"Te voy a poner mirando pa' Cuenca": ¿Cómo lo dicen en Cuenca?

"Te voy a poner mirando pa' Cuenca": ¿Cómo lo dicen en Cuenca?

Ponerse a cuatro patas observando el paisaje conquense es lo habitual pero... ¿Qué hacen en Cuenca?.

La lengua española está plagada de expresiones, dichos y refranes sorprendentes muchos de los cuales han logrado sobrevivir a lo largo de los siglos. Porque nos gusta una coletilla graciosa, un chascarrillo que apoye nuestras palabras y dé énfasis a lo que queremos decir. Porque aunque "a quien madruga Dios le ayuda", "no todo el monte es orégano".

Teniendo en cuenta la picaresca que caracteriza a este nuestro país, no faltan frases míticas con claras connotaciones sexuales. Así, como todos sabemos, "tiran más dos tetas que dos carretas" pero tambien es cierto que "no importa lo grande ni lo grueso, sino lo travieso". Pero hay una frase que gana por goleada a todas ellas, un dicho directo, que no deja lugar a dudas y que, además, aboga por el turismo conquense. Que oye, las famosas Casas Colgadas de la provincia manchega son dignas de ver.

"Te voy a poner mirando pa' Cuenca". ¿Quién no lo ha dicho alguna vez? Lo habéis dicho y lo habéis practicado, así que no lo negéis. Pero, ¿a caso sabéis de dónde surge esta expresión y lo que significa en realidad? Desde Los Replicantes hemos venido a ilustraros y a aclararos estas dudas trascendentales.

El orígen de este dicho popular tiene su origen en Madrid, que ya se sabe que los madrileños son muy chulos y quisieron adaptar una expresión anterior por otra que les pillara más cerca. Segun explica Alfred López en su libro 'Ya está el listo que todo lo sabe del sexo', viene de "poner mirando a La Meca", es decir, a cuatro patas, la postura que adoptan los musulmanes cuando rezan hacia esta ciudad santa del islam.

Línea recta entre Madrid y La Meca pasando por Cuenca "Línea recta entre Madrid y La Meca pasando por Cuenca"

¿Y los de Cuenca, qué dicen?

La adaptación fue técnicamente impecable cuando se pronuncia desde Madrid, ya que desde la capital del reino, Cuenca está en dirección a La Meca. El problema surge cuando llegamos a la cidad manchega porque... si en Cuenca ponemos a alguien mirando para Cuenca... ¿cómo lo hacen? Probablemente acabarían como la niña del Exorcista.

El problema se arregla con un mapa. Trazando una línea recta entre Cuenca y La Meca podemos descubrir hacía dónde debes ponerte a cuatro patas si estás en Cuenca: "te voy a poner mirando pa' Valencia". ¿Y si estás en Valencia? Pues te tocará mirar "pa' Ibiza".

No obstante, el problema va más allá de Cuenca o Valencia, ya que la expresión que todos conocemos parte de una visión absolutamente madrileña del mundo. Todas las regiones de España deberían utilizar su propia expresión utilizando su punto de referencia en dirección a La Meca. Así, desde Badajoz sería "te voy a poner mirando pa' Murcia" y desde Bilbao sería "te voy a poner mirando pa' Tarragona".

Ante la duda, busquen su mezquita más cercana y asegurénse de ponerse a cuatro patas en la dirección en la indican nuestros hermanos musulmanes.

Comentarios