Buscar
Usuario

Noticias

Lo que nos faltaba, tras los antivacunas llegan los negacionistas de la nieve: "Nos engañan, es puro plástico"

El temporal Filomena ha dejado una histórica nevada que, para algunos, solo es la prueba de que nos están engañando.

Lo que nos faltaba, tras los antivacunas llegan los negacionistas de la nieve: "Nos engañan, es puro plástico" Lo que nos faltaba, tras los antivacunas llegan los negacionistas de la nieve: "Nos engañan, es puro plástico"

Foto: Redes sociales

El temporal Filomena ha teñido de blanco buena parte de España. En la Comunidad de Madrid se han presenciado estampas históricas, como las de esquiadores por la Gran Vía, guerras de bolas de nieve en Callao o la de un hombre montado en un trineo tirado por perros en el barrio de Hortaleza.

Más allá de estas imágenes amables, la nevada también ha servido para que algunos se presenten como negacionistas de la nieve. Sí, no es ninguna broma. Después de los negacionistas de la pandemia del coronavirus y de los antivacunas le llega el turno a la nieve, la cual, también consideran un plan de los poderes superiores para, controlando y manipulando la meteorología, envenenarnos o esterilizarnos.

A través de redes sociales se ha viralizado un vídeo en el que una mujer pretende demostrar que el manto blanco que ha cubierto Madrid por completo en realidad no es nieve, sino plástico. La negacionista, para ello, se asoma a su terraza y coge un buen puñado de nieve haciendo una compacta bola con ella. "Vais a comprobar que esto no es nieve de verdad", señala, metiéndose en el interior de su casa para realizar su experimento.

"Lo voy a quemar con el mechero para que veáis lo que quiero decir", comienza. Acerca entonces la llama a la bola de nieve que sostiene en su mano: "Esto no se deshace por mucho que yo le ponga la llama. Y se pone negro. El olor es a plástico quemado y lo podéis comprobar vosotros mismos".

Según ella, tras calentar el bloque de nieve "debería caer agua y deshacerse porque es obvio que con el fuego tiene que hacerlo". Convencidísima de su tesis, la mujer lanza un contundente mensaje : "Esto es la mierda que nos mandan, puro plástico. Nos siguen engañando con todo".

La verdadera explicación

Ante semejantes afirmaciones, el vídeo no ha tardado en hacerse viral a través de las redes sociales, siendo muchos los que se han lanzado a desmontar las teorías de la mujer y a dar una explicación científica del fenómeno que experimenta con la nieve y el mechero.

El biólogo Alvaro Bayón ha explicado así el fenómeno de por qué la bola de nieve se pone negra: "Al usar un mechero estamos quemando un combustible (butano o gasolina), que contiene una interesante cantidad de impurezas que, al quemarse, forman hollín. Ese hollín normalmente se ve como humo. Si acercas el mechero a un cristal limpio (puedes limpiarlo a conciencia antes, para verificar que no es nada que haya en el cristal), verás que también se pone negro. Es normal, eso es el hollín del combustible depositándose sobre la superficie (la bola de nieve, o el vidrio, la que sea)".

Sobre el olor a "plástico" que asegura la mujer que se produce, también aporta argumentos científicos. "El gas butano no huele, pero sí está mezclado con sustancias que sí huelen. El olor viene de esas impurezas que se están quemando", señala en la primera parte de su hilo.

Tras esta explicación, el científico refleja el porqué no se derrite: "Hay dos cosas importantes aquí. La primera es que el agua (incluso congelada) tiene un alto calor específico. Si la bola de nieve está apelmazada (eliminas el aire que hay entre los copos de nieve), el hielo está en contacto con... bueno, con más hielo. La llama la estás aplicando sobre un punto localizado, y la mayor parte del calor que recibe va a disiparse por el resto de la masa de hielo, sin llegar a derretirse, a causa de ese alto calor específico", comienza, antes de dar con la clave.

"En el punto donde la llama impacta de forma más directa, el hielo, al pasar repentinamente de una temperatura muy baja a una muy alta, sufre un proceso bien conocido por cualquiera que haya estudiado física y química en la ESO, que es la sublimación, es decir, el paso de hielo a vapor sin pasar por la fase líquida. Muy poco sólido pasa a mucho gas, así que es normal que ese proceso sea poco aparente. Aunque llega a verse si se presta atención", explica.

Bayón, además, comprueba que en la nieve en polvo o sin apelmazar, al acercar la llama del mechero se derrite. Concluye pidiendo que hagamos un sencillo experimento: "Podéis probar a poner la nieve en un recipiente y meterlo al microondas. O en la vitrocerámica. O, no sé, dejarlo unas horas encima de la mesa del salón. Y entonces mira a ver si, cuando se haya derretido la nieve, el recipiente tiene plástico o no".

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados