9 lecciones que aprendimos con 'Forrest Gump'

9 lecciones que aprendimos con 'Forrest Gump'

Recordamos los mejores momentos de la película protagonizada por Tom Hanks.

Cine Azucena Pereira Azucena Pereira 23 Septiembre 2018 17:52

Protagonizada por Tom Hanks y dirigida por Robert Zemeckis, 'Forrest Gump' se ha convertido en todo un clásico del séptimo arte, uno de esos largometrajes que hay que ver, por lo menos, una vez en la vida. Estrenada en España el 23 de septiembre de 1994, narra la historia de Forrest, un joven con discapacidad intelectual que se convierte en el protagonista de algunos de los acontecimientos más importantes de la historia de los Estados Unidos.

La película nos sumerge en el universo de Forrest, apasionado de la vida, de su madre y enamorado desde la infancia de Jenny. Durante su viaje le acompañamos en su proceso de maduración y en varias aventuras, momentos en los que Forrest demuestra su bondad, amor y entusiasmo por las pequeña cosas y experiencias del día a día. Gracias a su forma de ver y entender la vida, pudimos aprender más de una lección vital.

1 Las promesas siempre se cumplen

Forrest siempre cumplió todas sus promesas "Forrest siempre cumplió todas sus promesas"

Parece obvio que las promesas se hacen para cumplirlas, pero no siempre ocurre así. El valor que tiene la palabra de una persona parece que pierde importancia con el paso de los años. Pero, en el fondo, lo que decimos y hacemos en correspondencia con las promesas que hacemos, dicen mucho de cómo y de quién somos.

El bueno de Forrest nos demostró por activa y por pasiva que, cuando das tu palabra a otra persona, tienes que llegar hasta el final y cumplir con lo prometido. De hecho, a lo largo de la película realizó más de una promesa, tanto a sus amigos como al amor de su vida, cumpliendo cada una de sus palabras sin importar lo que tuviera que hacer para ello.

2 La vida es una caja de bombones

Forrest de niño junto a su madre "Forrest de niño junto a su madre"

La madre de Forrest ejerció una gran influencia en la vida de nuestro protagonista. Tanto es así, que él siempre contaba los dichos y las frases que su progenitora le enseñaba. Una de las más conocidas por todos es aquella que rezaba "la vida es una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar".

El propio Forrest lo comprobó en sus propias carnes, ya que tuvo momentos de felicidad absoluta en los que primaba la alegría, pero también vivió otros instantes más complicados en los que sonreír se convertía en algo más difícil. Sin embargo, Forrest nunca se rindió ante nada y siempre supo salir adelante, superando obstáculos como el problema con sus piernas, los prejuicios de las personas que se cruzaban en su camino o la muerte de seres queridos.  

3 Correr no lleva a ningún lado

Forrest recorrió el país corriendo sabiendo que no iba a llegar a ningún lado "Forrest recorrió el país corriendo sabiendo que no iba a llegar a ningún lado"

Vivimos en una sociedad en la que prima la velocidad. El día a día es un constante ir y venir para muchas personas, un modo de vida en el que siempre estamos acelerados. Nos hemos acostumbrado a ir corriendo a todas partes y a no tener tiempo casi ni de respirar y, quizá, deberíamos tomar como referencia a Forrest, que pasó una temporada corriendo para llegar a una gran conclusión: "La verdad, aunque yo siempre iba corriendo, nunca pensé que eso me llevara a ningún lado"

Esa trama de la historia es una metáfora de la vida que sigue vigente en la actualidad, demostrando que, aunque vivimos corriendo, la mayor parte del tiempo no estamos yendo a ningún lado. Lo mejor de todo es que Forrest logró convertirse en un referente, una fuente de inspiración para muchos que quisieron seguirle en su odisea corriendo a través del país.

4 Haz lo que quieras y cuando quieras

Forrest siempre hizo lo que quiso sin importar lo que le dijeran "Forrest siempre hizo lo que quiso sin importar lo que le dijeran"

Parece obvio que todos deberíamos hacer lo que quisiéramos y cuando quisiéramos, pero esto no siempre es así. Vivimos condicionados, sobre todo por lo que está establecido en la sociedad, es decir, nos dejamos llevar por la corriente que dice que tenemos que comprarnos una casa, un coche, casarnos, tener hijos y formar una familia. A pesar de que no todo el mundo quiere ese futuro.

Forrest dejó de lado todos esos prejuicios y logró hacer cosas épicas, sin tener en cuenta lo que la gente esperaba de él.  De hecho, estuvo corriendo simplemente porque así lo quiso, porque en ese momento era lo que le apetecía y nadie se lo iba a impedir. Quizá todos deberíamos hacer como Forrest y dedicarle un poco más de tiempo a aquellas cosas que nos hacen felices.

