vestida de negro y que eran las tres y media de la madrugada.

Las incógnitas que intentan averiguar los investigadores

Con tres hipótesis sobre la mesa, los agentes trabajan ahora por dilucidar cuál es la más probable, atendiendo a otros interrogantes, como si el cuerpo fue trasladado en algún momento. Nacho Abad afirma que la ropa "estaba sucia, de haber estado a la intemperie los 24 días", algo que contradice las informaciones que han surgido, en las que se señalaba que su vestimenta se encontraba limpia y no indicaba haber pasado tanto tiempo en aquel lugar.

Sobre este punto, Abad incide: "Por otra parte, puede que no estuviera en el mismo sitio los 24 días, pero para los que aseguran que se pasó por allí y no vieron nada, el Subdelegado del Gobierno asegura que no se hizo ninguna batida por ese lugar".

Además, el periodista incide en que "hay testigos y vecinos que dicen que pasaron por allí y no la vieron, pero con todo el respeto para estas personas, sus afirmaciones no tienen carácter científico. Los investigadores están revisando las imágenes de los drones para comprobar si en ellas se ve si el cuerpo estaba o no allí".

Nacho Abad también ha explicado el motivo por el que la autopsia todavía no ha concluido: "Cuando una persona fallece y queda apoyada en el suelo, la sangre se desploma y se acumula en la parte de abajo del cuerpo. Si mueves el cuerpo, esa sangre se pondría arriba. Como tiene una hemorragia interna es muy difícil determinar lo que es la hemorragia y las livideces cadavéricas".

A juicio de Abad, "el cuerpo de Esther lleva en el mismo lugar desde el primer momento, pero no lo encontraron porque no se miró bien. Ante las tres hipótesis estamos hablando de un accidente si ella se golpeó y se cayó; hablaríamos de asesinato si alguien la hubiera golpeado y le hubiera dado patadas en el transcurso de una discusión; y hablaríamos de homicidio involuntario si su muerte fue debida a un atropello".

Tres sospechosos

Hay tres sospechosos en este caso. Los primeros son dos amigos de Esther, Óscar y Carlos, que en teoría fueron las dos últimas personas que la vieron con vida. Según el relato construido por la Guardia Civil, la joven había quedado con ellos el pasado miércoles 12 de enero para ver la semifinal de la Supercopa que enfrentaba al Real Madrid y el FC Barcelona en un bar del pueblo. Al término del partido, fueron a casa y después a otro bar.

Carlos asistió al bar junto con sus amigos y luego viajó con Esther en el coche que conducía Óscar. Según su versión, abandonó el coche para dirigirse a su casa, algo que corroboran sus hijos y recogen las cámaras de seguridad.

Él afirma que Óscar y Esther discutieron porque ella quería seguir de fiesta y él la dejó en las inmediaciones sin que se volviera a saber nada más de ella. Por otro lado, la Guardia Civil inspeccionó durante unas horas su turismo. Cuando le solicitaron las llaves, él las cedió sin consultar a su abogada, según publica Europa Press.

Óscar, por su parte, fue el conductor aquella noche y su vehículo ha sido objeto de sospecha desde la desaparición de la joven. Los agentes han destacado que estaba "demasiado limpio", ya que no había siquiera polvo en las alfombrillas del suelo.

Este joven ha ofrecido varias versiones sobre la noche de los hechos que han provocado un incremento de las sospechas sobre su papel. A lo largo de las últimas semanas, Óscar ha ofrecido tres versiones diferentes e incompatibles: que el 12 de enero dejó a Esther en casa y se fue, que ella quería seguir de fiesta y quería ir a Valladolid o que había quedado con alguien y, por tanto, se bajó del coche en un punto de la carretera para que la recogieran.

Esta última hipótesis ha sido la que han investigado con mayor intensidad los agentes, al saber que cerca del cruce en cuestión se encuentra el chalet de Ramón, 'El Manitas', un pequeño traficante de drogas y viejo conocido de Esther.

'El Manitas' es el tercer sospechoso. Es un hombre de 48 años que ha sido el único detenido hasta la fecha. Tras seis días en el calabozo, confesó que Esther durmió varias veces en su casa hace "mucho tiempo". En esa línea, también afirmó que hacía dos o tres meses que no la veía y que, por tanto, no estuvo con ella el día de su desaparición.

Su casa y coche fueron inspeccionados, motivo por el que inició una huelga de hambre. Sin embargo, los investigadores no encontraron nada. En estos momentos, se encuentra en libertad provisional por falta de pruebas. Debe personarse todos los días en el puesto de mando de la Guardia Civil de Laguna de Duero y tiene prohibido salir de España.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar