Buscar
Usuario

Noticias

Elena, la educadora voluntaria que se casó y huyó con el asesino y violador de Cantabria

Se trata de una trabajadora social que conoció durante su estancia en prisión y que lo dejó todo para estar con él.

Fe de errores

En el inicio del presente artículo publicamos una fotografía errónea, en base a las informaciones aparecidas en otros medios como El Español o 'El Programa de AR'. La fotografía no se corresponde en ningún caso con la pareja del violador del Dueso.

El pasado lunes Guillermo Fernández Bueno quebrantó la ley al no volver a la cárcel de Santander tras un permiso penitenciario y ahora se encuntra en busca y captura por la interpol. además, según asegura El Español, el asesino y violador podría encontrarse fuera de España con su pareja, Elena Ruiz Sancho.

Guillermo y Elena se encuentran en paradero desconocido "Guillermo y Elena se encuentran en paradero desconocido"

La familia de este preso, encarcelado por violar a dos mujeres y por asesinar a una de ellas, explicó a las autoridades que habría intentado conseguir un pasaporte falso los días previos a su huida. Fuentes penitenciarias de El Dueso (Santander), la cárcel en donde cumplía condena, considera que su fuga podría haberla planificado después de que le denegasen por segunda vez el tercer grado penitenciario o régimen de semilibertad por parte de la Junta de Tratamiento y por el juzgado de vigilancia penitenciaria. Ahora investigan si su pareja, Elena Ruiz, le ayudó en los preparativos de la huida desde la calle. 

La pareja se conoció en la antigua prisión de Santander, que cerró en 2009, cuando Elena trabajaba como educadora social y era voluntaria en diferentes asociaciones y ONG's. En su colaboración con aquella prisión conoció a este violador y asesino y poco tiempo después se casaron. Desde que Guillermo Fernández fuese trasladado a la cárcel de El Dueso, el contacto entre ambos ha sido mínimo, ya que sólo se veían cara a cara en los vis a vis que se les permitían y hablaban por teléfono cuando también les dejaban. Sin embargo, trabajadores de la prisón cuentan al citado medio que la única persona que acudía a visitar a Guillermo fue Elena y que ningún otro familiar acudió a verle nunca. Asimismo, Elena dejó su trabajo como educadora social y pasó a dedicarse a la venta de muebles. 

En paradero desconocido

La condena que debía cumplir Guillermo era de 26 años y seis meses por haber violado a dos mujeres y haber asesinado a una de ellas en 2001. Los psiquiatras que trataron con Guillermo le calificaron como "un delincuente peligroso, un psicópata que demostró una violencia inusitada en sus crímenes". A pesar de ellodisfrutó de más de 40 permisos durante su condena. Y es que tras su participación voluntaria en programas de reinserción y uno para la preparación para las salidas de prisión, pocos pensaban que quebrantaría la ley porque no detectaron ningún comportamiento extraño. "No era un preso conflictivo", asegura a El Español Ignacio Gutiérrez, portavoz del sindicato ACAIP. 

Pero en su última salida en la que tenía un permiso de siete días, Guillermo Fernández Bueno no volvió y según fuentes de la prisión activaron el procedimiento de búsqueda, dando aviso a la Policía Nacional. "Se localizó la residencia donde había dejado constancia que sería su estancia durante el periodo de libertad, el domicilio de su esposa en Torrelavega, y se intentó localizar a su pareja sin éxito". Por eso todo apunta a que han huido juntos y no se encuentran dentro de territorio español. 

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados