Buscar
Usuario

Vida

El truco para distinguir si el jamón que te están vendiendo es ibérico o serrano

Conocer las características de los diferentes tipos de jamón te permitirá saber qué es lo que te estás llevando a la boca.

El truco para distinguir si el jamón que te están vendiendo es ibérico o serrano El truco para distinguir si el jamón que te están vendiendo es ibérico o serrano

Foto: Envato Elements

El jamón ibérico es uno de nuestros platos más típicos. Pocos pueden resistirse a este manjar, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, habiendo conquistado la cocinas de medio mundo y siendo un gran reclamo de nuestra gastronomía para todos los que vienen a visitar España.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que existen diferentes tipos de jamón dependiendo de su gusto u calidad, por lo que es fundamental saber distinguirlos para que no nos den gato por liebre. Por ello, te dejamos algunos trucos para que sepas lo que te están vendiendo.

Información y detalles

Lo primero es saber qué es un jamón ibérico 100%. Este porcentaje hace referencia a su linaje. Un jamón 100% ibérico proviene de un cerdo cuyos progenitores son de raza ibérica, es decir, criados en la Península. Cuando el jamón es 50% ibérico indica que uno de los progenitores no lo es.

Pero la gran diferencia entre un jamón ibérico y un jamón serrano radica principalmente en la alimentación del animal y su crianza. Un cerdo ibérico se cría en las montañas y se alimenta de bellotas básicamente. Mientras que el cerdo ibérico se encuentra únicamente en España, los cerdos que se usan para el jamón serrano pueden ser originarios de cualquier país.

Más allá de la teoría, ¿cómo podemos distinguirlos en la práctica? Visualmente podemos captarlo fijándonos en los siguientes detalles:

  • Color de la carne: el jamón ibérico tiene un color mucho más rojo que el serrano. Puede tener diferentes tonalidades según si es 50% ibérico o 100%, pero siempre tiene un color rojo vino que lo hace único.
  • Grasa: la carne del jamón de bellota tiene muchas menos infiltraciones de grasa que el serrano debido a la crianza de cada uno de ellos. La grasa de un jamón de bellota, suave al tacto y oleosa, se hunde fácilmente cuando la presionamos y después vuelve a su forma.
  • Forma de la pata: en el jamón de bellota, la pata es mucho más larga y más estilizada que la del jamón serrano, que suele ser más estrecha.
  • Pezuña: la pezuña del jamón de bellota es negra mientras que la del jamón serrano suele ser blanca.
  • Peso: el peso de un jamón de bellota no puede ser inferior a 5 kg, pero los de calidad pueden llegar a pesar entre 7 y 8 kg.
  • Olor: el olor de la carne de un jamón de bellota es mucho más intenso y penetrante que el olor del jamón serrano.
  • Curación: mientras que un jamón serrano requiere de menos tiempo de curación, el jamón de bellota necesita como mínimo 24 meses. Esta información viene detallada en la etiqueta.
  • Precinto: el precinto hace referencia al estándar de calidad. El del jamón de bellota es negro, mientras que los del jamón serrano suelen ser amarillos o similares.
  • Artículos recomendados

    Comentarios