Un sociólogo catarí utiliza a un niño para enseñar cómo pegar a las mujeres según el Islam

Un sociólogo catarí utiliza a un niño para enseñar cómo pegar a las mujeres según el Islam

Indica que los golpes hay que "hacerlos con amor", sin dejar marcas ni heridas, para que entiendan quién es el líder de la casa.

Un 35% de las mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual; y uno de cada tres casos de este tipo son infligidos por la pareja. De hecho, el 38% de los feminicidios que se cometen en el mundo también son perpetrados por la pareja. Así lo asegura la Organización Mundial de la Salud en un momento en el que la violencia contra la mujer es uno de los más graves problemas de salud pública. 

Esta violación de los derechos humanos de las mujeres en algunos sectores de la sociedad se pasa por alto, lo que cada día hace saltar más alarmas. Una de las últimas manifestaciones de violencia contra las mujeres llega desde Catar, donde un sociólogo se ha grabado en vídeo relatando cómo hay que golpear a las mujeres según el Islam.

La explicación, que está publicada en YouTube, se justifica porque "amonestar a algunas mujeres no sirve, y lo único que ayuda es pegarles". Abd Al-Aziz Al Khazraj Al-Ansari, el sociólogo catarí, indica que los golpes hay que "hacerlos con amor", intentando no dejar marca, ni heridas sangrantes, ni moratones, para hacerles entender quién es el líder de la casa. 

Tutoriales estremecedores

El vídeo ya es estremecedor de por sí, pero la cosa empeora cuando aparece un niño, que va a servir a Al-Ansari para demostrar cómo se tienen que realizar los golpes. La grabación se puede consultar en el canal de YouTube de MEMRI TV (The Middle East Media Research Institute).

No es la primera vez que un vídeo de este estilo se puede encontrar en la red. En otra ocasión, el imán kuwaiti Jasem Al Mutawa se hizo popular en las redes sociales después de publicar unas imágenes en las que enseña "cómo y cuándo un hombre debe pegar a su mujer". 

El Islam y la violencia machista

Por motivos como estos, en muchas ocasiones se asocia erróneamente el Islam con la violencia hacia las mujeres, como consecuencia de la generalización que provoca. Como publica Cribeo, tanto el sociólogo como el imán se refieren al Corán para justificar sus actos. Pero esto no hace lícito ni este, ni ningún tipo de violencia. Cualquier experto en religiones puede corroborar que el Corán no justicia la violencia doméstica y que, de hecho, la condena en sus versos. 

El problema llega cuando ciertas personas, hombres principalmente, interpretan de manera literal y errónea algunos versículos del libro sagrado. Uno en concreto, el 4:34 mantiene que "si un esposo teme el comportamiento atroz o desafiante de su esposa", debe seguir tres pasos para resolver la situación. El primero es aconsejar verbalmente y, si no mejora la situación, la mujer deberá "abandonar" su cama como muestra de desaprobación. La medida final, y más polémica, sería administrar disciplina física (daraba) como correctivo físico "suave". En este caso, se explica que nunca se han de dejar marcas, y se "aconseja" golpearlas con la mano y nunca en la cara.

El Corán no justifica la violencia doméstica "El Corán no justifica la violencia doméstica"

No todas, pero sí muchas facciones musulmanas interpretan este procedimiento de manera literal, permitiendo al hombre ejercer violencia sobre sus mujeres. Por el contrario, otros teóricos comparten el rechazo del propio Mahoma hacia la violencia doméstica.

Denunciar la violencia venga de donde venga

La conclusión que se puede sacar al respecto, tal y como publica un estudio de la Universidad Complutense, es que la violencia que sufren las mujeres en cualquier contexto y parte del mundo es en un fenómeno muy complejo y ya mediatizado. Aunque las situaciones están muy influenciadas por los recientes acontecimientos políticos y bélicos relacionados con contextos islámicos, no hay que generalizar la opinión al respecto del miedo y el rechazo. Es necesario denunciar todo tipo de casos de violencia hacia las mujeres, sin importar cuál sea su origen o la religión que se profese. 

Comentarios