Buscar
Usuario

Noticias

El Vaticano supo desde 1963 de curas que abusaban sexualmente de menores en Pensilvania

El informe Pensilvania revela que la Santa Sede estaba al tanto de varios casos de pederastia en el estado norteamericano.

Desde al menos 1963 el Vaticano conoce los abusos sexuales que los curas de Pensilvania (Estados Unidos) realizaron a menores. Así se recoge en el informe que el Tribunal del estado de Pensilvania dio a conocer el pasado martes 14 de agosto y en el que figuran más de 1.000 menores que fueron víctimas de más de 300 religiosos durante siete décadas con el "encubrimiento sistemático por parte de altos funcionarios de la iglesia de Pensilvania y en el Vaticano". 

Tras conocerse la documentación, 1.356 páginas, la Santa Sede se pronunció al respecto y aseguró que siente"vergüenza y dolor" y que tanto los pederastas como quienes permitieron los abusos sexuales deberían "asumir su responsabilidad". A estos les tacha de "criminales" y también garantizan que "la Santa Sede condena inquívocamente el abuso de menores" y que el Papa "está del lado de las víctimas". Y es que tuvieron que pronunciarse porque en el informe se les nombra en hasta 45 ocasiones, la primera en 1963 y la última en 2015, el Papa Francisco ya era pontífice desde hacía dos años. 

Es decir, que en la Santa Sede sabían de algunos casos de abusos sexuales de curas a menores, pero lo encubrieron, al igual que la iglesia de Pensilvania. El fiscal general de ese estado, Josh Shapiro, informó de que algunos casos de encubrimiento "se alargaban hasta el Vaticano". 

En 2014 el Vaticano aceptó a un sacerdote que en los años 80 tocó los genitales a un niño de 13 años "En 2014 el Vaticano aceptó a un sacerdote que en los años 80 tocó los genitales a un niño de 13 años"

Con la llegada del Papa Francisco a Roma se anunciaron reformas para acabar con los abusos dentro de la Iglesia, pero se les nombra en 2014 porque apoyaron la decisión de la diócesis de Allentown de no apartar a un sacerdote que en los años 80 tocó los genitales a un chico de 13 años. Un año después también apoyó la decisión de otra iglesia, pero esta vez se trataba de apartar a un cura que fue acusado de pornografía infantil. 

Casos conocidos 

El primer caso que según el mencionado informe conocieron en el Vaticano se remonta a octubre de 1963 y tiene que ver con el cura Raymond Lukac, de la diócesis de Greenburg. Este religioso tenía tres denuncias por abusos sexuales a menores en su ciudad y otras tantas por haber hecho lo mismo en otras ciudades. No fue retirado de su congregación porque alegó que cambiaría su conducta, pero siguió abusando de menores. Lo que se sabe de este caso es que Lukac mantuvo una relación con un organista de 18 años, tuvo un hijo con una chica que conoció cuando ella tenía 17 años y abusó de una niña de 11 años. 

Apartaron a Lukac a un centro religioso a las afueras de Chicago y no se le permitía escuchar confesiones, así que este solicitó al obispo de Greenburg, William Connare que le dejasen ejercer como sacerdote, pero quien se lo tenía que permitir era Pablo VI. Por eso este obispo viajó hasta Roma para solicitarlo, y a pesar de los antecedentes de Lukac, la Santa Sede aceptó y dejó que este siguiese en la Iglesia. El propio Connare escribió una carta sobre este caso afirmando que estuvo en Roma revisando "los detalles de su caso con el Santo Oficio" y consiguió "esas facultades para el padre Lukac". 

Otro caso conocido se dio en 1988 cuando la madre de un menor del que habían abusado curas de la diócesis de Pittsburgh, escribió una carta al Vaticano para denunciar su caso. No obtuvo respuesta. También se conoció en la Santa Sede el caso del cura Ernest Paone, quien fue obligado a cogerse una excedencia para que se alejase de sus víctimas, pero tiempo después fue aceptado y trasladado a varias diócesis. Paone acabó renunciando al sacerdocio, pero cobraba una pensión por haber sido cura. 

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados