Buscar
Usuario

Noticias

Una anciana gallega de 106 años supera el coronavirus completamente asintomática

Paquita Salguero, de La Coruña, ha pasado el coronavirus "casi sin enterarse" a punto de cumplir 107 años.

Una anciana gallega de 106 años supera el coronavirus completamente asintomática Una anciana gallega de 106 años supera el coronavirus completamente asintomática

Foto: Freepik

La coruñesa Paquita Salguero se ha convertido en noticia por haber superado el coronavirus, a sus 106 años, de manera completamente asintomática y sin complicaciones asociadas a la enfermedad que ha generado la mayor pandemia en el último siglo.

"Aquí estoy. Esperando que el próximo año sea mejor que este, aunque para mí no fue malo", ha declarado a EFE. Nacida el 7 de mayo de 1914 y por tanto a las puertas de los 107 años, su estado de salud es tan positivo que ni siquiera una prueba PCR que ha confirmado la enfermedad ha podido acabar con su vitalidad, como ha reconocido.

Paquita, procedente de La Coruña, asegura que ha pasado la infección "casi sin darse cuenta". Tras su cuarentena, ha podido regresar a su vida normal y comerse las uvas con sus sobrinos, lo que más deseaba, con lo que ha podido terminar con su particular historia con el virus.

A pesar de todo, es consciente de que la situación no está siendo nada fácil en estos momentos y que ella ha vivido la enfermedad de una manera que no se corresponde con lo que sufren miles de personas en todo el mundo: "Aquí estoy. Esperando que el próximo año sea mejor que este", ha reclamado.

Un rayo de esperanza

La historia de Paquita representa un rayo de esperanza "La historia de Paquita representa un rayo de esperanza"

Sin duda, la historia de Paquita Salguero representa un pequeño rayo de esperanza en una pandemia que se ha cobrado más de 70.000 vidas, según la variación recogida por el Instituto Nacional de Estadística. El coronavirus, además, ha sido especialmente duro con las personas mayores, con las residencias de ancianos como principal foco de afectados y la generación de los hijos de la Guerra Civil, quienes construyeron el país que hoy conocemos, como principales damnificados.

El caso de Paquita, una mujer centenaria, es el rayo de esperanza que muestra que la enfermedad, aunque no hay que bajar la guardia, al menos da alguna tregua para dejar algunos finales felices. Muy necesarios, sobre todo, tras un año tan duro como el que hemos vivido.

Artículos recomendados

Comentarios