Gabriel agonizó durante una hora y media sin que Ana Julia le ayudara, según la acusación

Gabriel agonizó durante una hora y media sin que Ana Julia le ayudara, según la acusación

Ana Julia Quezada golpeó y dejó agonizando al pequeño "entre 45 y 90 minutos", según ha declarado el abogado de la familia de Gabriel.

Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz de ocho años, es la única acusada por el asesinato acaecido en Rodalquilar (Almería) el pasado 27 de febrero de 2018. Por estos hechos se ha convertido en la primera mujer en España que enfrenta una pena de prisión permanente revisable por asesinato con alevosía, como piden la Fiscalía y acusación particular, además de 10 años por dos delitos de lesiones psíquicas a los progenitores.

El relato de los hechos que ha realizado el abogado de la familia del pequeño, Francisco Torres, ha sido contundente. Asegura que la acusada propinó varios golpes a Gabriel, que le dejó agonizando entre 45 y 90 minutos y que finalmente le asfixió. Ana Julia ha reconocido que terminó con la vida del pequeño: "Me llamó 'negra fea', le tapé la boca y no recuerdo más", aunque se ha declarado "inocente". Con el rostro cubierto de lágrimas, ha asegurado: "Por favor, perdonadme".

Las conclusiones que ha expuesto el letrado se sustentan en la hemorragia y edema que se apreció en el cerebro del niño, que muestra que estuvo con vida el tiempo suficiente para que sus órganos reaccionaran a los golpes. Además ha destacado la "falta de escrúpulos total" de la acusada y el ensañamiento que evidenció la pareja del padre del niño.

Ana Julia Quezada muestra una "Ana Julia Quezada muestra una "falta de escrúpulos total", según el abogado de la familia del pequeño"

El abogado ha destacado también el dolor que padecen los padres "porque no cabe tanta maldad" y ha retirado en recordar los hechos que, a su juicio, sucedieron: golpeó al niño "y luego se fuma unos cigarros, pinta una puerta, hace el hoyo y una hora más tarde ve que Gabriel todavía respira y le asfixia".

Ana Julia negaba todos los hechos con la cabeza, enjuagándose las lágrimas. Dicen que su cambio, más arreglada y con el pelo planchado, busca una "imagen más dulce" ante la gravedad de los hechos que se la imputan. 

No tuvo oportunidad declarar, ya que el retraso en el inicio de la vista lo ha impedido. Se espera que lo haga este martes 10 de septiembre, donde expondrá su versión de los hechos.

La defensa pide 15 años por homicidio imprudente

La línea de defensa de Ana Julia pasa por calificar los hechos como fortuitos. Su abogado solicitó al jurado "poner cordura" ante el "trágico asunto" y aseguró que Quezada nunca quiso acabar con la vida del niño.

"Es la cuestión fundamental. Si tenía la intención de matarle o lo que quería era acallarle". Asegura que el niño portaba un hacha, que intentó quitársela, que él le insultó y que entonces le tapó la boca con consecuencias fatales pero inesperadas. Los informes forenses aseguran que "no hay golpes anteriores" y su relato encaja con las pruebas obtenidas.

Por todo ello, el abogado defensor ha reclamado una pena máxima de 15 años para Ana Julia por un delito de homicidio imprudente. No aprecia los daños psíquicos a los padres, pues considera que la actuación de Ana Julia es "muy común, cuando se hace algo mal, no se proclama. ¿Cómo se le dice a tu pareja que has matado a su hijo?", ha declarado.

Comentarios