El asesino de Miguel Ángel Blanco disfrutará de un permiso penitenciario

El asesino de Miguel Ángel Blanco disfrutará de un permiso penitenciario

'Txapote' saldrá de la cárcel para visitar a su padre, que sufre dificultades de movilidad

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 30 Marzo 2017 13:02

El etarra Francisco Javier Gaztelu, alias 'Txapote', podrá abandonar la cárcel de manera temporal para visitar a su padre, tal y como ha aprobado el juez de Vigilancia Penitenciaria, José Castro.

Txapote disfruta así de su primera salida de la cárcel tras 16 años initerrumpidos en prisión por los asesinatos a sangre fría de Fernando Buesa, Fernando Mújica, Gregorio Ordoñez y José Luis López de Lacalle. Sin embargo, el caso más sonado fue el del concejal popular en Ermua, Miguel Ángel Blanco, contra el que disparó tras varios días retenido contra su voluntad en un zulo.

El terrorista Francisco Javier Gaztelu, alias 'Txapote' "El terrorista Francisco Javier Gaztelu, alias 'Txapote'"

La personalidad de este terrorista puede resumirse en el relato que la sentencia judicial brindó sobre su participación en ETA. La banda contaba con su presencia porque no mostraba ningún tipo de reparo a la hora de disparar en contra de sus víctimas, a quienes acostumbraba a disparar en la nuca o por la espalda.

El permiso penitenciario llega ante "la dificultad de movilidad" del padre del prisionero, que se encuentra en avanzada edad. Sin embargo, la Junta de Tratamiento de la cárcel de Huelva en la que cumple condena se ha opuesto completamente a esta idea. Sin embargo, se hará igualmente efectiva.

Uno de los problemas que presenta a la hora de recibir el permiso es que 'Txapote' no ha mostrado ningún tipo de arrepentimiento por sus actos. De hecho, ha continuado defendiendo la lucha armada en el País Vasco, aunque la banda terrorista se encuentre a tan solo diez días de entregar de manera oficial y definitiva las armas.

Para evitar cualquier tipo de problema, las autoridades ya han asegurado que la salida será durante "el tiempo imprescindible", bajo custodia policial y sin escatimar en cuanto a medidas de prevención.

La opinión de los familiares de las víctimas

La madre de Miguel Ángel Blanco, Mamen Álvarez, durante el juicio por el asesinato de su hijo "La madre de Miguel Ángel Blanco, Mamen Álvarez, durante el juicio por el asesinato de su hijo"

La opinión de los familiares de las víctimas no se ha hecho esperar. El diario El Confidencial ha recogido el testimonio de Consuelo Ordoñez, hermana de Gregorio Ordóñez y presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo, que ha querido cuestionarse: "¿Alguien se preocupa acaso de que mi madre, que también está mayor, haga un viaje cómodo para ir a ver la tumba de su hijo, que está a 1.200 kilómetros?". Y ha querido emplear la ironía para criticar la decisión del juez: "ahora tiene sentimientos y es humano" -en referencia a 'Txapote'.

Con ella ha comulgado también Mikel Buesa, hermano del vicelendakari asesinado por la banda, Fernando Buesa: "Castro ha actuado de forma negligente y reprobable". Buesa considera que el juez ha aplicado "un criterio excesivamente benevolente que no tiene jusitificación". A su juicio, el estado del padre de García Gaztelu "no es motivo suficiente" para concederle el permiso penitenciario y sentencia: "este individuo es responsable de numerosos asesinatos, ya sea por cometerlos como por ordenarlos".

¿Alguien se preocupa acaso de que mi madre, que también está mayor, haga un viaje cómodo para ir a ver la tumba de su hijo, que está a 1.200 kilómetros?

La decisión también ha sido criticada por Alfonso Sánchez, presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, que ha asegurado que "puede ser una decisión legal, pero el juez Castro se merece un tirón de orejas moral". Sánchez afirma que ha intentado revertir la libertad condicional por todo tipo de vías, pero que al final ha sido imposible que su intención llegue a buen puerto. Sin embargo, ha terminado pidiendo que "alguien le pare los pies a Castro" y ha remarcado que el magistrado no ha medido "el dolor" que provoca a las víctimas y el mensaje "tan peligroso" que manda, ya que "este sanguinario terrorista no ha mostrado ni un ápice de arrepentimiento".

El asesinato de Miguel Ángel Blanco

El concejal Miguel Ángel Blanco fue asesinado a sangre fría por la banda terrorista ETA "El concejal Miguel Ángel Blanco fue asesinado a sangre fría por la banda terrorista ETA"

El 1 de julio de 1997 la Guardia Civil conseguía liberar de un zulo al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara. Todo un golpe a la banda, que decidió responder de manera tajante: una semana después secuestraba a un concejal del Partido Popular en Ermua, Miguel Ángel Blanco.

Retenido igualmente contra su voluntad, los terroristas pusieron una condición para liberarle: que el gobierno, encabezado entonces por José María Aznar, iniciase los trámites para el acercamiento de los presos de ETA a las cárceles vascas.

Los terroristas pusieron como fecha el 12 de julio, tres días después del inicio del secuestro. Sin embargo, cuando llegó tal fecha no obtuvieron ningún tipo de respuesta, por lo que decidieron maniatarle, introducirle en el maletero de un coche y llevarle a un descampado donde le asesinaron a sangre fría.

Miguel Ángel Blanco no falleció en el acto, pero su muerte supuso todo un revés para la banda terrorista. La izquierda abertzale, acostumbrada a una población callada por el miedo, vio cómo de repente una marea de manifestantes cercaban las sedes de Herri Batasuna al grito de "asesinos".

La condena a nivel social fue prácticamente unánime "La condena a nivel social fue prácticamente unánime"

Toda una ola de manifestaciones recorrió el país, con las manos levantadas y pintadas de blanco para pedir el fin del chantaje que ETA estaba realizando a toda la sociedad. Jamás se había mostrado una respuesta tan contundente contra la banda terrorista, y algunos miembros de su entorno comenzaron a plantear la posibilidad real de acabar con la violencia.

Con ello, comenzaba un lento declive que, con los atentados del 11-M que supusieron la instauración del terrorismo islámico en nuestro país y en Europa, fueron quitando relevancia a la organización que, en 2011, anunció el cese definitivo de la actividad armada. Dentro de diez días entregarán el arsenal que aún conservan para poner fin a una banda de la que ya reniega, incluso, hasta el entorno político abertzale.

Comentarios