Ana Julia Quezada, primera mujer en enfrentarse a prisión permanente por el asesinato de Gabriel

Ana Julia Quezada, primera mujer en enfrentarse a prisión permanente por el asesinato de Gabriel

Ha arrancado el juicio contra Ana Julia Quezada, la asesina confesa del pequeño Gabriel, que contara con un jurado popular.

Arranaca el juicio contra Ana Julia Quezada por el asesino del pequeño Gabriel Cruz, de ocho años. El menor desapareció en la tarde del 27 de febrero de 2018 en la localidad almeriense de Las Hortichuelas, desatándose un dispositivo de búsqueda sin precedentes que se alargó durante doce días. El 11 de marzo, finalmente, el cuerpo del niño apareció en el maletero del coche de Quezada, que por entonces era pareja del padre del menor. Tras ser detenida, la acusada acabó confesando el crimen.

Ana Julia ha llegado a la Audiencia de Almería comenzando un proceso que durará dos semanas. El juicio contará con un jurado popular y serán al menos ocho sesiones que arrancarán con la declaración de la única encarcelda por el crimen. Ha llamado con un aspecto muy cambiado al que se recuerda. Se ha preocupado por mostrar una imagen arreglada, con una camiseta y un pantalón blanco, una americana azul y el pelo liso. No ha llevado gafas de sol y en ningún momento ha tratado de ocultar el rostro. 

La fiscalía y la acusación particular piden para Quezada prisión permanente revisable, siendo la primera mujer que se enfrenta a esta condena. También, que durante 30 años no pueda comunicarse ni acercarse a menos de un kilómetro de Ángel y Patricia, los padres de Gabriel Cruz, y que les indemnice con 300.000 euros y con 160.000 a la abuela paterna. Durante el proceso pasarán por la Audiencia Provincial de Almería, 25 peritos y 17 testigos.

La defensa, por su parte, ha solicitado para Ana Julia Quezada, que permanece ingresada en la prisión de El Acebuche en Almería desde marzo de 2018, la pena de tres años de prisión por un delito de homicidio por imprudencia grave. En el escrito presentado por los abogados de la acusada, Quezada mantiene que nunca tuvo intención de acabar con la vida del pequeño, si no que su muerte tuvo lugar de manera accidental en el transcurso de una discusión. El próximo 18 de septiembre podría quedar visto para sentencia el caso.

Quezada, durante la primera jornada, no ha podido contener las lágrimas en varias ocasiones precisando, incluso, que le retirasen las esposas. Los escritos de la acusación han sido claros: "Gabriel no tuvo ninguna oportunidad de defenderse. No tuvo opción alguna a salir con vida de aquella finca", ha señalado la fiscal. Fiscalía y acusación particular han relatado cómo Ana Julia golpeó, asfixió y después enterró al pequeño Gabriel. "Como quiera que uno de sus brazos no entraba en el agujero, se dirigió al interior de la vivienda y cogió un hacha, asestando varios golpes en el brazo de Gabriel", han relatado, siendo un detalle hasta ahora desconocido. 

El caso del pequeño Garbiel

Ana Julia Quezada a su llegada a la Audiencia de Almería "Ana Julia Quezada a su llegada a la Audiencia de Almería"

El pequeño Gabriel Cruz desapareció el 28 de febrero de 2018 en Las Hortichuelas (Almería). Su rastro se perdió cuando recorría los cien metros que separaban su casa de la de su abuela. Su búsqueda congregó a 2.600 voluntarios y equipos especializados de rescate. Los medios de comunicación se volcaron con el caso teniendo a toda España pendiente de la búsqueda.

Cuatro días después de su desapareción, Ana Julia Quezada, por aquel entonces pareja sentimental del padre del niño, encontró una camiseta con ADN de Gabriel Cruz a varios kilómetros del lugar de la desaparición. Entonces saltaron las alarmas y la mujer se convirtió en la principal sospechosa. El hallazgo de la prenda de ropa, en realidad, fue una artimaña de Quezada para intentar despistar.

Doce días después de la desaparición, el cuerpo de Gabriel Cruz apareció en el maletero del coche de Ana Julia Quezada cuando pretendía trasladarlo a otro lugar. Tras ser detenida, confesó el crimen. La última versión dada por la asesina confesa es que la muerte del menor se produjo tras un forcejeo, por lo que una de las claves del juicio se centra en determinar si esto es cierto o si el crimen fue preparado

Comentarios