La ultraderecha 'indepe' que admira a Le Pen: "Los españoles y musulmanes son unas garrapatas"

La ultraderecha 'indepe' que admira a Le Pen: "Los españoles y musulmanes son unas garrapatas"

El Movimiento Identitario catalán defiende la independencia de Cataluña para "limpiarla de las garrapatas españolas y musulmanas".

"Los nacionalistas luchamos por una Cataluña catalana, en la que las ayudas sociales sean para los catalanes y con una regularización de la inmigración". Con estas palabras publicadas en su página web, el Movimiento Identitario Catalán lleva luchando desde el 2014 por la independencia de la región con el objetivo de instaurar un modelo de sociedad más parecido al que propugnan algunas formaciones de extrema derecha como Amanecer Dorado o Marine Le Pen.

El movimiento, que organiza actos en las calles y tiene un número considerable de seguidores, se constituye como la primera gran ola de ultraderecha vinculada expresamente al independentismo, capaz de dejar atrás a movimientos históricos como Unitat Nacional Catalana o Som Catalans. La fuerza ha sido tal, que el pasado 27 de noviembre de 2017 decididieron registrarse como plataforma y, quién sabe, preparar un futuro salto en serio al mundo de la política.

La formación sigue algunos de los postulados del primer presidente del Parlament e histórico dirigente de ERC, Heribert Barrera. Fallecido en el año 2011, este político no había dudado en exigir reiteradamente la expulsión de todos los inmigrantes y mostrar un particular desprecio hacia la población con orígenes andaluces, murcianos y extremeños que llegaron en los años 60. Barrera ha sido siempre uno de los referentes de estos grupúsculos.

Heribert Barrera siempre ha sido considerado como uno de los referentes de la extrema derecha independentista catalana "Heribert Barrera siempre ha sido considerado como uno de los referentes de la extrema derecha independentista catalana"

Si Barrera llegaba a dudar sobre los límites del cociente intelectual de las personas negras, considerando como idea brillante que el suyo como europeo era superior, también se incluían polémicas como la esterilización de personas con minusvalías.

Junto a Heribert Barrera, el otro referente se llama Daniel Cardona, un histórico supremacista y destacado racialista del primer tercio del siglo XX. Sobre él, alaban: "Sus ideas maestras sobre la concepción castellanista, violenta, colonialista y arrogante de España, de su estado, todavía están presentes" y piden, como él, una salida forzosa y no política para recuperar "nuestra dignidad de catalanes ofendidos por una sumisión vergonzosa".

"Queremos la desaparición del castellanismo y yihadismo, buscamos una Cataluña antiespañola y antimusulmana"

El movimiento también tiene presencia en redes sociales. En Facebook, con un grupo cerrado al que se puede acceder exclusivamente con el permiso de los miembros, hay un total de 2.133 personas muy activas a la hora de participar. También cuentan con otro perfil en Twitter donde son muy activos.

La estética empleada en sus propagandas recuerda especialmente al nazismo, hasta el punto de que sustituyen el conocido lema neonazi 88 ("Heil Hitler", en referencia a la posición de la H en el abecedario), por 33 ("Cataluña catalana").

Sin embargo, en redes intentan apartarse de esa imagen: "Somos una asociación registrada de ideología catalanista e independentista. No somos racistas, ni fascistas, ni comunistas, ni buenistas. Somos y seremos catalanes por una Cataluña catalana anti-española y anti-musulamana", rezan.

Los dos ejes aglutinadores de su discurso se centran, como pueden apreciar, en la idea de España y la religión musulmana. A ellos les culpan de todo: "Luchamos por una Cataluña catalana, por el bienestar social de los catalanes y por una regulación de la inmigración para adaptarla a la lengua y la cultura catalana y, con ello, garantizar la desaparición del castellanismo y el yihadismo de nuestra sociedad".

Vinculan la victoria de Ciudadanos del 21-D a la "invasión española"

La victoria de Inés Arrimadas en las elecciones autonómicas del 21-D sentó como un jarro de agua fría entre estos grupos. Por ello, rápidamente salieron a valorarla como un efecto más de la supuesta 'invasión de la inmigración española' que vive Cataluña.

Sus posturas quedaron patentes en el siguiente escrito: "Resulta preocupante no solo que haya ganado Ciudadanos, sino que lo haya hecho gracias al voto español afincado y empadronado en Cataluña. La inmigración española ha dado su último aviso a la sociedad catalana, un catalanismo que permanece ciego a los peligros de la inmigración masiva. La inmigración que en la actualidad pone en peligro la supervivencia de la cultura y la identidad catalana es la inmigración española recibida en masa durante la posguerra".

Una de las manifestaciones organizadas por este movimiento ultraderechista "Una de las manifestaciones organizadas por este movimiento ultraderechista"

Por el momento, el independentismo institucional intenta evitar cualquier contacto con ellos. Los únicos que lo intentaron en un primer momento fueron los miembros de Solitaritat Catalana per la Independència, aunque rápidamente comprobaron que no les convenía.

El alejamiento de ese independentismo parlamentario es tal, que incluso llegaron a expulsarlos de una manifestación en los primeros meses de su registro oficial ante las instituciones. A pesar de ello, publicaron un post en internet en el que tendían la mano a  PDeCAT, ERC e incluso la CUP: "Les habría invitado a asistir a nuestros actos en honor a grandes luchadores de Cataluña, a nuestros encuentros de hermandad. Y así conocerían a un colectivo que intenta alejarse de la imagen de xenófobo sin cerebro, del homófobo insensible o del supremacista racial. Lo único que deseamos es una Cataluña soberana libre del maldito Estado español. ¡Él es el enemigo, no nosotros!", clamaban entonces.

Participan en los CDR

El movimiento es muy minoritario, pero está intentando ocupar espacio en las manifestaciones y organizaciones creadas por el independentismo institucional para ganar adeptos.

Uno de estos movimientos son los denominados Comités por la Defensa de la República (CDR), donde el MIC asegura que "todos sus miembros" participan en todos los actos violentos que convocan a lo largo y ancho de Cataluña.

La organización asegura que participa en los actos violentos de los CDR "La organización asegura que participa en los actos violentos de los CDR"

El referente, mientras tanto, se sitúa en Francia, cuya extrema derecha ha sido capaz de agitar el miedo a la inmigración magrebí. O quizá en VOX, cuyo eje de campaña se sitúa en la aversión al independentismo. Ahí tenemos los enfrentamientos entre Salvini y Abascal, peleándose por la concepción de Cataluña dentro de España.

Quizás nuestro país, con un conflicto territorial de calado y enquistado en el tiempo, termine desarrollando dos ultraderechas xenófobas completamente incompatibles entre sí. Acaso... ¿quién apostaba por el auge de VOX hace doce meses?

Comentarios