África tiene una técnica agrícola de más de 7 siglos que planta cara al cambio climático

África tiene una técnica agrícola de más de 7 siglos que planta cara al cambio climático

Con 700 años llevándose a cabo, el tratamiento de las tierras oscuras africanas revelan una forma de hacer de los cultivos algo más eficiente y capaz de asumir los cambios climáticos.

Ciencia Sergio C. González Sergio C. González 05 Julio 2016 10:06

Es evidente que nosotros, los que antes fuimos monos, adoptamos el bipedismo y ahora nos estamos acostumbrando a estar sentados todo el día (algo que ya predijo 'Wall-E') somos los responsables de que la temperatura de La Tierra aumente cada año mucho más de lo que debería en condiciones normales, al coger mucho el coche y no reciclar. Ahora entra en juego el resultado de una profunda investigación que podría darnos una respuesta que no esperábamos ni tú ni yo. Posiblemente tampoco en África, donde a menudo sufren los 'avances' de los países 'desarrollados'. ¿Puede una técnica agrícola africana de 700 años de antigüedad combatir los efectos del cambio climático?

La técnica africana que planta cara al cambio climático

Un equipo de antropólogos y científicos ha estado recorriendo durante los últimos años aproximadamente 200 ciudades de todo el continente vecino, especialmente en países de África Occidental como Guinea, Ghana y Liberia, para comprobar de primera mano cómo es el día a día de las comunidades asentadas, con sus costumbres, maneras de entender la vida y formas de afrontar los problemas, ya que ellos tienen que hacer en su mayoría mucho más para conseguir la mitad que nosotros.

La cuestión no es el qué sino el cómo "La cuestión no es el qué sino el cómo"

Allí la sed y el hambre son una realidad, mientras que aquí son preocupaciones más propias de los videojuegos de rol (aunque viendo el paso al que vamos, cualquier día...). Sin embargo, la forma de practicar los cultivos agrícolas son algo universal, que se ha ido traspasando de generación en generación con diferentes técnicas y estrategias teniendo en cuenta la climatología, herramientas y capital humano. Pero todo viene del mismo padre y la misma madre.

Con la materia prima ya tomada, es el momento de crear el nutriente, el alimento. ¿Puede esto mejorar el medio ambiente? ¿De verdad? Tal como aseguran en la investigación, miles de mujeres africanas añaden restos de alimentos y carboncillo vegetal a los suelos tropicales de la zona para nutrirlos, algo necesario por los largos periodos de sequía durante los meses de verano. Lo que comúnmente se conoce como las Tierras Oscuras de África es el resultado de un color ennegrecido de los suelos donde se vierten estos restos de alimentos mencionados, técnica que también se practicaba en el Amazonas precolombino. El objetivo de estas tribus no es otro que adaptar la superficie a los cambios de temperatura venideros, que poco a poco irían permitiendo que no solo la agricultura sino el mantenimiento de las tierras perdurase muchísimo más tiempo sin necesidad de agua o nutrientes naturales.

Tierras de cultivo con un secreto detrás

La conclusión a la que han llegado, por tanto, es que por simple que parezca esta técnica con siete siglos de antigüedad (que hemos ignorado y ni siquiera nos hemos preocupado por conocer) tiene la respuesta a todo eso que nos dicen desde las altas esferas de la sociedad. Sí, tenemos la culpa de cargarnos los polos y que de aquí a unos años Peñíscola vaya a ser cosa de los libros de Historia, pero también tenemos una solución en nuestras manos.

Espero que en el futuro los agricultores produzcan comida segura "Espero que en el futuro los agricultores produzcan comida segura"

"Es muy sencillo: el tratamiento efectivo de las tierras de cultivo puede darnos una respuesta a los grandes cambios que se están dando en todo el planeta y desarrollar un 'cambio inteligente' en los sistemas de agricultura que permita que crezcan las tierras y que la población se adapte realmente al cambio climático", asegura James Fairhead, antropólogo de la Universidad de Sussex y coautor de este magnífico estudio que ha ocupado miles de portadas en periódicos nacionales e internacionales durante los últimos días.

La práctica de esta técnica, adoptada solo en minorías de África conscientes de que esto es algo que funciona, ha permitido que desde los años 90 la preservación del alimento haya mejorado en aquellos lugares donde ha sido llevada a cabo, pero por desgracia en el Sáhara Occidental y América Central todavía hay mucho trabajo por hacer. La malnutrición azota a una de cada cuatro personas en toda África, mientras que en el año 2015 más de 795 millones de personas estaban en un estado de manutrición. Sí, casi el mismo número de usuarios de WhatsApp en todo el planeta, solo que esta vez viéndolo todo desde el otro lado; en vez de con un smartphone, sin tener bocado que llevarse a la boca. Nosotros sigamos haciendo RT a todo.

¿Y por qué funciona la técnica? ¿La puedo practicar en casa?

Somos lo que comemos "Somos lo que comemos"

Las Tierras Oscuras de África son capaces de producir mucho más cultivo en menos tierra; dicho de otro modo: es más eficiente. Al tener mucho más carbono orgánico reduce el nivel de gases de la atmósfera, que oxidan parte de ese nutriente de la misma manera que lo hacemos nosotros al respirar. Ojo a la lapidaria frase con la que nos deleita Dawit Solomon, uno de los miembros de la Cornell University, demostrando que quizá teníamos una venda en los ojos y que nos creíamos demasiado listos:

"Lo que es más sorprendente es que tanto en África como en el Amazonas dos comunidades indígenas completamente aisladas del resto del mundo hayan conseguido sobrevivir con el paso del tiempo y ser capaces de lograr algo que el sistema de agricultura moderno no ha conseguido hasta ahora". Como decimos de los japoneses... "¡nos llevan años de ventaja!".

Y no, lo peor de todo no es que no se haya demostrado por activa y por pasiva que el tratamiento de las tierras oscuras de África funciona, que tendría beneficios dentro de lo que cabe en el incesable cambio climático y que serviría para mejorar las técnicas de cultivo aquí, allí y donde a usted de plazca; lo peor de todo es que se están haciendo oídos sordos a todos estos avances que, no nos cansamos de repetir, tienen más de 700 años de antigüedad. ¿Lo conseguiremos hacer trending topic? Espera, que al final [inserte jugador de fútbol engominado] no va a ser titular la semana que viene...

Comentarios