Los 8 inventos japoneses más surrealistas del mundo

Los 8 inventos japoneses más surrealistas del mundo

Japón es, sin duda, el rincón de la creatividad más extravagante: estos son sus inventos más surrealistas que queremos incorporar a nuestras vidas.

Japón siempre ha demostrado ir un paso por delante en tecnología, ingenio y una imaginación desbordante para dar solución a problemas de la vida cotidiana que no sabíamos que teníamos.

Pero, quizás, han llevado la inventiva demasiado lejos y los artilugios que consideran 'útiles' se les han ido un poco de las manos. Si no lo crees, te mostramos los 27 inventos japoneses más extraños que no podrás creer que existen. Quién sabe, igual acabes necesitando tener una mano falsa o una almohada con forma de piernas de forma urgente.

1 Cualquier puede ser perfecta para echarse la siesta

Gorro-almohada "Gorro-almohada"

La discrección no es el punto fuerte de este invento y eso salta a la vista. Pero, siendo optimistas, ¿qué importa que importa ser el centro de las miradas y los murmullos cuando te puedes echar una siesta en el metro, en clase o, incluso, en el trabajo?

2 Bebé-mopa

Traje-mopa para bebés "Traje-mopa para bebés"

El traje-mopa es válido para bebés o para mascotas, ya que, en realidad, este invento consigue, no solo que los bebés no ensucien el suelo en su rutina de gateo, sino que además harán ellos solos la limpieza de la casa. Y, de paso, garantizará las risas (o el llanto) a los padres que tengan que ver a su bebé con esas pintas.

3 Mantén secos tus zapatos

paraguas "paraguas"

Hay alguien que ha pensado que mojarse los zapatos cuando llueve es un problema que necesita una solución urgente. Por ello han decidido que llevar unas sombrillas enormes en los pies es la opción más adecuada y, por supuesto, nada incómoda.

4 El 'modo incógnito' más rústico

Si estás sentado en una cafetería o viajando en transporte público y quieres protegerte de la típica mirada indiscreta que siempre lanza la persona que está a tu lado, la 'bufanda de la privacidad' evitará que nadie vea el contenido de tu pantalla, aunque tampoco faltarán miradas de asombro ante semejante outfit.

5 Olvídate de soplar la comida

ventilador para los alimentos "ventilador para los alimentos"

Es quizás, uno de los pocos inventos japoneses realmente prácticos, y es que con este ventilador que se incorpora a los cubiertos, ya no tendrás que gastar más energía soplando eternamente hasta poder comer de tu plato. El artilugio realiza todo el trabajo por ti para que solo tengas que preocuparte de disfrutar de la comida. Buen provecho.

6  No te cortes ni un dedo

Mano falsa anti-cortes "Mano falsa anti-cortes"

Esta mano falsa será tu mejor aliada en la cocina, ya que te permite cortar los alimentos sin cortarte ni un dedo. Puede parecer práctica o no, según se mire, pero seguro que promete ser el centro de atención de todas las visitas que se dignen a comprobar todos los inventos japoneses que se esconden por tu casa.

7 Conviértete en un baño portátil

No hay nada mejor que convertir tu cabeza en un portarrollos "No hay nada mejor que convertir tu cabeza en un portarrollos"

No hay peor momento en el mundo, que aquel en el que la naturaleza llama y no tenemos a mano papel higiénico. Sí, aunque no le damos importancia que se merece, sin duda es uno de esos elementos a los que el mundo puede echar de menos cuando falta. Pero tranquilos, que no hay problema... ¿qué hay mejor que evitar cualquier preocupación que convertir nuestra cabeza en un portarrollos? Además, es uno de los mejores remedios para la alergia o la gripe...

8 El invento que será la envidia de Villarejo y la 'vieja del visillo'

Una apunta a Cuenca y la otra a Triana "Una apunta a Cuenca y la otra a Triana"

Nuestra vena espía, al más puro estilo del comisario Villarejo y la 'vieja del visillo', puede estar de enhorabuena. La solución llega, claro está, desde Japón y en forma de gafas de sol, que para algo queremos convertirnos en espías de los de verdad. Para mejorar su alcance, no hay nada como incluir dos catalejos, uno mirando a Cuenca y el otro a Triana, para abordar el mayor campo de visión. Nadie sabe a donde se dirige cada ojo y, seguro, no llamarás la atención en ningún momento con esa parafernalia en la cabeza. Así que sí, ya puedes ser feliz.

Comentarios