El acoso sexual en el trabajo aumenta con la precariedad del mercado

El acoso sexual en el trabajo aumenta con la precariedad del mercado

Las cifras de mujeres que han padecido episodios de acoso sexual en el trabajo rondan las 50.000 víctimas, número que supera el censo de poblaciones como Teruel o Soria.

Vida María Pérez García María Pérez García 20 Diciembre 2016 12:57

El acoso laboral es una lacra de nuestra sociedad que desgraciadamente va en aumento. Según la última Memoria del ministerio Público, los casos de hostigamiento en el trabajo han crecido un 40% en dos años, y su frecuencia ya supera los datos de otros delitos como el proxenetismo o la sustracción de menores. Que la cifra se haya visto incrementada en tan alto porcentaje hace pensar que la precariedad del mercado laboral puede tener algo que ver con este aumento ¿será verdad? Hay varios datos que apuntan a ello. 

En primer lugar, la Estadística de Condenados del INE (Instituto Nacional de Estadística) aporta un esbozo sobre la progresión de los datos: En los primeros años de la crisis (2008-2011) se constataron 118 condenas por este delito, que pasaron a 158 en los siguientes cuatro años. Así mismo, según informa Ctxt, los fiscales auguran un aumento de estas cifras en los próximos años, debido a los juicios de los que tienen constancia para el siguiente periodo. 

Si bien el primer indicio del que hemos hecho gala está compuesto por puros números, el siguiente incluye un factor sociológico. Los datos aportados anteriormente reflejan una realidad, pero tenemos que ser conscientes de que existe otra cara, una sumergida, oculta, la de aquellas personas que no denuncian porque están coaccionadas o tienen miedo, miedo a las represalias, miedo a perder su trabajo

'Siéntete privilegiado por tener empleo'

En un clímax donde solo se escucha la frase: 'siéntete privilegiado por tener empleo' el temor a perder el puesto de trabajo queda patente. Esta situación es aprovechada por los empresarios, que la utilizan para rebajar las condiciones laborales. A parte de este uso, otros utilizan su posición de poder para ejercer una actitud de superioridad sobre sus empleada/os, que acaban sumida/os en una espiral de acoso laboral

La precariedad del mercado laboral deja a los trabajadores en una situación de vulnerabilidad "La precariedad del mercado laboral deja a los trabajadores en una situación de vulnerabilidad"

Estos datos también están constatados con datos. Según un informe de Eurofound (Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida en el trabajo), las cifras de denuncias por hostigamiento laboral y sexual en España se sitúan en un 18%, frente al 30% de media de la UE. Destacar países como Irlanda y Reino Unido, cuyos porcentajes alcanzan el 80%. 

Según Cristina Antoñazas, Vicesecretaria general de UGT las mujeres "son las que más violencia sufren en el trabajo, y en muchas ocasiones no denuncian". 

Otro informe de la fundación anterior, Eurofound, señala que el 0,6% de la población española sufrió acoso sexual en el trabajo durante 2011. Aunque pueda parecer bajo, el dato es más llamativo si lo pasamos a términos absolutos: 111.000 trabajadores. Si discernimos por sexos, la cifra femenina se sitúa en 50.448 víctimas, cantidad que supera el censo de ciudades como Teruel y Soria

Impunidad desde el Código Penal

A esta realidad no beneficia la benevolencia del código Penal Español. Nuestra legislación pena con hasta cinco meses de prisión o una multa de hasta 15.000 euros a quien origine "una situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil o humillante a otra persona a la que, en el ámbito de una relación laboral, docente o de prestación de servicios, continuada o habitual, le reclame favores de naturaleza sexual". 

Esto significa que un acosador sin antecedentes penales puede saldar sus tropelías con dinero, lo que deja este delito sin un castigo real y aparta los sentimientos de las víctimas del proceso judicial.  

Comentarios