Buscar
Usuario

Ciencia

El vídeo de un filete de pescado brincando es real y esta es su explicación científica

Las imágenes han sorprendido a los usuarios de todas las redes sociales, pero son más comunes de lo que podríamos pensar.

Las redes sociales han permitido que todos podamos convertirnos espectadores de imágenes completamente increíbles y que, quizás, jamás hubieramos creído en el caso de que alguien nos la relatase.

Este caso que vais a ver es uno de ellos. Y os advertimos: no es un fake. Hay una explicación científica. Echad un vistazo primero y después os explicamos todo:

Las imágenes son completamente reales y, aunque no lo parezca, son más habituales de lo que pensamos. Sobre todo, en las lonjas, donde el pescado se encuentra completamente fresco. 

El responsable de este suceso se llama trifosfato de adenosina. Es el nucleótico encargado de obtener la energía celular. En el caso del pescado, cuando está fresco aún se encuentra completamente cargado de esta sustancia, lo que permite que tenga el potencial energético para liberar el movimiento (conocido por el nombre de potencial de membrana).

En el caso de que se encuentre muy fresco, como en este caso, puede producirse de manera espontánea. Es lo que se conoce como 'espasmos musculares y movimientos reflejos post morten'. Se encuentran documentados en medicina desde hace tiempo y se producen en el 39% de las personas que ya se encuentran fallecidas.

Sin embargo, la mayoría de casos se produce posteriormente y como consecuencia de una reacción química. Por ejemplo, cuando el pescado entra en contacto con la sal (o salsa de soja) que utilizan los cocineros y que actúa como un magnífico catalizador. Con ello, se libera la energía 'potencial de la membrana'. Es decir, el organismo se encuentra como una especie de batería que se encuentra a la espera de un estímulo externo para activarse.

Todo depende del tiempo

Todo dependerá, eso sí del tiempo. El mencionado potencial de membrana es energía y, por tanto, necesita mantenerse en el organismo. Para ello, es fundamental que las neuronas funcionen, algo que sucederá antes de que se pudran. Suena todo muy 'perturbador', pero lo cierto es que el animal no sufre en ningún momento.

Este método se usa especialmente en la cocina oriental. Con ello, los dueños de los restaurantes consiguen ofrecer una especie de 'espectáculo' a sus comensales y, a la vez, corroborar que el pescado es fresco y de calidad.

Artículos recomendados

Comentarios