Buscar
Usuario

Televisión

Ulrikke Brandstorp, representante (con polémica) de Noruega en Eurovisión 2020

Un fallo en el televoto llevó a tener que elegir a los finalistas por un jurado, quedando el presunto ganador del televoto fuera de la ronda final.

Ulrikke Brandstorp, representante (con polémica) de Noruega en Eurovisión 2020

Sesenta años no se cumplen todos los días, y por ello, la NRK noruega planteaba para este 2020 una vuelta de hoja a su clásico 'Melodi Grand Prix'. Acostumbrado a un par de semifinales y la final, o incluso a una única gala, de cara al camino a Rotterdam los nórdicos se inventaban cinco semifinales divididas por territorios de la geografía noruega, finalizando todo en una final donde se mezclarían los vencedores de las finales junto a una serie de wildcards ofrecidas directamente por la pública noruega.

Un formato así en principio garantiza una final de nivel, y lo cierto es que en eso pueden estar tranquilos por Noruega. Con diez canciones en liza, acabaría venciendo la favorita Ulrikke Brandstorp con la canción 'Attention', un medio tiempo muy atractivo que tiene muchas papeletas de hacer grandes cosas en Rotterdam.

Sin embargo, pese a que la gran favorita venciera, la final no estuvo exenta de polémica al caerse el televoto en la primera ronda clasificatoria. Desatándose la polémica en redes sociales y tildando la prensa local de escándalo el proceso, la NRK vio empañada una fecha para el recuerdo.

La polémica de los emojis

Ulrikke Brandstorp, representante de Noruega en Eurovisión 2020 "Ulrikke Brandstorp, representante de Noruega en Eurovisión 2020"

Imaginen por un momento depender del televoto para elegir a los finalistas de un concurso y que en el momento clave la plataforma se caiga por completo. ¿Suena sospechoso, verdad?

Pues algo así pasó en Trondheim con la final del 'Melodi Grand Prix'. Recogiendo una serie de votaciones vía app, así como un cómputo de reacciones a través de emojis, serían estas últimas las que hicieron saturar el sistema de la aplicación hasta el punto de tener que recurrir a un jurado de urgencia que elegiría los finalistas. 

Bajo este proceso de urgencia, uno de los grandes favoritos, Rein Alexander, se caería de la final a cuatro, pese a recoger algunas plataformas que era el gran favorito del público. Salvándose la favoritísima y posterior ganadora Ulrikke Brandstorp de la quema, sería una outsider como Liza Vassilievala que ocuparía el lugar de Alexander, desatándose así la polémica. 

El televoto, que ya fallara en la primera semifinal del certamen, volvía a saturarse en un momento clave, pudiéndose recuperar para la votación final a dos entre la vencedora Brandstorp y Kristin Husoy.

Una canción de Mørland para ser ambiciosos

Marchando ya al nivel musical, tanto el mecanismo de elección como el sistema de este MGP ha dejado a Noruega con una canción muy competitiva para Rotterdam. Frente a otras candidaturas más extravagantes, algo más pop o con toques locales, Noruega apuesta por una canción redonda ensalzada por una interpretación de diez de Ulrikke. Con 'Attention', te encuentras una canción que no deja indiferente y que será a todas luces valorada con nota por los jurados en el Ahoy Arena. 

Escrita por el ex-eurovisivo Mørland, un fijo del `Melodi Grand Prix', Ulrikke Brandstorp acabaría venciendo la final por un ajustado 50,6 %, porcentaje que deja a las claras que el televoto noruego siempre es impredecible.

Así, los nórdicos presentan a estas alturas la que por parte de crítica y público puede ser considerada el primer caballo ganador de Eurovisión 2020. ¿Aguantará el pulso? Alargada sombra le precede con KEiiNO, que en Tel Aviv lograron el sexto puesto para el país nórdico con 'Spirit in the Sky' que, además, fue la canción más votada por el televoto. 

Artículos recomendados

Comentarios