Ana Julia, antes de desaparecer Gabriel: "Quiero volver a mi país y este niño es un obstáculo"

Ana Julia, antes de desaparecer Gabriel: "Quiero volver a mi país y este niño es un obstáculo"

La pareja del padre de Gabriel consideraba al menor como un "impedimento" para regresar a su país natal.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 13 Marzo 2018 10:06

Ana Julia, la única acusada por la muerte de Gabriel, tenía la intención de regresar a su país natal, la República Dominicana, en compañía de su pareja, Ángel Cruz. El padre, sin embargo, se negó por miedo a perder el contacto con su hijo.

En mitad de estas diferencias, la acusada comentó entre su círculo de amigos que el niño le "molestaba" porque le consideraba un impedimento para llevar a cabo sus planes con su pareja.

Mientras tanto, la familia de Ana ha declarado a los medios dominicanos que continúan creyendo en su inocencia y han mostrado su "esperanza" de que todo se aclare. A pesar de las fotografías en las que aparece trasladando el cuerpo del menor.

La relación entre la mujer de 43 años y el pequeño de ocho era especialmente tensa. Por ello, quizás, Gabriel llegó a pedir que "no vuelva de República Dominicana" en uno de los viajes de Ana Julia al país caribeño.

El móvil del asesinato

Ana Julia consideraba a Gabriel como un impedimento para viajar a su país "Ana Julia consideraba a Gabriel como un impedimento para viajar a su país"

La acusada, a la que han descrito como "especialmente fría", no tenía buena relación con la madre de su pareja y, sobre todo, con la madre de Gabriel. El contacto entre Ángel y Patricia era cordial y diario con el fin de establecer unas líneas comunes a la hora de educar al hijo que ambos tenían en común.

Este último provocaba fuertes celos en la acusada, que veía al niño como principal nexo de unión con la expareja de Ángel.

Sin embargo, los investigadores no han descartado la presencia de un posible móvil económico. Ana Julia insistió en repetidas ocasiones en la conveniencia de aumentar el rescate del menor. Además, la acusada había mantenido relaciones sentimentales en el pasado que le permitieron conseguir una buena suma de dinero.

Duro trago para Ángel

Ángel sospechó de su pareja desde el primer momento, pero tuvo que fingir lo contrario "Ángel sospechó de su pareja desde el primer momento, pero tuvo que fingir lo contrario"

El desarrollo de las investigaciones ha sido especialmente duro para los padres de Gabriel. Ambos, al igual que la Guardia Civil, tenían sobradas sospechas de la implicación de Ana Julia en la desaparición del menor.

La (entonces) hipótesis, partió en un primer momento de Ángel, que comunicó a los agentes el extraño comportamiento de su pareja. Sin embargo, el hallazgo de la camiseta centró la autoría en Ana Julia.

Con el fin de recabar pruebas sobre su autoría, la Guardia Civil pidió a los padres que fingieran no tener constancia de estos hechos. Algo que se evidencia en los forzados gestos de Ángel en las apariciones públicas para que su pareja no sospechase.

"Intentamos que se derrumbase", ha asegurado Patricia, la madre de Gabriel que intentó "apelar a su conciencia" con el fin y la esperanza de que Ana Julia entregase al pequeño con vida. Fue imposible.

La única salida de los investigadores, finalmente, fue fingir un rastreo en la finca en la que el menor estaba escondido, para que la ahora acusada entrara en un estado de nervios y se delatase. Dos días después, la Guardia Civil la fotografió sacando el cadáver de un pozo y transportándolo en el maletero de su coche.

Comentarios