Cuatro años de cárcel para Rato y seis para Blesa por las 'tarjetas black'

Cuatro años de cárcel para Rato y seis para Blesa por las 'tarjetas black'

Todos los investigados cuentan con penas de cárcel, aunque solo irán a prisión Rato, Blesa y Barcoj

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 23 Febrero 2017 14:22

La Audiencia Nacional ha condenado este jueves 23 de febrero a los 65 acusados por el juicio de las tarjetas Black con penas de prisión. En concreto, todos han sido señalados por el delito de apropiación indebida.

Se han impuesto penas de prisión a los 65 acusados, aunque solo tres de ellos podrían ir a la cárcel

A pesar de la pena de prisión generalizada, la Audiencia Nacional ha impuesto las penas más importantes para tres de los responsables: Rodrigo Rato -cuatro años y medio- y Miguel Blesa -seis- al considerar que son los principales responsables de la trama. Idelfonso Sánchez Barcoj, mano derecha de Blesa en la caja y director general de Caja Madrid, ha sido por su parte condenado a dos años y seis meses de prisión como colaborador y por contribuir a mermar el caudal de la entidad bancaria, según ha señalado el Tribunal. Barcoj estará, además, inhabilitado para ejercer la actividad bancaria durante el tiempo de condena.

Todos ellos se verían obligados a entrar en prisión si el juez no decreta fianza, puesto que, a pesar de no contar con antecedentes penales, sus penas superan los dos años. No sucede lo mismo con los otros 62 condenados por el juicio. La Audiencia Nacional los ha señalado también como colaboradores, pero en su caso se considera que podrán continuar en libertad mediante el pago de fianza.

En la sentencia de 259 folios, la condena a prisión ha sido completamente generalizada para todos los investigados. Entre ellos, aparecen nombres tan destacados como José Antonio Moral Santín -Izquierda Unida-, Rafael Spottorno -Jefe de la Casa del Rey- o Gerardo Díaz Ferrán -CEOE-.

Las tarjetas Black

La sentencia de este jueves pone fin a un escándalo que afectó a una de las principales entidades bancarias del país: Caja Madrid. Al parecer, la institución cedió a 86 miembros de la dirección y del Consejo de Administración una tarjeta como vía de retribucion adicional. El problema de aquello es que se trataba de una Caja de Ahorros pública y que el dinero que allí se gastaba no tributaba ni se declaraba al fisco.

En total, los acusados podrían haber gastado un total de 15,5 millones de euros entre 1999 y 2012. También hay datos de cada uno de los acusados: Blesa habría gastado hasta 436.00 euros y Rato 44.000. Todo ese dinero se gastó en discotecas, bares, salas de fiesta, o en arte: en una sola compra se desembolsaron 2.439 euros.

El caso de Rato es llamativo, puesto que llegó como directivo de Bankia en sustitución de Blesa, antiguo director general de Caja Madrid. Cuando conoció la existencia de las tarjetas black, decidió continuar con la misma política e incluso se autoconcedió una en contra del caudal de la entidad. La Caja de Ahorros ya arrastraba, en aquella fecha, un agujero económico de considerable magnitud.

Mientras tanto, Caja Madrid -después Bankia- comenzaron a crear un agujero económico que impedía que la entidad pudiese salir a flote. En concreto, el banco necesitó un rescate financieron por parte de Europa y la nacionalización para que los depósitos de los clientes no se perdieran, en lo que podría haber provocado el colapso del sistema bancario español.

Por ello, y por la ausencia de declaración ante las autoridades, la Fiscalía lle´go a apreciar los delitos de apropiación indebida, administración desleal y un delito fiscal.

Blesa y Barcoj, entre otros, ya han devuelto todo el dinero del que se apropiaron para conseguir reducir sus penas. Mientras tanto, queda el gesto que realizaron cuatro de los exconsejeros que han acudido al juicio como testigos Francisco Verdú, exconsejero delegado de Bankia; Féliz Manuel Sánchez Acal, exconsejero de UGT; Íñigo Aldaz Barrera, exdirectivo y Esteban Tejera Montalvo, expresidente de Caja Madrid Seguros Generales. Ninguno de ellos quiso emplear su tarjeta black, es más, la rechazaron, a pesar de que los responsables se la ofrecieron.

Comentarios