Buscar
Usuario

Economía

¿Los supermercados están subiendo sus precios aprovechando la crisis del coronavirus?

Las críticas han crecido durante los últimos días: ¿los supermercados están subiendo sus precios en esta crisis?.

¿Los supermercados están subiendo sus precios aprovechando la crisis del coronavirus?

Las críticas están surgiendo en las redes sociales. Muchos usuarios señalan que los supermercados están incrementando los precios de sus productos para aprovecharse del aumento de la demanda de bienes de primera necesidad que está ocasionando la actual crisis del coronavirus.

Esa percepción acusada a la picaresca se une al aumento de gastos que genera las dificultades logísticas que se están viviendo durante estos días, las ausencias del personal y las nuevas contrataciones para sustituirles o los elevados importes que se están realizando en material de protección para el personal y los clientes.

Sin embargo, por el momento, la apreciación del incremento de precios se reduce a eso: a una mera apreciación. Oficialmente no se ha registrado ningún tipo de incremento de precios y tampoco se podría hacer: el Gobierno tiene potestad, en el actual estado de alarma, para intervenir el sector alimentario si así lo considerase.

Los supermercados no han incrementado sus precios "Los supermercados no han incrementado sus precios"

El último análisis elaborado por la consultora Oliver Wyman sobre el cambio de hábitos de compra del gran consumo, descarta que se haya experimentado una subida de precios, ni en las grandes cadenas, ni tampoco en los pequeños negocios.

"En otros países hemos visto que las cadenas más pequeñas de alimentación han subido precios, pero los más grandes los han mantenido a pesar de que los costes de fabricación suben, pero en España se están manteniendo los precios al consumidor. Es un compromiso de las marcas con los clientes", asegura María Miralles, responsable del área de retail y gran consumo de Oliver Wyman, en una rueda de prensa telemática.

Las barreras que ya experimentan las marcas en España se unen a la verdadera rentabilidad que podría suponer este incremento de precios. El hecho de ganar algo más durante un período de transición como el actual, también podría generar un coste reputacional importante. La gente ahora busca protección en tiempo de crisis y, aprovecharse de una situación como esta, podría generar un divorcio con los clientes que costaría mucho tiempo y esfuerzo reparar.

No hay subida de precios, pero tampoco ofertas

A pesar de que los supermercados no están incrementando los precios, también es cierto que algunas compañías están reduciendo sus promociones prácticamente al mínimo, cuando no retirándolas completamente.

Sin embargo, esto puede obedecer a otros factores no relacionados estrictamente con el ámbito de los beneficios. Por ejemplo, China prohibió las promociones de manera expresa en su decreto de restricciones. El motivo: evitar las compras en volumen dentro de las cadenas minoristas y generar un auténtico problema de suministro. ¿Se imaginan cómo sería la situación en España con ofertas de 2x1 en papel higiénico?

A pesar de todo, en nuestro país, el suministro está completamente consolidado y por el momento no se aprecian problemas. Sin embargo, algunas cadenas como la valenciana Consum imponen un número máximo en el número de productos de la misma categoría.

Los supermercados han eliminado gran parte de sus promociones "Los supermercados han eliminado gran parte de sus promociones"

La crisis del coronavirus, eso sí, ha generado un cambio en los hábitos de los consumidores. Al igual que sucedió con la crisis del 2008, la marca blanca se ha vuelto a convertir en el 'producto fetiche' ante el ahorro que impone la incertidumbre laboral. Además, el comercio online ha experimentado un fuerte empuje en un momento donde se pide quedarse en casa, aunque la infraestructura de la gran mayoría de los supermercados se está mostrando como ineficiente, porque hay grandes retrasos a la hora de recibir las compras.

A pesar del repunte de demanda, los supermercados no están tranquilos. El aumento del paro y la normalización de la situación, hacen prever una bajada del consumo y, también, un fuerte descenso de ventas que podrían experimentar todas las marcas. Esto, unido a la inoperancia del mercado online, ha llevado a que las principales retailers hayan creado sus propios comité de crisis con un objetivo claro: reorientar el modelo de negocio hacia el nuevo escenario que se avecina y, sobre todo, garantizar su supervivencia.

Artículos recomendados

Comentarios