Buscar
Usuario

Política

Albert Rivera se salta a Arrimadas y empieza los contactos con el PP para la fusión con Cs

El expresidente de Ciudadanos no comparte la estrategia de tender puentes con el Gobierno: Arrimadas, además, reniega de una coalición con el PP.

Albert Rivera se salta a Arrimadas y empieza los contactos con el PP para la fusión con Cs

Foto: GTres

El idilio entre el Partido Popular y Albert Rivera crece con el paso de los días. Este 'affair' existe sobre el terreno laboral, puesto que el expresidente de Ciudadanos ya ha trabajado para la formación conservadora desde su puesto en el despacho de abogados Martínez-Echeverría preparando el recurso del PP en el Tribunal Constitucional contra la ley del alquiler de Cataluña.

Pero los lazos de Rivera con el partido son mucho más amplios. Comparte la visión estratégica y de modelo, aunque a priori un liberal no encajaría en una formación conservadora en temas como el aborto o la eutanasia. Sin embargo, el giro centrista y de mano abierta hacia el Gobierno que ha emprendido Inés Arrimadas desde que llegó al liderazgo de la formación naranja pesan demasiado para un Rivera que ve en el PP el escarmiento para su sucesora.

Rivera mantiene un canal abierto tanto con Pablo Casado como con Teodoro García Egea, según el diario La Razón. El exdirigente naranja, que ha vuelto a convertirse en estos días en uno de los temas más comentados en redes sociales por la debacle en Cataluña (la mayoría de los tuiteros le achacaron el resultado y fijaron la foto de Colón como el inicio de la muerte del partido que él mismo también llevó al estrellato), ahora guarda silencio y ha evitado pronunciarse. No hubo quien esperaba alguna intervención para criticar la vía de Arrimadas y dar lecciones a la actual dirección del partido, precisamente cuando dentro de Ciudadanos se están exigiendo las cabezas del vicesecretario general, Carlos Cuadrado, y el vicesecretario general adjunto, José María Espejo.

Teniendo en cuenta que VOX irá por libre y que el camino está por explorar entre la ultraderecha y la derecha del PSOE, una hipotética fusión de PP y Ciudadanos sería vital si el espacio del centroderecha quiere recuperar algún día sus esperanzas de recuperar el Palacio de La Moncloa. Hay cierto consenso en que no se recuperará el poder con tres marcas compitiendo por el mismo espacio electoral cuando la actual Ley D'Hondt precisamente castiga la fragmentación del voto.

Rivera habría iniciado los contactos para la OPA de Ciudadanos al PP "Rivera habría iniciado los contactos para la OPA de Ciudadanos al PP"

En pleno cambio de sede y con la intención de Pablo Casado de iniciar un proceso de refundación del Partido Popular, Albert Rivera habría iniciado la maquinaria para movilizar a su sector afín para una fusión que realmente constituye una OPA porque Inés Arrimadas no aprueba esta operación.

Un proyecto que debería estar organizado en otoño

El proyecto debería estar encarrilado en otoño, cuando los populares presentarán su convención nacional para pasar página sobre lo vivido en Cataluña. No se esperan nuevas elecciones hasta finales del año 2022, en Andalucía, unos comicios que además se prevén positivos para el PP porque Juanma Moreno sigue subiendo en las encuestas.

Con este período de calma y con Ciudadanos en proceso de descomposición, en el PP prevén que habrá una fuga de cargos regionales y provinciales de Cs hacia sus siglas. Una especie de 'fuga de cerebros y talento' que recalará en la formación conservadora y que representará una reunificación del centroderecha por la 'upedización' que afronta el partido naranja.

Junto a Rivera, podrían recalar otros miembros de Ciudadanos que se sitúan cada vez más claramente en la órbita del PP. Por el horizonte electoral, toma relevancia el papel que adoptará el vicepresidente andaluz, Juan Marín, muy cercano a los conservadores; al igual que el alcalde de Granada, Luis Salvador. De hecho, el exsecretario de Organización con Albert Rivera y actual senador por designación autonómica, Fran Hervías, un hombre fuerte en la vida interna del partido, se ha mostrado dispuesto a apoyar a un candidato alternativo para estos comicios en una batalla donde asegura contar con el apoyo de la consejera de Igualdad y rival interna de Marín, Rocío Ruiz y el portavoz de Cs en el Parlamento andaluz, Sergio Romero.

Estos hechos amenazan con hacer saltar al partido por los aires, precisamente en uno de sus momentos de mayor debilidad interna y cuando se ve con la necesidad de afrontar los próximos comicios con la mayor cohesión posible si quiere exhibir fortaleza ante sus votantes.

¿Qué futuro le espera a Ciudadanos? El hundimiento en su representatividad, las guerras internas y las operaciones para intentar una OPA por parte del PP, al menos desde un sector crítico, amenazan con un mal pronóstico.

Artículos recomendados

Comentarios