Un adolescente británico se queda ciego tras alimentarse de comida basura

Un adolescente británico se queda ciego tras alimentarse de comida basura

La ingesta de grasas, sales y aditivos a largo plazo también trae consigo trastornos mentales como el rechazo a las frutas y las verduras.

Muchas son las familias que intentan introducir hábitos saludables en la alimentación de sus hijos desde bien entrada la niñez. El mismo trabajo que hacen cientos de asociaciones, nutricionistas y especialistastratando de implantar en nuestras mentes qué tipo de nutrición y estilo de vida debemos llevar. Sin embargo, un joven ha sufrido las consecuencias de no hacerlo. Los médicos han diagnosticado el primer caso de ceguera parcial en Reino Unido después de que el adolescente llegara al hospital alegando llevar una alimentación constante a base de comida basura desde que es pequeño.

El centro al que este chico de 14 años acudió ya estaba al tanto de sus problemas alimenticios, pues aseguran que siempre ha llevado una dieta irregular y "quisquillosa", a pesar de que su índice de masa corporal y su constitución no se salían fuera de una aparentenormalidad. Cuando se quejó de cansancio, los médicos procedieron a practicarle unos análisis que pudieran determinar algún tipo de afección en su organismo. El resultado fue un cuadro de anemia y déficit de vitamina B12, por lo que le pidieron que siguiera sus consejos y tomara complementos nutricionales que le ayudaran a llevar una alimentación más regular.

Al parecer, el menor no hizo mucho caso y un año más tarde volvió al hospital con síntomas que no tenían nada que ver a lo que le ocurría anteriormente. Por aquel entonces, regresó al hospital manifestando sordera y problemas de visión. Dos años más tarde los oculistas detectaron daños prácticamente irreversibles en sus ojos. La razón no es otra que la deficiente alimentación que durante tanto tiempo ha seguido, a base de lo que conocemos como comida rápida. El caso ha salido a la luz tras haber sido publicado por la revista Annals of Internal Medicine. Pese a la generalización existente sobre la ingesta de este tipo de comida, ha pillado por sorpresa a la comunidad médica

Su madre ha asegurado al diario británico The Telegraph que se encuentra "devastado" y ha decidido renunciar a sus estudios en la universidad. Toda la vida familiar ha dado un giro radical, ya que ella misma ha tenido que dejar su trabajo para cuidar de la salud física y mental de su hijo. A pesar de las recomendaciones de los médicos, asegura que sigue comiendo de forma similar, aunque ha introducido de forma abrupta el consumo de batidos de frutas, que le proporcionen los nutrientes necesarios para el organismo. 

Patatas fritas, salchichas y pan

La dieta del joven se basaba en patatas fritas y salchichas procesadas "La dieta del joven se basaba en patatas fritas y salchichas procesadas"

Muchas son las veces que hemos escuchado cómo los fritos, ultraprocesados y en definitiva cualquier alimento precocinado, con altos índices de grasas e hidratos de carbono, son muy perjudiciales para nuestro organismo si no controlamos su ingesta. El adolescente reveló que durante su infancia se alimentaba diariamente a base de patatas fritas, Pringles, pan blanco de molde, lonchas de jamón y salchichas, debido a que repudiaba la textura de otros alimentos. Su ingesta incesante había desembocado en "bajos niveles decobre y selenio, un alto nivel dezinc y un nivel notablemente reducido de vitamina D y densidad mineral ósea". 

De forma progresiva, estos síntomas en su cuerpo acabaron desarrollando una neuropatía óptica nutricional (NON). Esta alteración en el bienestar de su salud ocular se debe a la mala absorción de alimentos por su carácter deficiente. Sus efectos son propensos a agravarse si la persona es fumadora o ingere alcohol constantemente. En el caso del británico, la comida basura ha sido su desencadenante.

Es cierto que la ingesta masiva o constante de comida rápida o comida basura siempre ha estado considerada como un factor de riesgo para la salud por sus altos niveles de grasa, sal y aditivos.

Cualquier persona expuesta de esta manera ante lo que algunos describen como "adicción" podría ser víctima de problemas cardiovasculares, obesidad o diabetes. Por no hablar de los trastornos psicológicos que también se asocían con este estilo de vida. La pérdida parcial de visión no es solo uno de los síntomas que este joven padece, sino que los profesionales también le han diagnosticado un trastorno de la conducta alimentaria

Según El Plural, los expertos consideran que este trastorno, que consiste en evitar ingerir según qué tipo de alimentos, es relativamente "nuevo" y "no se debe a problemas de peso o forma". El equipo de investigadores dirigidos por Rhys Harrison, que profundizan en su estudio, focalizan su inicio en la infancia y en el desinterés por comer, existente en niños, especialmente por la textura de alimentos de frutas y verduras

Para el nutricionista Julio Basulto, el caso del británico es el mejor ejemplo para explicar porqué la buena apariencia física de una persona, según el canon de belleza imperante, realmente no explica lo sanos que estamos. "Una mala alimentación y un mal estilo de vida sí que suelen ser sinónimos de mala salud", argumenta el dietista. 

Comentarios