5 El pasado no se puede olvidar

Forrest y Jenny de niños "Forrest y Jenny de niños"

Por mucho que lo intentemos, el pasado es algo imposible de olvidar. Cada una de nuestras acciones tiene su efecto en el futuro, puesto que todo siempre acaba por volver, ya sea en nuestra propia mente o en otras cosas que nos recuerdan directamente a momentos pasados. Jenny, el gran amor de Forrest, es un claro ejemplo debido a ese pasado tan complicado que vivió al lado de su padre.

La mujer vivió una infancia y adolescencia difícil por culpa de los abusos de su progenitor, algo que le marcó de por vida. La búsqueda de la libertad le llevó a pasar por diferentes etapas, algunas de ellas autodestructivas, pero cada uno de sus movimientos venían derivados de ese pasado que para ella pesaba como una losa y era imposible de olvidar.

6 Aprovecha tus virtudes y saca partido de tus defectos

A Forrest se le daba genial correr y supo sacarle partido "A Forrest se le daba genial correr y supo sacarle partido"

Cada uno de nosotros nacemos con una serie de virtudes y defectos que nos hacen especiales. No siempre somos capaces de ver cada una de nuestras posibilidades porque tendemos a fijarnos en los aspectos más negativos, pero 'Forrest Gump' nos enseñó la importancia de aprovechar ambas cosas, sacando partido a esos defectos que en realidad nos hacen únicos en lugar de lamentarnos por ellos.

Una de las escenas míticas de la película y que demuestran que en la vida hay que intentarlo todo para saber hasta dónde somos capaces de llegar, es aquella en la que un Forrest en plena infancia se lanza a correr al grito de "¡Corre, Forrest, corre!", liberándose de las prótesis de sus piernas que le obligaban a andar de una forma extraña y percatándose de que podía correr y tenía mucho potencial.

7 Hay recuerdos imborrables

Forrest supo aprovechar cada instante y generar recuerdos para toda la vida "Forrest supo aprovechar cada instante y generar recuerdos para toda la vida"

"Es curioso lo que un joven recuerda. Porque yo no recuerdo haber nacido, no recuerdo lo que me regalaron para mi primera Navidad y no recuerdo a dónde fui para mi primer picnic. Pero sí recuerdo la primera vez que escuché la voz más dulce de todo el mundo".

Con estas palabras nos recordaban que hay momentos en nuestra vida que permanecerán siempre en la memoria, instantes que para cada uno son únicos y que resultan imposible olvidar. Sobre todo si están vinculados con personas que nos hicieron felices.

8 Tonto es el que hace tonterías

Forrest era mucho más inteligente de lo que pensaba la mayoría "Forrest era mucho más inteligente de lo que pensaba la mayoría"

La mayoría de la gente que se cruzaba en el camino de Forrest pensaba que era un tipo con problemas e incapacitado para realizar algunas cosas. Incluso algunos le llegaron a considerar tonto. Pero Forrest lo tenía claro: él consideraba realmente a alguien tonto como aquel que hace tonterías, cosa que Gump nunca hizo. Cada una de sus acciones tenían una motivación, pero sobre todo actuaba movido por la humildad que tanto le caracterizaba.

Al contrario que otros muchos, que consideran que saben todo en esta vida, Forrest asumía que no tenía un conocimiento absoluto y que no era una persona inteligente, pero poseía otros valores más importantes, como saber lo que es el amor. Asimismo, Forrest tenía un gran sentido de la lealtad, como el que mostró con Bubba durante su etapa en la guerra de Vietnam, cumpliendo el sueño de su amigo cuando este falleció.

9 El amor no entiende de inteligencia

Forrest siempre estuvo enamorado de Jenny "Forrest siempre estuvo enamorado de Jenny"

Desde que eran unos niños, Forrest siempre se sintió atraído por su vecina Jenny. Con ella compartió muchos momentos en su infancia, por lo que rápidamente desarrolló sentimientos. No obstante, aunque nuestro protagonista solo tenía ojos para ella y vivía plenamente enamorado, recibió más de una negativa de Jenny, una actitud que nunca entendimos, pero que en el fondo tenía su raíz en los abusos que la mujer sufrió por parte de su padre en la infancia.

A pesar de todo, finalmente Forrest logró su propósito y estuvo con Jenny hasta sus últimos días, llegando a formar una familia. Él entendía el amor como una forma de expresión pura, porque cuando te enamoras de verdad de alguien no importa absolutamente nada más que lo que sientes por esa persona, sin tener en cuenta su apariencia, sus conocimientos o sus habilidades.

Comentarios