Buscar
Usuario

Vida

El anisakis continúa aumentando en España: evita todos estos platos para no contagiarte

Los casos por anisakis cada vez son más en España: debemos extremar las precauciones.

El anisakis es uno de los parásitos más famosos del mundo y, además, uno de los más peligrosos. Quien tiene la mala suerte de comer un anisakis vivo acabará padeciendo una alergia crónica durante toda su vida. Esta alergia puede acabar ocasionando lesiones cutáneas, anafilaxia o incluso shock, con lo cual podría suponer, dependiendo del caso, hasta un peligro hacia la vida de la persona; el anisakis también puede acabar produciendo lo que se conoce como anisakiasis gástrica, que es una especie de obstrucción abdominal que se refleja en un fuerte dolor, náuseas e incluso vómitos. Es decir, que estamos ante un parásito que deberíamos evitar a toda costa.

Por ello, en España la legislación es muy estricta al respecto. Desde hace más de diez años, todos los restaurantes están obligados a congelar el pescado antes de servirlo. Sorprendentemente, nuestro país sigue siendo el más afectado por este parásito en toda Europa y no, no es por el consumo de sushi. Es por el consumo de boquerones en vinagre.

Cuidado con los boquerones en vinagre

¡Tal y como lo estáis leyendo! No es el consumo de sushi el que está provocando que haya más casos de anisakiasis en España, sino el consumo de boquerones en vinagre. Según un informe publicado por Nature, España es ahora mismo el país en el que más casos de anisakis ahí. Se achaca gran parte de la responsabilidad al hecho de que los pescadores tiran los restos eviscerados del pescado al mar; según Javier Borderías, del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, cree que prohibir esta práctica haría que el avance del parásito se frenara notablemente.

Los boquerones en vinagre pueden contener anisakis "Los boquerones en vinagre pueden contener anisakis"

El problema del anisakis es que una vez que se desarrolla la alergia, esta es crónica. Es más, los que sean alérgicos al anisakis "aunque congelen o cocinen bien el pescado y el parásito esté muerto, pueden tener reacciones provocadas porque queden restos de proteínas del parásito", ha explicado África González, presidenta de la Sociedad Española de Inmunología y directora del Centro de Investigaciones Biomédicas.

Además del anisakis, hay una gran cantidad de parásitos que se pueden encontrar en el pescado que causan grandes daños a los seres humanos. Por ejemplo, los cryptosporidium y giarda en los moluscos, la trematodiasis en el pescado pelágico, los mesoparásitos y cestodos en los teléosteos... Y todo esto acaba incidiendo negativamente en la salud de aquellos que consumen pescado de manera habitual. Hay parásitos capaces de provocar incluso cáncer de hígado, como los trematodos hepáticos, algo muy habitual en el sudeste asiático. 

Consejos para evitar los parásitos

Para evitar los parásitos no hay que renunciar por completo al pescado, ni mucho menos. Simplemente hay que tener en cuenta ciertos consejos para que el pescado que consumamos sea completamente sano. Por ejemplo: siempre que compre pescado, recuerde que este debe provenir de un sitio de confianza. Además, si huele demasiado a pescado o a ácido significa que no está fresco, con lo cual lo mejor es descartarlo por completo.

Sería interesante que antes de consumir el pescado haga una inspección visual, puesto que hay parásitos que se pueden apreciar a simple vista. No solo eso, sino que debe recordar que mantener el pescado más tiempo de la cuenta fuera de la nevera implica una proliferación enorme de bacterias. Si no quiere congelar el pescado fresco, guárdelo en el frigorífico y no tarde más de dos días en consumirlo.

Si ha manipulado pescado crudo, asegúrese de lavarse adecuadamente las manos tras haberlo hecho, puesto que si no podría acabar provocándose una infección. Además recuerde que el vinagre, el ahumado y el marinado reducen los parásitos, pero no terminan de eliminarlo por completo, con lo cual hay que congelar siempre el pescado que viene preparado de esta forma. Y, sobre todo, no olvide que es bueno que congele tanto el sushi como los boquerones a menos de veinte grados centígrados durante al menos cuarenta y ocho horas antes de consumirlo; si su congelador no alcanza estas temperaturas (es lo habitual), congélelo durante una semana para prevenir. 

En el caso de los restaurantes, lo mejor es asegurarse de que el establecimiento cumple con toda la normativa y no ha tenido casos de anisakis recientes. Para esto, puede incluso preguntar a las personas que regenten el local. Si no ha habido ningún problema, le contestarán sin ningún inconveniente y le asegurarán que todo es seguro.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados