Sin pilotos y sin aviones: por qué tus vacaciones serán más caras este verano

Sin pilotos y sin aviones: por qué tus vacaciones serán más caras este verano

Tres factores provocan que volar te salga más caro este verano.

Vida 17 Junio 2018 16:59

Si estás buscando destinos turísticos para pasar estas vacaciones es posible que te hayas llevado algún que otro susto con los precios de los billetes de avión. Especialmente si buscas un vuelo transcontinental o de largo radio, el precio de volar está subiendo tras años de continuas caídas. La situación actual varía en función de las aerolíneas, pero se han juntado varios factores, algunos inesperados, que han dado lugar a un cóctel explosivo que está disparando el precio de los billetes. Las mayores subidas se están produciendo, como era de esperar, en aquellas rutas más demandadas o con menos competencia. ¿Qué ha pasado para que suba así el precio de volar en avión?

1 El precio del petróleo ha subido un 50% en un año

El precio del barril de petróleo se ha disparado "El precio del barril de petróleo se ha disparado"

De 48 dólares a 76 por barril: el precio del barril de petróleo, del que depende en buena parte toda la economía mundial, se ha disparado en el último año. Una subida del 50% que las aerolíneas están empezando a repercutir en sus tarifas, sobre todo porque los analistas prevén que el precio del barril continúe subiendo.

Por lo general, el combustible suele representar entre el 30 y el 40% del precio de un billete de avión. Una parte nada despreciable que suele ser además la más sensible al cambio de tarifas. En un negocio con unos márgenes tan ajustados como el de la aviación, un fallo en el cálculo de estos costes puede echar a perder los beneficios de una aerolínea de todo un ejercicio.

2 Un fallo inesperado en los motores Rolls del Boeing Dreamliner 787

Muchos Boeing Dreamliner 787 se han de quedar en tierra por fallos en los motores "Muchos Boeing Dreamliner 787 se han de quedar en tierra por fallos en los motores"

Precisamente para abaratar los costes, las grandes aerolíneas han comenzado a modernizar sus flotas con aviones más eficientes que consumen menos combustible. En el largo radio, la estrella es el Boeing Dreamliner 787, del que la compañía americana ha servido ya casi 700 unidades en todo el mundo.

A principios del mes de abril de este año, Rolls Royce empezó a alertar de la necesidad de chequeos técnicos adicionales a sus motores. El 40% de los Boeing 787 utilizan motores Rolls, mientras que el 60% restante usa GE. Los chequeos iniciales se han transformado con los meses en fallos de durabilidad, que se han ido agravando. Este pasado lunes 11 de junio Rolls Royce desveló que los problemas en sus motores eran más graves de lo esperado y sus motores necesitaban ser reparados, a lo que hay sumar la falta de piezas para realizar las reparaciones que está ralentizando el proceso. El resultado son unos 235 aviones afectados, más de 70.500 plazas que se han quedado en tierra.

Muchas aerolíneas se están viendo obligadas a alquilar aviones tras tener que dejar en tierra los Boeing 787 durante varios meses. Suelen ser aparatos más antiguos, que consumen más combustible, y con capacidades distintas, por lo que obliga a recolocar a pasajeros. Aunque no hay aviones para todos, por lo que otras directamente están teniendo que cancelar rutas o reducir frecuencias. Y a menor oferta de plazas disponibles, suben los precios.

3 No hay pilotos, y la cosa va a peor

Los pilotos de aviones prefieren irse a China, donde cobran el triple "Los pilotos de aviones prefieren irse a China, donde cobran el triple"

Por si fuera poco con el aumento del precio del combustible y los fallos de los Boeing Dreamliner, se le suma otro hecho que está poniendo en jaque a muchas aerolíneas occidentales: no hay pilotos. Es difícil saber a ciencia cierta cuántos pilotos faltan en el mercado global, pero una cosa está clara: el sector de la aviación está creciendo más rápido que la oferta de nuevos pilotos.

Buena parte de la culpa la tiene China, que debido a un boom en la demanda necesita entre 4.000 y 5.000 nuevos pilotos cada año. Para atraerlos, las aerolíneas del país -controladas por el Gobierno- han sacado la chequera y están pagando hasta 300.000 dólares al año a sus pilotos, libres de impuestos. Más de tres veces más de lo que suele cobrar un capitán europeo, que con un salario medio de 100.000 euros, tiene además que pagar la mitad en impuestos.

Las aerolíneas no están haciendo públicos sus problemas de falta de pilotos, por lo que es complicado saber hasta dónde llega el problema. Un reciente informe ha desvelado que Emirates, la cuarta aerolínea más grande del mundo, se ha visto en la necesidad de aparcar 11 Boeing 777 y 3 Airbus A380 este mes de junio por falta de pilotos, teniendo que reducir la frecuencia de varias rutas. En otros vuelos de ultra largo radio, ha reducido el número de pilotos en cabina de cuatro a tres. Se estima además que tener un avión de largo radio aparcado un mes acarrea una pérdida de 1 millón de dólares en mantenimiento.

Parece difícil saber cuál será el futuro de la aviación en los próximos años, pero todo hace indicar que volar, al menos a corto plazo, saldrá más caro.

Comentarios