Buscar
Usuario

Política

VOX suma otro batacazo judicial: desestimada su querella por el "acto" en Sevilla

El partido de extrema derecha celebró un mitin político que disfrazó de rueda de prensa, presentando después una querella por el despliegue policial.

VOX suma otro batacazo judicial: desestimada su querella por el "acto" en Sevilla VOX suma otro batacazo judicial: desestimada su querella por el "acto" en Sevilla

Los fracasos judiciales de VOX se multiplican pese a que el partido trate de hacer creer que la justicia siempre le da la razón. Su última derrota se la ha regalado el el Juzgado de Instrucción número 11 de Sevilla, que ha desestimado su denuncia por lo que consideraban excesivo despliegue policial ante el acto celebrado en Sevilla el pasado 17 de marzo y el sobreseimiento provisional de las actuaciones incoadas por dicha denuncia.

La denuncia de la formación ultraderechista se dirigía contra la ex delegada del Gobierno central en Andalucía, Sandra García; el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano; el alcalde hispalense, Juan Espadas; y su edil de Gobernación, Juan Carlos Cabrera; todos ellos del PSOE. VOX les atribuía presuntos delitos de vulneración de derechos fundamentales, coacciones, abuso de poder y prevaricación.

Según reza la denuncia del partido de Santiago Abascal, cargos directivos de VOX y ciudadanos a título personal "se vieron privados de los mínimos derechos fundamentales de libre circulación y reunión, derechos que exigen de una mera comunicación a la autoridad gubernativa, que no puede denegarlos ni impedirlos".

El juzgado recuerda que los hechos acontecieron "en un contexto de vigencia del estado de alarma, con restricciones de derechos fundamentales, acordado por el gobierno de la nación debido a la pandemia".

Pero en un auto emitido el pasado 29 de julio, el Juzgado de Instrucción número 11 zanja que "no puede decirse que se vulnerara el derecho de reunión de persona alguna, por cuanto no se convoco por la parte querellante una concentración, reunión o manifestación al que pudiera acudirse libremente, pues no se interesó su practica con las formalidades que exige la normativa administrativa y su comunicación con al menos diez días antes, ni se indicó la urgencia, sino que lo que se solicitó fue permiso para una rueda de prensa con posible ocupación de la vía, siendo por tanto el convocante conocedor de que podría existir algún incidente o alteración del orden, por lo que no se vulneró derecho alguno ni se vulneró la Ley Orgánica 9/1983, no constando que por la Delegación o Subdelegación del Gobierno se dieran instrucciones en relación al dispositivo puesto en marcha por la Unidad de Intervención Policial".

Además, el juzgado expone que "ningún ciudadano acudió a formular denuncia en sede policial, ni judicial, por serle impedido el acceso a dicho acto o al lugar, ni ante la imposibilidad de pasar por la Plaza Nueva, restringiendo así su derecho de libre deambulación, circulación o de acceso a una manifestación o de ejercer el derecho de reunión o asistencia a acto o reunión concreta", con lo que "difícilmente puede considerarse que a los ciudadanos por los hoy denunciados se les restringiera su derecho de reunión, como derecho fundamental aquél día y por tanto no se aprecien indicios del delito" alegado.

"En cuanto a miembros del partido VOX, ni de las imágenes presentadas ni del contenido del informe de la Policía Nacional se desprende que un acto dirigido a la prensa tuvieran que estar todos y cada uno de los miembros del partido y cierto es que la presencia policial fue numerosa, pero el fin de tal presencia policial no fue impedir el acceso al lugar de persona alguna, sino de proteger a los propios convocantes, garantizar el normal desarrollo de la rueda de prensa evitando incidentes, debido al gran numero de seguidores del propio partido político y de curiosos, y al estado de alarma que por la pandemia exigía se cumplieran medidas de distancia social y de higiene, y que obligaban a tal despliegue, siendo consciente el propio partido querellante de que acudirían al lugar personas ajenas a la convocatoria de una rueda de prensa, y así lo hicieron constar en su petición a la Subdelegación del Gobierno, resultando que tal acto se convirtió en una concentración numerosa", razona el juzgado.

Rueda de prensa convertida en mitin

A pesar de las restricciones debido a la pandemia del coronavirus, VOX celebró un mitin político en Sevilla que disfrazó de rueda de prensa. Asistió un gran número de personas sin que se pudiera respetar la distancia de seguridad. Además, la formación de extrema derecha no comunicó la concentración ni en tiempo ni en forma. Quedó meridianamente claro que no se trataba de una rueda de prensa cuando una periodista preguntó por esta cuestión y recibió abucheos de los asistentes.

Artículos recomendados

Comentarios